[SERIE ESPECIAL] Comprometido con el servicio el nuevo secretario de la Gobernación

A menos de 24 horas de su designación y en su primera entrevista formal. Villafañe Ramos asegura estar listo para su nueva encomienda. (Juan J. Rodríguez/CB)

Villafañe Ramos asegura estar listo para su nueva encomienda. (Juan J. Rodríguez/CB)

Nota de la editora: Esta historia es la primera entrega de una serie de reportajes que revela el perfil de los primeros designados por el gobernador electo, Ricardo Rosselló Nevares, para formar parte de su equipo de trabajo.

Nació en una cuna humilde en Utuado y sus padres lo encaminaron en la fe católica que lo llevó a convertirse a temprana edad en misionero y líder de los monaguillos de su parroquia.

Desde pequeño, aprendió que servir es más gratificante que ser servido y desarrolló una disciplina en sus estudios y en su iglesia que hoy día, según asegura, es su base para ser el ciudadano y futuro funcionario público que buscará impulsar cambios reales, y no cosméticos, para Puerto Rico.

A simple vista, cuando comienza hablar, parece ser una persona tímida, sin embargo, a medida que la conversación entra de lleno en sus metas y visión salta a la luz que William E. Villafañe Ramos, el nuevo secretario de la Gobernación del gobernador electo Ricardo Rosselló Nevares, es una persona metódica, pausada, analítica y con una fiel convicción de que el diálogo y la inclusión logran revoluciones constructivas para los pueblos.

A menos de 24 horas de su designación y en su primera entrevista formal con un rotativo como el nuevo jefe del próximo gabinete de Rosselló Nevares, el licenciado Villafañe Ramos asegura estar listo para su nueva encomienda. No esconde que habrá que tomar decisiones difíciles en este cuatrienio para construir un nuevo gobierno pero promete que durante el proceso la transparencia y la apertura serán el norte en su nueva función.

El próximo secretario de la Gobernación, padre de dos pequeños varones y esposo de una psicóloga que ha sido su fiel compañera en todas sus encomiendas políticas y profesionales, es hijo de una maestra retirada y de un oficinista de un concesionario de autos y hermano mayor de dos mujeres, una de ellas trabajadora social y la segunda una querendona que padece el síndrome Down.

“El papa Juan Pablo II decía que servir es reinar y yo siempre he sentido en mi vida que no hay mayor satisfacción que ayudar a tener una mejor calidad de vida y a lograr que las aspiraciones de otros se cumplan y haya más oportunidades. Mi familia y las misiones que pude participar en Centro América me enseñaron que lo material no es lo que llena y que lo que llena es el servicio a la gente que verdaderamente necesita y eso me llevó al servicio público dirigiendo en la Cámara de Representantes la Comisión de Informes del Contralor, luego la Comisión de Familia y Comunidades y la Comisión de Vivienda y Desarrollo Urbano en la Cámara”, detalló en entrevista con Caribbean Business.

Villafañe Ramos, quien buscó una posición de senador por acumulación en el 2008 pero no prevaleció en esa aspiración, dice que estudió leyes en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, en la Escuela de Derecho, para utilizar el derecho no para gritar o ganar pleitos sino para provocar con su profesión los cambios que hacen falta.

Una vez revalidó, recuerda que Rosselló Nevares lo llamó y le pidió trabajar con él para crear una plataforma de gobierno con el Plan para Puerto Rico.

  • El secretario de la Gobernación, William Villafañe. (Juan J. Rodríguez/CB)

¿Cuál será su próximo paso?

Recuperar la credibilidad de Puerto Rico ante los mercados financieros y ante su propio pueblo y al mundo de inversiones. Tenemos unas amenazas fiscales latentes. El gobierno de Puerto Rico está próximo a quedarse sin dinero dentro de menos de 90 días y nosotros tenemos que buscar la forma de mantener la operación de los servicios esenciales para nuestro pueblo. En ese sentido, tenemos eso como prioridad- y el Dr. Rosselló lo ha demostrado desde el principio viajando a Washington y Nueva York- lograr un gobierno eficiente y el Plan para Puerto Rico propone que sea más eficiente y menos oneroso para nuestros contribuyentes.

