8 de Diciembre de 2019

Continúan los apagones mientras estrategia de utilizar Monacillos falla

Por el 13 de Octubre de 2017

La paciencia se está agotando entre los miembros de las brigadas de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) en la Central de San Juan mientras continúan viendo que la generación de energía colapsa a medida que la red energética entra en funcionamiento a un ritmo demasiado lento.

Después del apagón más reciente el jueves por la mañana, la frustración se estaba disparando porque una medida preventiva para proteger la Central de San Juan de desviar la corriente a través de la planta de Monacillos, falló en proteger las unidades.

“Remontamos la corriente a través de Monacillos; de esta manera pensamos que podíamos proteger los interruptores, algunos de los cuales no se encuentran en óptimas condiciones y no se abren para evitar una sobrecarga en generación de energía”, expresó a CB en Español un ingeniero de la AEE que trabaja en Monacillos.

Las brigadas de la AEE habían tenido éxito desafiando la sabiduría convencional inmediatamente después de la tormenta cuando utilizaron dos unidades en la planta de Palo Seco -una vez cerrada y obsoleta- para volver a encender la Central de San Juan,la cual tuvo que cerrarse debido a que todas las líneas de distribución habían colapsado. Si las plantas de energía no distribuyen electricidad a la misma velocidad que generan, las unidades se protegen automáticamente y se apagan.

Durante la madrugada del sábado, las brigadas experimentaron otro apagón en el área norte.

“Vimos la oportunidad de arreglar la unidad número 9 en la Central de San Juan para proporcionar un mayor equilibrio a medida que continuamos alimentando más áreas en línea con transmisión y distribución”, señaló otro ingeniero de la AEE que no reveló su identidad.

Puerto Rico podría ser gran reto para tecnología de Tesla

“Estábamos usando las unidades 7 y 4 y queríamos equilibrar la generación e intentamos alimentar más con las unidades de hidro-gas en Palo Seco, mientras reparábamos la unidad de la Central de San Juan. Durante el cambio, perdimos la red. Hemos tenido dos incidentes de error humano en las primeras etapas de este desastre; en esta ocasión falló el uso de la lógica, lo que brindó resultados contraproducentes. Estamos de vuelta”, aseveró la fuente.

Muchos de los veteranos de la AEE, quienes enfrentaron desafíos luego del impacto de los huracanes Hugo y Georges en la isla, ahora han desaparecido como consecuencia de las medidas de austeridad implementadas por la reestructuración de la deuda de $9,000 millones de la Autoridad.

“Somos un ‘equipo esquelético’; donde teníamos 24 trabajadores ahora tenemos cuatro, y ahora necesitamos ayuda, pero los que han llegado necesitan consultar con las personas que conocen la red. ‘No presione los botones antes de preguntar, ¿Para qué sirve este botón?’ Trabajemos juntos”, explicó.

También se está desarrollando una brecha entre algunos de los ingenieros eléctricos dentro de las plantas y la administración, mientras el director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos, sigue insistiendo en no usar unidades en la planta de Palo Seco, basando su decisión en un informe que indica que la planta clausurada tiene problemas estructurales.

“Fuimos muy afortunados de que no ocurrió nada [a Palo Seco] bajo María, [pero] el hecho de que no haya ocurrido nada bajo María, yo como ingeniero lo tomo que, si estaba débil antes, ahora está más débil. Bajo ninguna circunstancia la planta de Palo Seco se va a estar operando”, sostuvo Ramos durante una conferencia de prensa celebrada el jueves.

Central Palo Seco no operará “bajo ninguna circunstancia”

Esa postura rígida no es compartida por las personas que trabajan dentro de las plantas, algunos de los cuales creen se podría usar la Unidad 1.

“Podemos usar la Unidad 1 y lograr un mayor equilibrio, al igual que hicimos con las unidades de hidrogas en los terrenos de Palo Seco justo después de la tormenta”, dijo el ingeniero de la AEE que pertenece a la Central de San Juan. “En este momento estamos usando las unidades 5, 7 y 9 [90 megavatios], pero necesitamos un mayor equilibrio a medida que la red vuelve a estar en línea. De lo contrario, si seguimos yendo del apagón al apagón y dañamos a la pequeña generación que tenemos, entonces estamos en serios problemas”, aseveró.

La creatividad que se está empleando en el norte tendrá que funcionar por ahora, ya que las líneas principales que provienen de las plantas de energía en el sur todavía están abajo.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (USACE, en inglés) celebró una conferencia de prensa la semana pasada en la que informó que estaría ayudando a establecer un plan para restaurar las líneas de transmisión y distribución dañados.

Muchos ciudadanos que se encuentran sin el servicio de energía eléctrica preguntan cuándo comenzarán con el trabajo duro, ya que muchas de las líneas restauradas en el norte han sido instaladas por brigadas privadas que están ayudando a los equipos de la AEE.

image_print

You must be logged in to post a comment Login