Expertos advierten sobre consecuencias ante el cambio poblacional en Puerto Rico

Por María Miranda Sierra

Un estudio realizado por el Centro de Estudios sobre Puerto Rico de Hunter College en Nueva York reveló drásticos cambios en la población en edad escolar, por lo que sugieren la creación de un plan maestro para satisfacer las nuevas necesidades de la realidad poblacional de la Isla

El estudio,
redactado por Jennifer Hinojosa, Edwin Meléndez y Kathya Serevino, presenta una
mirada a los datos poblaciones más recientes emitidos por la Oficina del Censo
de Estados Unidos, en donde se destaca que la población de Puerto Rico disminuyó
en un 4 por ciento desde 2017 o de 3.2 millones a 3.1 millones al 2018.

El sistema escolar – tanto público como privado
– según el informe, muestra una drástica caída en la población en edad
preescolar. Los informes llaman a la creación de un plan maestro para abordar
los cierres escolares que podrían minimizar el daño potencial a la educación
infantil e identificar las comunidades en las que se encuentran estas escuelas
.

El informe “la disminución de la población
y los cierres de escuelas en Puerto Rico” muestra un abrupto descenso en
la matrícula de los niños en edad escolar, junto con una disminución de la
población menor de 18 años de edad. El número de niños menores de 5 años en
Puerto Rico disminuyó un 42 por ciento entre los años 2006 al 2017, de 251.000
a 146.000. La población de niños en edad escolar (entre 5 y 19 años) disminuyó
un 30 por ciento, de 883.000 a 609.000, durante el mismo período. La matrícula
escolar disminuyó 44 por ciento, de 544.000 estudiantes de 2006 a 306.000
estudiantes al comienzo del año escolar de 2018.

“El hecho es que Puerto Rico está
experimentando profundos cambios demográficos que afectan negativamente su
economía y su desarrollo”, dijo el director del Centro de Estudios sobre
Puerto Rico, Edwin Meléndez.

“Como
consecuencia, es innegable que la capacidad del gobierno para prestar servicios
a las personas se verá afectada. La disminución de la población en edad de
trabajar puede dar lugar a desventajas económicas para la isla, incluida una
reducción de las asignaciones del gobierno dirigidas a los niños”.

Meléndez explicó además que demográficamente la
población de edad infantil y la población en edad para trabajar seguirán
disminuyendo, “mientras que los grupos de edad avanzada crecerán.

“Estas
tendencias vienen en medio de un éxodo de personas en categorías de edad
reproductiva o familias con niños, especialmente después de los huracanes Irma
y María, y como resultado de la baja tasa de natalidad. Todas estas tendencias
conducen a serias repercusiones sociales y económicas para la isla, que
continuará durante los próximos años, afirma el informe.

“Esta situación a la que nos referimos como
un ‘invierno demográfico en Puerto Rico’ exige una reevaluación urgente de las
necesidades sociales y económicas para llevar a cabo políticas públicas que atiendan
a todos los grupos de población de manera efectiva en previsión de los impactos
negativos que se pueden anticipar”, añadió Meléndez.

“Necesitamos
un enfoque más holístico y exhaustivo con el fin de responder adecuadamente a
estas tendencias y sus consecuencias. En otras palabras, recomendamos un plan
maestro que tenga en cuenta el cierre y la reutilización de las instalaciones
educativas existentes, y la construcción de otras nuevas, en el contexto de las
necesidades demográficas actuales, así como las dadas por proyecciones futuras,
en para satisfacer las necesidades cambiantes de la población. “

Según el informe, la población en declive ha
tenido una serie de impactos sociales y demográficos, como aumentar las tasas
de vacantes para las unidades de vivienda, reducir las tasas de crecimiento en
la población infantil y los cierres escolares en todo el island.

Algunas 265 escuelas públicas, o 24 por ciento
han cerrado, y 855 escuelas permanecieron abiertas en el año escolar 2018-2019
.

“El número total de escuelas operando ha
disminuido de 1.515 en su apogeo en 2006 a 855 en 2018”, dice el
informe.”La mayoría de los cierres escolares se produjeron desproporcionalmente
en áreas rurales (65 por ciento) en relación con las áreas urbanas (35 por
ciento)”.

Según el
Departamento de Educación de Puerto Rico, la cantidad de estudiantes
matriculados en escuelas públicas de pre-Kinder a 12º, durante el año escolar
académico 2018, se redujo en un 11 por ciento en comparación con el año escolar
académico 2017, con una inscripción total de 346.096 estudiantes. Sin embargo,
entre el 2006 y 2018, la matricula de estudiantes observó un cambio porcentual
de -44 por ciento, de 544.138 a 306.652 estudiantes.

Además, el informe concluye que debido a que la disminución
de la población afecta negativamente el desarrollo económico de Puerto Rico,
eso se traducirá en una capacidad menor del gobierno “para sostener los
servicios a la población”.  

“Estas tendencias poblacionales, a su vez, tienen
una repercusión social y económica inevitable que probablemente continuará en
los próximos años. El declive de la población en edad de trabajar puede
conducir a desventajas económicas y demográficas para Puerto Rico”, señala el
informe.

“El invierno
demográfico de Puerto Rico requiere una reevaluación de las necesidades
sociales y económicas con el fin de implementar políticas efectivas que
acomoden la estructura de la edad de la población de la isla y abordan posibles
impactos económicos negativos. “

Informe completo: https://centropr.Hunter.CUNY.edu/Research/Data-Center/Research-Briefs/Population-Decline-and-School-Closure-Puerto-Rico