21 de Agosto de 2019

Con fuerza de mujer la red de paradores

Por el 23 de Junio de 2017

Ahora, a sus 57 años, comenzó a explorar una zona nunca antes auscultada por una mujer. No solo es la primera presidenta de la Asociación –título que ocupa hace menos de un mes- sino la única fémina entre los seis miembros del grupo. (Jaime Rivera/CB)

Su postura, calmada y segura. Sus metas, claras y específicas.

Ataviada de un collar de tortugas marinas “para la suerte”, Zulma Rivera compartió las experiencias y desafíos que marcaron su transcurso profesional, previo a convertirse en la primera mujer presidenta de la Asociación de Dueños de Paradores de Puerto Rico.

Con el deseo de lograr mejoras innovadoras en los paradores en Puerto Rico, la empresaria mayagüezana se adentró al mundo del servicio al cliente tras laborar por más de 25 años en la industria de la manufactura. En un punto crucial de su vida, en el que se debatía entre el retiro o mantenerse activa en el mundo laboral, optó por el turismo.

Llama la atención que en el mapa de su vida profesional, el sello de “la primera mujer” siempre la ha perseguido. Cuenta que a su llegada a la fábrica Bumble Bee, en Mayagüez en el 2001 -y hasta el cierre de la atunera 11 años después– se destacó como la única fémina en ocupar la posición de gerente general en la industria del atún. “Cerré con broche de oro”, bromeó con CB en Español.

Zulma comenzó a trazar su camino en el turismo cuando decidió invertir en una industria que reflejara crecimiento económico como parte de su plan de retiro. Para el 2009, el turismo se destacó con un 3% de crecimiento. De un “guest house” con una inversión de $1.3 millones, la amante de las tortugas convirtió a Turtle Bay Inn, en La Parguera, en el primer parador ecosostenible turístico de la isla.

A su llegada a la Asociación de Dueños de Paradores –seis años después de abrir su parador– Zulma se sorprendió por los años de experiencia que sumaban los otros miembros. Fue la última en integrarse a un grupo de administradores con más de 40 años de experiencia como dueños de hospederías.

Su relativa falta de veteranía no detuvo su ascenso. A través de los años, ha recibido múltiples reconocimientos de la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), la Corporación para el Turismo Médico y TripAdvisor, además de ser reconocida por la America’s Small Business por sus logros empresariales.

“[Allegados] me dicen, ‘te metes en más problemas y tú te querías retirar’, pero hay que hacerlo, porque si uno se sienta a esperar que otros tomen la batuta, llega el momento que no nos movemos o nos eliminamos del planeta. Para mí es un honor entrar dentro de un grupo de personas con tantos años de experiencia, personas que, de por sí, son exigentes”, compartió.

Ahora, a sus 57 años, comenzó a explorar una zona nunca antes auscultada por una mujer. No solo es la primera presidenta de la Asociación –título que ocupa hace menos de un mes- sino la única fémina entre los seis miembros del grupo.

“Hay algo genéticamente que nos permite a nosotras ver las cosas de una forma diferente, y yo creo que para ellos va a ser hasta cierto punto retador, pero también de beneficio que yo pueda ver el otro lado de la moneda, que ellos no lo estuvieron viendo porque eran todos varones… Se entendió que yo era la persona adecuada y aquí estoy, acepté el reto”, resaltó.

Para la líder empresarial graduada con honores del Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la diversidad es esencial en el aspecto laboral. “La versatilidad de la mujer es algo tan especial… Esa habilidad la pones en un área de trabajo y gana todo el mundo. Gana la mujer, gana el jefe, los dueños”, comentó.

Pero no todo es trabajo en su entorno. Admirar la naturaleza es uno de sus pasatiempos favoritos, por lo que dedica su tiempo libre a explorar en su bote los cayos de La Parguera. Como millonaria -así se siente- al disfrutar de la tranquilidad y la paz de las aguas vecinas de su parador en compañía de Princess Chocolate y Lady Lady, sus fieles labradores.

 Enfocada en innovación y calidad

Para Zulma, la calidad siempre ha sido la columna vertebral de su trabajo. Proveniente de una industria tan exigente como la manufactura de alimentos, ahora dirige sus esfuerzos a alcanzar la mejor calidad posible en los paradores bajo su liderato. ¿Su deseo? Moverse hacia la mejora e innovación de los paradores en la isla, sin detenerse a pensarlo dos veces.

De la crisis no es ajena. La vivió durante sus años en la manufactura. De la que atraviesa actualmente el país, colabora con la solución. Además de resaltar que los 13 paradores de Puerto Rico generan sobre 550 empleos, destacó como meta la celebración de campañas de publicidad en ofertas de cada parador y acentuar las bellezas de la isla.

“Lo peor que uno puede hacer es rendirse, lo que hay que hacer es buscar alternativas. Si no, reinventarte. Si no vamos a ser paradores, algo vamos a ser en el futuro, pero vamos a seguir caminando… Puerto Rico va a sobrevivir esta crisis si nos unimos como pueblo”, sentenció.

image_print

You must be logged in to post a comment Login