El mismo 2 de enero, cuando juramente el Dr. Rosselló, se van a estar firmando órdenes ejecutivas y sometiendo proyectos de ley para encaminar rápido esas políticas que hacen falta.

¿Esta designación de secretario de la Gobernación, que tiene un rol antagónico al gobernador, cómo lo va a ejecutar con su personalidad calmada y no la típica de un funcionario en este puesto que suele ser alguien agresivo y gruñón?

Los tiempos cambian y está demostrado por estudios de las mejores universidades del mundo, particularmente por Harvard, que la nueva forma de liderar organizaciones no es a regañadientes, es dando el ejemplo, es persuadiendo y convenciendo de cómo se pueden lograr mejores resultados con comunicación.

Se tiene que saber escuchar también. En mis años en el servicio público he aprendido que gran parte de las soluciones las tienen los empleados públicos y lo que hay es que empoderarlos y que impere el sistema de mérito. Estoy convencido en la fuerza del respeto y la honestidad más que en el que hagan las cosas porque te tengan odio o te tengan miedo. Eso no es lo que va a provocar un mejor Puerto Rico.

¿Usted va a ser un funcionario de puertas abiertas, de transparencia y de apertura?

Si. No pienso cambiar.

¿En su rol como secretario de la Gobernación, cómo buscará que su administración no sea manchada por la corrupción?

Nuestra plataforma es clara con la transparencia y, en la medida que los medios vean las transacciones que se están dando, eso va a disuadir a la gente de dar pasos en falso. Vamos a establecer controles sobre nombramientos, contrataciones y vamos a establecer topes. Voy a entrar en cada agencia de gobierno, voy a mirar cada libro, vamos a escudriñar cada contrato y voy asegurarme que sea un precio justo y un servicio de excelencia que redunde en mayor provecho que lo que cuesta. El que venga a laborar al gobierno, a prestarle un servicio al gobierno será bienvenido, pero el precio tiene que ser razonable y el servicio tiene que ser de beneficio para el pueblo.

¿Qué le dice usted a las personas que desconfían de su temple para liderar el gabinete?

El tiempo hablará por sí solo. Respeto la opinión de la gente, incluso si es en contra mía. Sé que lo que vengo a aportar es lo que necesitamos. Son tiempos distintos. Los retos no los habíamos visto. Tengo 39 años y llevo 20 años aportando en el servicio público, conozco las ideas y estoy bien ávido para tomar en cuenta ideas. No esperen inmovilismo. Habrá decisiones que hay que comunicarlas bien y dentro del Plan para Puerto Rico tenemos cómo salvaguardar los intereses de las personas más vulnerables. En el proceso alguien va a dejar de recibir algo pero vamos a buscar que tenga los mecanismos con qué sostenerse.

¿Con qué sueña el licenciado William Villafañe?

Sueño con tener un Puerto Rico mucho mejor al que tenemos hoy, sueño con andar por las calles y que haya gente que me detenga a darme las gracias.

¿A qué le teme?

A los errores humanos. Siento una gran responsabilidad sobre mis hombros. Ayer me felicitaban y decía ‘si supieras que lo que siento son toneladas de responsabilidad sobre mí’, pero al mismo tiempo pienso que eso es bueno porque ayuda a mantener el enfoque.

Mi exhortación a todo mi equipo de trabajo es que sienta ese peso que debe servir para que cada paso que demos, cada acción, cada decisión, la tengamos en cuenta de qué es lo más importante. En el proceso se pisarán callos, habrá que reestablecer comunicaciones perdidas pero no se puede perder el propósito. No es que el fin justifica los medios. Es importante que en el proceso el gobierno no sea el que atropelle, sino que el gobierno sea el que aguante.

¿En qué se distrae?

Soy fanático del cine, loco porque llegue Star Wars. Vacaciones normalmente a Disney con mis dos varoncitos y cuando tengo la oportunidad trato de chinchorrear en los pueblos y disfrutar productos típicos como los limbers. Me encantan los limbers de frutas. También me encanta, siempre que viene a Puerto Rico, ir a ver a concierto a Franco de Vita. Soy fanático de Adele pero Franco de Vita siempre que viene a Puerto Rico tengo que estar en primera fila.