23 de Agosto de 2019

Despliegue de fuerza policiaca domina protesta contra junta fiscal

Por el 30 de Agosto de 2017

En lo que prometía ser una “movilización nacional” similar al Paro Nacional del pasado 1 de mayo, cientos de manifestantes –vigilados por un centenar de Policías– acudieron a la Milla de Oro para expresar su repudio ante las medidas de austeridad anunciadas por la junta de control fiscal.

Entre las medidas opuestas por diversos sectores de la isla se encuentra la reducción de jornada laboral, que podría impactar a cerca de 130,000 empleados del Gobierno a partir del 1 de septiembre. Sin embargo, fueron pocos los que asistieron a la protesta en comparación al paro, que reunió a miles de personas en Hato Rey.

  • A la izquierda, el presidente de la Utier, Ángel Figueroa Jaramillo. (Yoel Parrilla/CB)

Previo a la llegada de los diversos sindicatos a la avenida Luis Muñoz Rivera, un gran número de agentes de la División de Operaciones Táctica rodeaba el edificio Popular Center, vandalizado en la pasada protesta, mientras más de 50 oficiales se afilaban en la sede del ente rector para impedir daños.

Mientras se escuchaba la famosa canción Verde Luz desde la tarima, el presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT), Gerson Guzmán, destacó a este medio que “lo relevante no es cuántas personas se dieron cita [a la marcha], lo relevante es la actividad que llevamos a cabo”.

“Es un plan de lucha escalonado, donde iremos subiendo el tono y las actividades que vamos llevando a cabo […] Garantizamos que en las próximas actividades la matrícula va a moverse a la calle y van a continuar aumentando hasta que llegue al nivel que pretendemos”, dijo Guzmán.

Sobre el amplio despliegue de oficiales en la protesta, Guzmán recalcó que “le hemos hecho un llamado siempre a que vengan a luchar del lado de sus pares, de los trabajadores. Sabemos que ellos siguen instrucciones, pero se van a ver afectados con lo que está haciendo el Gobierno”.

Dispuesto Rosselló a ir contra decisión judicial para reducir la jornada laboral 

Por otro lado, el presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier), Ángel Figueroa Jaramillo, destacó en su mensaje que el país no puede permitir que una junta de control fiscal “impuesta” a nivel federal tenga la última palabra en las decisiones de la isla.

“Nosotros los puertorriqueños y las puertorriqueñas tenemos la capacidad y el compromiso para resolver [los problemas]. Como puertorriqueños, tenemos la responsabilidad de actuar y detener el atropello que representa la ley Promesa, su junta de control fiscal y el plan fiscal”, manifestó.

Acude el sector político

Diversas figuras políticas asistieron a la concentración llevada a cabo a dos días de la fecha pautada por la junta fiscal para que se implemente la reducción de jornada laboral. Entre el gentío, se encontró al representante del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez.

“Es otra concentración más de organizaciones sindicales en contra de la junta de control fiscal y contra las políticas neoliberales de este Gobierno y de que toda la legislación aprobada ha estado dirigida a menoscabar los derechos adquiridos [de los empleados]”, manifestó el legislador.

Entretanto, la excandidata independiente a la gobernación, Alexandra Lúgaro, destacó que las manifestaciones del pueblo deben trascender a que sea mayor la cantidad de ciudadanos que se den cita, para demostrar con mayor fuerza “nuestra inconformidad” con las acciones de la junta.

Paro nacional: entre indignación, gas pimienta, cristales rotos y gas lacrimógeno

“Yo creo que ha llegado el momento de una indignación colectiva, de que la gente sienta cómo les toca directamente estas medidas, desde sus pensiones, su universidad, sus escuelas, su salud, cómo nos estamos viendo afectados con unas medidas que tienen un doble estándar”, sentenció.

En la misma línea, el representante popular Manuel Natal aseguró que el movimiento no se trata solamente de unos sectores en la isla, sino “del país en el que queremos vivir”. A esto, agregó que no se trata de un movimiento político partidista y exhortó al pueblo a unirse a marchas futuras.

Hace un año en la misma fecha, diversos grupos se aglomeraron en el hotel Condado Plaza, en San Juan, para celebrar una candente manifestación en contra de la junta fiscal, impuesta bajo la ley federal Promesa. Hoy, la historia se repitió, ahora en repudio a las medidas de austeridad.

A diferencia del pasado 31 de agosto de 2016, cuando la protesta culminó en una colisión entre manifestantes y policías, resultando en heridos de ambos lados –al igual que ocurrió durante el Paro Nacional– en esta ocasión transcurrió sin mayores sucesos y concluyó a poco más de una hora de haber iniciado.

Entre los sindicatos que asistieron a la protesta se encuentran el Frente Amplio en Defensa de la Escuela Pública, la Central Puertorriqueña de Trabajadores, la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (Heend), el Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores y la Coordinadora Sindical.

image_print

You must be logged in to post a comment Login