Comisionada residente apuesta a incentivos federales para levantar la economía

Con la firma de un memorando de entendimiento sobre principios en común para la reforma contributiva federal, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González Colón, develó hoy, jueves su plan para despuntar el desarrollo económico en Puerto Rico a través de varias herramientas congresionales.

González Colón presentó parte de su plan de trabajo para atraer nuevos incentivos industriales federales, el cual indicó ha estado impulsando en Washington DC. Estos, según aseguró, proveerían incentivos para mayor inversión en la isla, a la vez que promoverían la industria de la manufactura, pieza fundamental en el desarrollo económico del país.

(Juan J. Rodríguez/CB)

La comisionada residente firmó un memorando de entendimiento con la Coalición del Sector Privado. (Juan J. Rodríguez/CB)

Esto sienta un precedente histórico. Es la primera vez que organizaciones del sector privado, no hablo del gobierno, sino de la gente que verdaderamente produce, aun con cargas contributivas y regulaciones, mantienen los empleos en Puerto Rico. Que sea la empresa privada la que empiece a mover el sector económico, no el gobierno”, sentenció la comisionada residente en un aparte con la prensa luego de su intervención como oradora principal en la convención realizada esta semana por la Agencia federal de Desarrollo de Empresas de Minorías (MBDA, por sus siglas en inglés), en un hotel de la capital.

“Estoy trabajando en legislación para incentivar el establecimiento y la retención de industrias existentes y de nuevas así como la creación de empleos bien remunerados en Puerto Rico. El lenguaje de estas propuestas lo he estado dialogando con el liderato republicano en el Congreso para radicarlo próximamente como proyecto de ley”, añadió.

Lee también: Rosselló Nevares descarta auditar la deuda

Una de las medidas anunciadas por la comisionada restablecería la aplicación en Puerto Rico de la Sección 199 del Código de Rentas Internas federal, que provee una tasa contributiva preferencial para las manufactureras estadounidenses, equivalente al 9% del ingreso tributable que derivan de actividades de producción que son cualificadas dentro del territorio estadounidense.

La deducción reduciría la tasa contributiva federal sobre los ingresos, que actualmente es de 35%, a poco menos, de 32%. González Colón estimó que el beneficio por esta disposición sería de $365 millones por un periodo de dos años.

La segunda medida anunciada busca lograr la otorgación de un crédito contributivo federal que esté directamente atado a la inversión que hagan compañías en nómina, compras a entidades con dueños que sean considerados minorías y en el renglón de la infraestructura, entre otros, dentro de una jurisdicción que esté designada como una zona fiscalmente afligida (Fiscally Distressed Zone). Esta medida crearía un crédito contributivo por la inversión en manufactura y, según aseguró, está directamente atada a la creación de empleos, por lo cual no puede ser considerada como lo que catalogó como “mantengo corporativo”.

González Colón aclaró, sin embargo, que no se trata de un tratamiento especial para Puerto Rico pues la medida puede aplicarle a otras jurisdicciones dentro de los Estados Unidos que cumplan con los requisitos establecidos. Aseguró además que la medida es cónsona con la propuesta de Casa Blanca de traer de regreso a territorio estadounidense las industrias que actualmente operan fuera del país norteamericano.

Lee también: Soto evalúa alternativa para atender reclamo de GOs

“Esta propuesta trata a Puerto Rico como parte de los Estados Unidos y no como una jurisdicción foránea. Tiene un término de vigencia definido y al no estar atado a un estatus político particular, no es impedimento para el desarrollo económico sostenido de la isla”, indicó González Colón.

La comisionada residente también explicó que, tanto Casa Blanca como el Congreso tienen como prioridad en sus respectivas agendas, aprobar una reforma tributaria que reduciría los impuestos a individuos y a los negocios, y acabaría con las lagunas tributarias a la vez que ampliaría la base para impulsar el crecimiento económico de la nación.

La líder estadista aseguró que se espera que esta reforma tributaria federal incluya una medida de ajuste fronterizo que promovería las manufacturas establecidas en Estados Unidos al aplicar gravámenes a las importaciones y eximiría de contribuciones a los ingresos corporativos obtenidos por exportaciones.

“Esto representa una oportunidad única para que Puerto Rico se integre a la reforma tributaria federal como mecanismo para lograr un desarrollo económico sustentable a largo plazo, a la misma vez que protegeríamos nuestra industria del evidente impuesto fronterizo a todas las corporaciones foráneas. Estas iniciativas también nos permiten utilizar a Puerto Rico como espejo de inversión de lo que se puede hacer en los Estados Unidos como parte de la propuesta del presidente Trump. Ya nuestra isla tiene la infraestructura física, la mano de obra diestra y especializada, facilidades disponibles para atraer más compañías a operar en Puerto Rico, tenemos la cadena de suministros para procesar en cualquier planta y la garantía de operar bajo bandera americana”, indicó la comisionada.

Lee también: Cámara publicará convocatorias de empleo en su página web

González Colón aseguró que el estancamiento económico que ha sufrido la isla por más de una década se debe a la excesiva politización de las negociaciones en el Congreso y aseguró que bajo su gestión, sus esfuerzos estarán distanciados de la política partidista.

Asimismo, durante la reunión a puerta cerrada con la Coalición del Sector Privado durante la mañana de hoy, la comisionada indicó que se crearon tres comités ad hoc, uno para atender el tema de desarrollo económico, otro para atender la actividad económica y el tercero para el área de la salud.