20 de Septiembre de 2020

Establecen nuevo Índice de Monitoreo para la COVID 19

Por el 11 de Septiembre de 2020

Con el anuncio el jueves de la nueva apertura económica en medio de la pandemia de la COVID-19, se anunció la creación de un nuevo modelo para tomar la temperatura de la enfermedad entre los puertorriqueños y así determinar las siguientes aperturas o cierres según sea necesario.

El modelo que se conoce en este momento como Índice de Monitoreo para la COVID-19 fue preparado por el Puerto Rico Public Health Trust, con el insumo de los modelos desarrollados por el Instituto de Salud Global de Harvard y el Departamento de Salud del Condado de San Diego, California. El Puerto Rico Public Health Trust (PRPHT) es un programa del Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico.

El Índice se compone – en este momento – de cuatro factores según explicó el doctor José F. Rodríguez Orengo, director del PRPHT.

El primer factor es la tasa de casos activos con la infección de la COVID-19. Este dato se obtiene sumando los casos positivos desde el día base hasta 13 días hacia atrás, esa suma se divide por la población de Puerto Rico y el resultado se divide or 100,000 para obtener la tasa de infección por cada 100,000 habitantes.

Si la tasa es menor de 10% se le da un índice de 0; si está entre 10% y 50% el índice es 1; si esta entre el 50% y 100% el índice es 2 y mayor a 100% el índice es 3.

El segundo factor es el rango de transmisión del virus o la cantidad de casos positivos en el periodo evaluado. Es decir cuántas personas se infectan de un caso identificado. Si ese rango es más de 1, la infección está en su apogeo, si es mayor a dos, es muy alto. En estos momentos en Puerto Rico el rango de infección está en 1.25 que quiere decir que de cada dos personas una se infecta.

El rango de transmisión se divide en menos de 1 con índice de 0; entre 1 y 1.25 el índice es 1; entre 1.25 y 1.50 el índice es 2; y mayor a 1.50 el índice es 3 y se llega al estado crítico.

El tercer factor es la disponibilidad de camas de intensivo. “Este es el canario en la mina”, dijo Rodríguez Orengo en referencia a que cuando este indicador comienza a bajar, demuestra que algo no anda bien y hay que comenzar a hacer ajustes, incluso si los otros tres factores están óptimos.

En este caso las camas de intensivo, cuando la disponibilidad es mayor al 40% se le otorga un índice de 0, cuando baja entre 30% a 39%, el índice es 1; cuando está entre 20% y 29% el índice es 2; y cuando baja a una disponibilidad de solo el 20% se llega al estado crítico con un índice de 3.

“Si este indicador llega a 20% se va a un lockdown aunque los demás indicadores estén en verde”, sentenció Rodríguez Orengo.

El último factor es el por ciento de positividad que se obtiene dividiendo los casos en un periodo dado por el número de pruebas realizadas en ese mismo intervalo de tiempo.

Si el por ciento es menor de 3% el índice es 0; si está entre 3% y 5% el índice es 1; si está entre 5% y 10% el índice es 2; y mayor de 10% el índice es 3.

Una vez se tiene el índice de cada indicador, se suman para obtener el estado de la pandemia en la isla. En el Índice el número mayor es 12, que es el estado crítico y se le otorga el color rojo y el menor es 0 con el color verde.

Durante los meses de junio a septiembre Puerto Rico ha fluctuado entre amarillo (índice 2-6) y naranja (índice 7 y 10).

Rodríguez Orengo detalló que el modelo se irá mejorando en la medida que mejore también la calidad de los datos que se recopilan y de la información científica que se va conociendo con los estudios sobre la COVID-19.

“Algo que nos ha enseñado este virus es que nada es estático”, sentenció.

Sostuvo además que para que el modelo funcione correctamente, se tienen que realizar buen rastreo de contactos y el número de pruebas indicado. En ese sentido dijo que en promedio en la isla se están realizado diariamente, en días laborables, más de 3,000 pruebas moleculares.

Aplicando el modelo a la experiencia de los pasados seis meses, Rodríguez Orengo explicó que Puerto Rico se mantuvo en un nivel verde durante el mes mayo, pero a partir de 7 de junio se cambia a amarillo. Las fechas coinciden con la apertura de la liberalización del toque de queda y la apertura de ciertos sectores económicos cerca del Día de las Madres.

De igual forma, luego de decretarse la tercera fase de apertura y con la celebración del 4 de julio se pasa al nivel naranja que provocó a su vez que se regresara a algunas restricciones.

Cerca del 25 de julio se baja al nivel amarillo pero vuelve a naranja para la semana del 2 de agosto coincidiendo con el pico de la campaña primarista. Desde el 23 de agosto y por las pasadas tres semanas, tras la imposición de nuevas restricciones el nivel se ha mantenido en color amarillo, razón por la cual, dijo, recomendaron la apertura limitada de ciertos sectores económicos.

“Todo va a depender de cómo nos comportemos. Nuestro comportamiento definirá cuánto duraremos en este nivel y si nos seguimos moviendo hacia el color verde que es la meta”, dijo el experto.

El modelo será discutido el lunes con los distintos componentes del gobierno y con representantes del sector privado para incluir qué sectores económicos pueden ir abriendo en la medida que se pase de un color a otro de la escala de riesgo.

image_print