21 de Septiembre de 2020

General boricua explica estrategia militar en torno a servicios de salud

Por el 5 de Octubre de 2017

En circunstancias normales, Puerto Rico cuenta con 69 hospitales. En la nueva realidad que experimenta el país tras el impacto del huracán María hace 15 días, la isla dispone  de 63 hospitales “funcionales”; 45 operan con generadores eléctricos y, de estos, seis requieren atención especial, y 24 ya tienen servicio de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

El “Dual Status Commander” (general de brigada y subalterno del general de tres estrellas Jeffrey Buchanan), José Reyes, definió “funcional” como el hospital que tiene sus salas quirúrgicas y puede atender las necesidades inmediatas de esos pacientes y darles un tratamiento operatorio y posoperatorio, pero que a lo mejor está corriendo con generador”.

En cuanto a los medicamentos y otras necesidades de las instituciones hospitalarias, Reyes dijo que había una necesidad de abrir los puertos aéreos y marítimos para “levantar” los contenedores. “Ya se han levantado sobre 900, ya se empieza a restablecer ese flujo de medicamentos, de artículos de primera necesidad”, aseveró. (Yoel Parrilla/CB)

Si pierde la planta eléctrica, deja de ser operacional, por lo que es preciso tener un plan de contingencia para enfrentar esa situación en caso de que se presente. Para eso ya se encuentra en costas boricuas el USNS Comfort, un barco hospital con cuatro salas quirúrgicas y capacidad para aproximadamente 1,000 pacientes.

Con el apoyo del Comfort, el Departamento de Salud estatal y federal están en una mejor posición para identificar cuáles son esos pacientes que tienen un estado crítico que requieren un cuidado más directo y pueden transportarlos al buque.

De otro lado, según Reyes, la prioridad de los militares es asegurar la distribución del diésel a las instituciones de salud y suplir artículos esenciales para sus operaciones. Para lograrlo, se estableció una línea de abastecimiento de diésel a los 69 hospitales y, con el apoyo de las unidades médicas de la Guardia Nacional de Puerto Rico, se asignaron “liason officers”, quienes trabajan mano a mano con los administradores de los hospitales.

[FOTOS] USNS Comfort: Auxilio federal a los servicios de salud en Puerto Rico

“Como hablan el mismo lenguaje médico, pueden atender las necesidades y canalizarlas a nuestro centro operacional. Las necesidades son como abastecimiento de diésel, medicinas y traslado de pacientes a hospitales médicos militares”, apuntó el general de origen boricua.

Además, en la zona sureste, por donde entró el ojo del huracán, las autoridades federales establecerán lo que se conoce como un “Combat Support Hospital” (CSH), hospitales móviles con dos salas quirúrgicas y 44 camas. La ventaja, añadió, es la flexibilidad que proveen ya que “una vez cubramos las necesidades de esa zona en Ceiba, Humacao y Naguabo, podemos relocalizarlas”.

El CSH abarca casi cinco cuerdas de terreno y para establecerlo se requirió la autorización del municipio de Humacao. Se espera que el CSH se instale a principios de la próxima semana. Al igual que el CSH de Humacao, se establecerá uno en Aguadilla. No se descarta ubicar el Comfort en Ceiba y eventualmente en el puerto de Ponce, “iremos moviéndolo según las prioridades y se evalúen las necesidades”, señaló.

Mientras tanto y como parte del plan de contingencia, diariamente personal de la milicia y de las autoridades estatales dan mantenimiento a las plantas eléctricas, típicamente preparadas para ser utilizadas por horas, no días, semanas o meses.

En cuanto a los medicamentos y otras necesidades de las instituciones hospitalarias, Reyes dijo que había una necesidad de abrir los puertos aéreos y marítimos para “levantar” los contenedores. “Ya se han levantado sobre 900, ya se empieza a restablecer ese flujo de medicamentos, de artículos de primera necesidad”, aseveró.

Gobernador se aferra a asistencia federal para atender la crisis

Plan de contingencia

Tanto las fuerzas del Departamento de la Defensa, que incluyen al Ejército activo y la Guardia Nacional junto con el Departamento de Salud de Puerto Rico y el Departamento de Salud federal, están haciendo una evaluación para establecer el plan de contingencia.

Reyes expresó que el plan de contingencia inmediato era allegar a la isla el buque “que nos da esa capacidad para atacar esas necesidades, posibles infecciones que pueden surgir a raíz de los estragos del huracán. Ellos están en ese proceso de establecer esos planes de contingencia y cuáles son las necesidades médicas; ellos, que son los expertos en la materia, las establecen, nosotros las acatamos”, expuso.

Asimismo, ese grupo de trabajo será responsable de identificar cuáles son los posibles riesgos de salud después del huracán y cómo aislarlos. Aseguró que hasta ahora no se ha identificado ningún tipo de brote, aunque hay unos típicos que se pueden dar, como conjuntivitis.

image_print

You must be logged in to post a comment Login