23 de Septiembre de 2018

Comité de Padres de Estudiantes Montessori emplaza al gobernador

Por el 12 de Abril de 2018
image_pdfimage_print

En conferencia de prensa, el Comité de Padres de Estudiantes Montessori solicitó al gobernador, Ricardo Rosselló Nevares y a la primera dama, Beatriz Rosselló que impidan el cierre de 15 escuelas de este sistema de enseñanza ya que tal acción atentaría contra el éxito académico de sus hijos y entorpecería las posibilidades de un mejor futuro para las comunidades desventajadas a través de la educación.

“Estas 15 escuelas representan el 33% de las escuelas Montessori. Pero en Vieques representan el 100% de las Montessori, pues las tres que hay están en la lista de cierre. Ante todo lo que implica un cambio de plantel, el proyecto tendría que ir como una unidad integrada. No puedes meter decenas de estudiantes Montessori en una escuela que no tiene ese programa. Eso no va a funcionar”, indicó Gustavo Marín, portavoz de los padres de estudiantes de este sistema en la Isla Nena.

“Montessori no es un paquete que se mueve de un lado a otro. Montessori es una forma de vida, una filosofía y metodología de enseñanza. Nosotros sí creemos en el cambio, en los cambios espectaculares de este sistema probados por años en nuestros niños”, añadió.

Alcaldes populares truenan contra el cierre de escuelas

Marín estuvo acompañado de padres de todos los planteles Montessori alrededor de la isla. Padres de San Juan, Vieques, Vega Alta, Naranjito, Barranquitas, Cayey, Caguas, Patillas, Yabucoa, Carolina y Trujillo Alto cuestionaron el cierre de las escuelas y aseguraron que el cierre afectaría a 12,000 estudiantes.

Los padres también señalaron que el cierre contradice con el mensajes del gobernador y de la secretaria del Departamento de Educación (DE) Julia Keleher de, según dijeron, “respetar y proteger el proyecto Montessori”, al recalcar que la fortaleza de estas escuelas radica en su cercanía y unión con sus comunidades.

Entre los argumentos para oponerse al cierre esbozados por los padres se destacaron el reto de mover el “ambiente Montessori” a otra escuela debido a la distancia y transportación ya que las escuelas atienden a una población que está bajo el nivel de pobreza que no tiene medios propios de transportación, la falta de espacio en la planta física de las escuelas receptoras y la inclusión exitosa de niños de educación especial, entre otros.

Los padres también argumentaron que las escuelas Montessori, más allá de ser un problema fiscal para el gobierno, son una inversión para el país al ser planteles con cero por ciento de deserción escolar, consumo de drogas y situaciones violentas.

You must be logged in to post a comment Login