25 de Agosto de 2019

ConnectRelief crea base de datos para facilitar esfuerzos de ayuda

Por el 11 de Octubre de 2017

Hay algunas preguntas apremiantes que siguen surgiendo, particularmente entre ciudadanos con la capacidad y el deseo de ayudar: ¿Dónde hay mayor necesidad? ¿Qué realmente necesitan los damnificados por el huracán María? ¿Cómo les hacemos llegar suministros y servicios?

La plataforma ConnectRelief busca ser una herramienta que provee respuestas a estas interrogantes. Al ofrecer datos actualizados constantemente sobre las necesidades específicas de los municipios y comunidades en Puerto Rico, ConnectRelief pretende encaminar efectivamente los esfuerzos de ayuda que siguen surgiendo dentro del sector privado y entre ciudadanos, particularmente en la diáspora.

“Los esfuerzos privados son limitados porque tienen acceso limitado a recursos como transportación. Hay que abrir las compuertas y dejar que los suministros fluyan. Se ha creado un embotellamiento al tratar de controlar tanto”, opinó uno de los fundadores de ConnectRelief. (Suministrada)

La base de datos incluye información específica como la cantidad de familias que necesita ayuda por municipio y por comunidad. Muchas están pidiendo muebles, materiales de construcción, efectos de higiene personal, medicamentos, entre otros efectos. La plataforma también tiene un registro de los centros de acopio, los hospitales funcionales, centros de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), una sección para registrar voluntarios, y enlaces para los que quieren aportar monetariamente.

Sobre 150 voluntarios de ConnectRelief han salido al campo para registrar esos datos, ya que muchas regiones fuera de la zona metropolitana continúan incomunicadas. Usuarios también envían información por medio de las redes sociales de ConnectRelief (@ConnectRelief), por email (connectrelief@gmail.com) o por la aplicación WhatsApp (787-234-0680). Según llega la ayuda, esa información también se actualiza para evitar, en la medida que sea posible, que se dupliquen los esfuerzos.

“Mientras más información se pueda recopilar y más organizaciones y usuarios la utilicen, más efectiva es esta herramienta”, aclara Joaquín Alonso, uno de los fundadores de ConnectRelief. Alonso es biólogo y trabaja con la organización sin fines de lucro, Rayo de Luna, parte de Harimau Conservation, una entidad que empodera comunidades por medio de la independencia energética, la educación y la conservación.

Casa Pueblo apuesta a la energía solar y la diáspora para ayudar a comunidades

La idea detrás de ConnectRelief surgió por la experiencia que tuvo otro de los fundadores, Michael Fernández, en Nicaragua y Guatemala tras el paso de otros huracanes y luego del terremoto en Haití. Fernández se dio cuenta de la necesidad de tener un lugar donde las personas pudieran canalizar esos pedidos de ayuda y que aquellos que la quisieran facilitar pudieran tener acceso a la información. Fernández tiene su propia entidad llamada Caras con Causa, la cual impulsa desarrollo comunitario en comunidades vulnerables en Cataño y Guaynabo.

Rayo de Luna, Caras con Causa y Propel Business Intelligence, un startup que crea plataformas digitales y productos tecnológicos, todos eran parte de la Comunidad de Colaboración e Innovación Social de la Fundación Banco Popular. Cada uno llevaba alrededor de dos años en este espacio compartido diseñado con el fin de “crear un ambiente de colaboración entre las organizaciones”, según su página web.

El diseño dio resultado cuando el huracán Irma pasó y las tres compañías unieron fuerzas inicialmente para crear ConnectRelief a beneficio de las islas vecinas impactadas. Cuando llegaron las noticias de que venía María para Puerto Rico, en cinco días crearon la plataforma gracias a “seed money” de la Fundación Banco Popular y donaciones de la organización ComPRmetidos, T-Mobile y otras entidades privadas.

Desde entonces, han ido modificando y mejorando la plataforma según el “feedback” de sus usuarios, explica Alonso a CB en Español.

Lo que Alonso ha observado es que “la ayuda llega tan poquito a poquito que, aunque vayan dos o tres veces a un municipio, no da abasto, dura muy poco”.

Casa Pueblo apuesta a la energía solar y la diáspora para ayudar a comunidades

Menciona que entre los lugares con mayor necesidad están Corozal, Coamo, el municipio de Florida, Arecibo, y hasta Utuado, aunque allí ya está llegando bastante ayuda pero “hay muchas áreas bien desconectadas”.

Alonso entiende que parte del problema es que el flujo de suministros, particularmente aquellos que han llegado a los municipios y al gobierno central, están “demasiado controlados”.

“Los esfuerzos privados son limitados porque tienen acceso limitado a recursos como transportación. Hay que abrir las compuertas y dejar que los suministros fluyan. Se ha creado un embotellamiento al tratar de controlar tanto”, criticó.

“El Gobierno debe facilitar que las organizaciones comunitarias y que la empresa social se pueda mover y no le están dando esa posibilidad. El Gobierno no puede pretender hacerlo todo ellos, deben contar con el esfuerzo de la sociedad civil”, agregó.

Serrallés impulsa eventos para ayudar a Puerto Rico en EE.UU. y Europa

image_print

You must be logged in to post a comment Login