19 de Septiembre de 2019

Congresista Luis Gutiérrez truena contra construcción de incinerador en Arecibo

Por el 15 de Enero de 2018

El congresista demócrata de origen puertorriqueño, Luis Gutiérrez, tronó hoy en contra de los planes de la junta de control fiscal de aprobar la construcción del proyecto de la empresa Energy Answers Arecibo, LLC para construir una instalación de recuperación de recursos para presuntamente generar energía renovable y material reciclable en el barrio cambalache de Arecibo.

Las expresiones del congresista surgieron durante una manifestación de la Coalición de Organizaciones Anti Incineración frente al edificio que alberga las oficinas del ente rector en Hato Rey, donde ciudadanos mostraron hoy su repudio a la construcción de dicho proyecto.

“Este es un proyecto sucio porque genera contaminación; sucio porque se hace a espaldas del pueblo; y sucio porque nosotros no sabemos quién está pagando el dinero para este proyecto y quién está cabildeando para que se logre”, denunció el congresista.

“Sabemos que el exgobernador Luis Fortuño se está ganando cientos de miles de dólares por un proyecto que todos los alcaldes, excepto el de Arecibo [Carlos Molina], y oficiales electos están en contra. Eso me parece irónico, de alguien que fue gobernador pero, a la misma vez, no nos debe sorprender”, añadió mientras recordó que bajo la administración del exgobernador se intentó establecer el proyecto del gasoducto, también considerado como un proyecto peligroso para el ambiente.

Junta fiscal anuncia periodo de comentarios públicos para proyectos críticos

Gutiérrez enfatizó en que la junta fiscal, por virtud de la ley federal Promesa, debe seguir el protocolo establecido para atender estos asuntos.

El primer paso que debió dar el organismo federal, según explicó el congresista, era ofrecer públicamente un informe sobre este tipo de proyectos críticos para el país. Segundo, debería existir una recomendación del gobernador de turno, en este caso Ricardo Rosselló Nevares, planteada ante la junta.

Tercero, se requiere también una determinación de la Junta de Planificación así como, en cuarto lugar, una recomendación de la Comisión de Energía de Puerto Rico. Según aseguró, ninguno de estos documentos ha sido revelado ante el pueblo.

“La junta de supervisión fiscal tiene por ley que dar esos cuatro pasos antes de proceder y nadie ha visto que se haya hecho esto. No deben continuar trabajando a espaldas del Pueblo de Puerto Rico”, destacó Gutiérrez.

“Nosotros sabemos que [Noel] Zamot [coordinador de revitalización de Promesa] testificó bajo juramento ante el Comité de Recursos Naturales [del Congreso] y dijo que el propósito de esta planta era para desperdicios y no para generación de energía. La junta de supervisión fiscal dice que estos proyectos vienen del sector privado, financiados por ellos. Entonces, ¿por qué les están pagando $500 millones del Departamento de Agricultura? ¿Dónde se busca dinero en energía en áreas rurales y quién plantea eso? Pues Energy Answers, que son quiénes están pidiendo el dinero”, denunció.

Gutiérrez recordó que durante las vistas congresionales donde se interpeló a Zamot, este no dijo que acataría la voluntad de la ciudadanía en cuanto al proyecto, sino que se limitó a indicar que realizaría vistas públicas para recibir el insumo de la ciudadanía.

Comisión de Energía: Junta fiscal no podría aprobar proyectos críticos energéticos

Energy Answers refuta a Gutiérrez

El gerente de proyecto de incineración de Energy Answers, Mark Green, dijo estar complacido de que el proyecto propuesto para Arecibo haya sido incluido en el primer grupo de proyectos seleccionados para participar en la fase de comentarios públicos del proceso de revisión bajo proyectos críticos del Título V de Promesa.

“Es desafortunado que en este momento crítico, mientras Puerto Rico enfrenta crisis económicas, energéticas y de desperdicios sólidos severas y duraderas, empeoradas por los huracanes Irma y María, hay quienes trabajan para obstaculizar el progreso de este proyecto minuciosamente evaluado y ambientalmente responsable”, sostuvo Green en declaraciones escritas hoy.

“La inversión de infraestructura de más de $750 millones y más de 7,000 trabajos de construcción directos, indirectos e inducidos que se generarán durante el periodo de construcción de 3.5 años, más los más de 700 empleos directos, indirectos e inducidos a tiempo completo que el proyecto producirá durante su construcción, proporcionan un estímulo económico inmediato y duradero a la región de Arecibo y a la isla en su conjunto”, agregó Green.

Según el ejecutivo, el sistema actual de manejo de desperdicios sólidos en Puerto Rico se basa en vertederos, de los cuales más del 80% no cumplen ni pueden cumplir con las regulaciones ambientales locales y federales diseñadas para proteger la salud humana y el medio ambiente.

image_print

You must be logged in to post a comment Login