25 de Mayo de 2019

Estudio revela restaurantes de comida rápida retienen más clientes puertorriqueños

Por el 5 de Octubre de 2018

Pese a que los puertorriqueños prefieren opciones saludables, los restaurantes de comida rápida son los que reciben más visitas y tienen mas retención de clientes, mientras que los consumidores que utilizan mayormente estos servicios son los de clase media e ingresos bajos.

Así lo sugieren los hallazgos de un estudio singular comisionado por la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore), denominado EAT (Estudio·Asore·Tendencias).

La Industria emplea sobre 60,000 personas de forma directa con una nómina de sobre $600 millones anuales, genera más de $4 billones en ventas al año y compra más de $500 millones en producto local.

Según Gadiel Lebrón, director ejecutivo de Asore, EAT “por primera vez se echa una mirada minuciosa al sector para conocer a profundidad las tendencias del mercado, además del comportamiento y motivaciones de los cientos de miles de ciudadanos que visitan los restaurantes del País a diario”.

José Salvatella, presidente de la Junta de Directores de la entidad añadió en declaraciones que “el estudio evaluó dónde se encuentra la industria actualmente, identifica los retos, realidades y circunstancias de los clientes. Esta información es especialmente importante en momentos en que Puerto Rico se encuentra en un proceso de transformación tras el paso de los huracanes Irma y María. Esta data es vital para nosotros, como industria, para delinear hacia dónde vamos”.

De acuerdo a José Alfonso, presidente de Research Office, entidad a la que se comisionó el estudio, “el 89% de los que visitan restaurantes son de clase media y baja, y visitan desde los restaurantes de servicio rápido (QSR, en inglés), hasta barras, chinchorros, casuales, familiares, etc. Se puede inducir de esto que son en su mayor parte trabajadores, padres y madres de familia, muchos padres o madres solteras, estudiantes y personas mayores”.

De acuerdo con Salvatella, esto confirma que el “consumir sus alimentos en restaurantes no constituye para ellos lujos superfluos, es una necesidad, son personas que trabajan y que necesitan flexibilidad para consumir sus alimentos”.

Entre otros descubrimientos reveladores del informe EAT, están que los ciudadanos buscan cada vez más tanto alternativas saludables en sus comidas como empresas que son socialmente responsables. Entre las primeras diez razones para la selección entre restaurantes similares, el 87% destacó que usen productos locales, el 85% que tengan alternativas saludables, el 83% que ayuden a la comunidad con medidas de recaudación de fondos y un 77% que cuenten con productos amigables con el ambiente.

Otro hallazgo es que impera el optimismo. El 33% de las personas encuestadas dicen sentir que el País va por buen camino, que las cosas están mejorando, y que su situación económica personal está mejorando, por lo que están más dispuestos a salir y consumir. Es la primera vez en más de una década que se expresa este sentir.

En lo que va de año, los restaurantes de servicio rápido gozan de mayores incidencias de visita, retención y adopción que cualquier otra categoría de restaurante (77% QSR vs. 38% de los restaurantes casuales). Esto es motivado principalmente por la percepción de menor costo.

El estudio revela que para atraer y retener clientes, estos restaurantes deben ser más agresivos con sus ofertas especiales, platos distintivos, ambiente limpio y seguro, y calidad de servicio.

De otra parte, más del 90% de los ciudadanos tienen acceso a dispositivos inteligentes y conectados, la industria debe invertir más en este recurso para robustecer su calidad de servicio, más allá de “postear” menú, fotos, e información de contacto.

El IVU sí importa. De implementarse la Reforma Contributiva y que los restaurantes cobren un IVU reducido, podría verse un aumento en el número de visitas a restaurantes y en gastos por visita, dice el studio.

Sobre la incidencia del IVU, el presidente de Asore, José Salvatella comentó que la Industria considera que se debe contemplar la eliminación del mismo.

“Eliminar el impuesto no impacta los recaudos del fisco de forma considerable, pero se lograría una mayor justicia social para las personas que son más vulnerables y que son, precisamente, las que usan más los restaurantes. Supondría, además, unos ingresos de $582.06 millones, lo que se traduce en crecimiento económico, lo que más necesita nuestro país”, indicó.

José Alfonso indicó que “basado en los hallazgos, podemos concluir que la industria de restaurantes en la isla está en un excelente momento pues los consumidores indican estar optimistas sobre el futuro y están dispuestos a aumentar las visitas a los restaurantes si se hacen cambios como: uso de la tecnología, ofertas, nuevos productos, servicio, IVU reducido y opciones más saludables en el menú”.

image_print

You must be logged in to post a comment Login