23 de Enero de 2022

Estudio revela giro de consumidores locales hacia autos usados

Por el 20 de Octubre de 2016

Un estudio comisionado por la Asociación de Concesionarios de Autos de Puerto Rico (PRADA por sus siglas en Inglés) reveló un giro de los compradores de autos de la isla hacia vehículos usados, y un ingreso neto por vehículo significativamente menor a los concesionarios en los EE.UU., entre otros detalles significativos.

PRADA comisionó estudio, “Retrato de la industria de concesionarios de autos en Puerto Rico,” a la firma local de Aquino, DeCórdova, Alfaro & Co. LLP, con el propósito de recopilar la información financiera mas relevante sobre la industria, además de otros factores de interés que pudiesen ayudar a medir los negocios y atender las necesidades del sector, Pedro Luis Benítez, presidente de PRADA anunció hoy durante conferencia de prensa celebrada el miércoles en la sede de la organización.

“Estamos satisfechos con el respaldo recibido de parte de nuestros concesionarios para poder tener la data de primera mano y llevar a cabo, por primera vez, un estudio tan abarcador de la industria automotriz en la isla, expresó Benítez.

Con los resultados del estudio, PRADA podrá tener un marco más claro sobre el sector, tales como los empleos directos, el nivel de salario de la industria, las aportaciones que hace la industria al estado tanto en el área contributiva como patente municipal y permisos, entre otros, añadió Benítez.

Resultados del estudio

Los 17 grupos de empresas de concesionarios que contestaron la encuesta representan la operación de 103 concesionarios de vehículos japoneses, americanos, coreanos y europeos.

Los participantes miembros de PRADA encuestados informaron ventas totales de $1.379 billones en el 2015, lo que representó aproximadamente el 40% del mercado, que según la Junta de Planificación, es de $3.453 billones.

Por otra parte, en términos de nuevas unidades vendidas, los participantes informaron ventas de 29,971 unidades nuevas en e l2015, que representaron aproximadamente el 37% del total de unidades vendidas.

Según Eduardo González-Green, socio de Aquino, DeCórdova, Alfaro & Co. LLP, hay un giro importante entre la venta de nuevas unidades y la venta de unidades usadas.

En el 2005, las ventas totales (incluyendo vehículos nuevos y usados) fue de $3.3 billones de acuerdo a la Junta de Planificación, con 140,400 nuevos vehículos vendidos.

Para el 2015, sin embargo, el total de nuevas unidades vendidas solamente fue de 81,357, mientras que la venta total fue de $3.45 billones.

eduardo-gonzalez-green

Eduardo González-Green expone el estudio (Suministrada)

“A pesa de la notable reducción en ventas de autos nuevos,, el total en ventas se mantuvo de forma similar, siendo este un indicativo de que la venta de unidades usadas está aumentando,” señaló González-Green.

La reducción en las ventas de unidades nuevas está a su vez afectando los recaudos de impuestos de Hacienda. Si el gobierno incentivara la industria, se traduciría en que Hacienda ganaría más dinero cobrando más impuestos, indicó González-Green.

“Lo que reclamamos es que el gobierno se convierta en nuestro aliado y no lo contrario,” añadió.

Ventas menores que en EE.UU.

Los datos obtenidos en el estudio señalan que un concesionario en los EEUU reporte ventas mayores que uno de Puerto Rico.

El ingreso neto de un concesionario de la isla, antes de impuestos, es inferior a los EE.UU. Los concesionarios en Puerto Rico reportaron una utilidad neta antes de impuestos de sólo el 0.95%, mientras que en EEUU fluctúa entre el 1.9% y el 2.2%.

Los concesionarios participantes indicaron en el estudio que entre los factores que más afectan sus operaciones se encuentran las nuevas leyes de impuestos; escasez de inventario para evitar tener que pagarle más dinero al Centro de Recaudaciones de Ingresos Municipales o CRIM; problemas de registración de vehículos y los aumentos en los costos generales.

Como parte del estudio, se presentó un escenario que representa el ingreso neto (después de impuestos) de un precio de venta. En un vehículo con un precio de $26,825, elk concesionario retiene ganancias netas aproximadas de $170.93, mientras que el gobierno y sus agencias cobran $4,389.30 o 16% del precio de venta.

“Esto es un indicativo importante, ya que refleja la realidad de nuestra industria, en la que el estado, con su abrumadora intervención, impuestos, reglamentos, licencias y permisos se lleva la mayor tajada con el 16% del precio de venta, y el concesionario que corre con todos los riesgos e inversión solo se lleva el 0.64% del precio de venta,” indicó González-Green.

Según González-Green, cuando se suman todas las aportaciones de los encuestados al gobierno en el año fiscal más reciente, se resalta la importancia de la industria para Puerto Rico—con inversión que sobrepasa los $500 millones, resultando ser el gobierno el mejor socio de la misma, señaló.

Otros datos de la encuesta reflejaron que el concesionario promedio en los EEUU emplea a 67 personas, mientras que en Puerto Rico el número es de 76—nueva personas más. El estudio también reveló que la compensación promedio de los empleados de concesionarios en Puerto Rico es de $39,000, mucho más alto que el salario mínimo federal, y con una nómina global de $86.3 millones.

“Este dato es nuevo y revelador, porque no existía un estudio que cuantificara la cantidad de empleos generados por concesionario y las bases salariales de los mismos,” indicó González-Green.

Según el estudio, se estima que la industria de autos en la isla genera entre 11 mil y 13 mil empleos directos.

“Son muchos y están muy bien identificados los escollos que tenemos que enfrentar día a día para sacar nuestro sector hacia delante y seguir aportando al País. Reclamamos de ahora en adelante la mano amiga del estado, que nos ayude a fortalecer la industria y seguir apostando a nuestra gente,” señaló Charlie Vaillant, vicepresidente de PRADA.

 

image_print

You must be logged in to post a comment Login