2 de Abril de 2020

Gobierno acelera “renuncias voluntarias incentivadas” en el BGF

Por el 15 de Mayo de 2017

Con la certificación de su plan fiscal y el recién anunciado acuerdo de reestructuración del Banco Gubernamental de Fomento (BGF), la institución busca acelerar la reducción de su plantilla -compuesta por alrededor de 180 empleados- principalmente bajo un programa de “renuncias voluntarias incentivadas”.

De hecho, durante el día de hoy y horas después de anunciar el acuerdo preliminar con un grupo de acreedores del BGF, el presidente de la entidad, Christian Sobrino, envió una carta a los empleados del banco advirtiéndoles que tienen hasta el 15 de junio para decidir si renuncian voluntariamente y reciben un incentivo económico que dependerá de sus años de trabajo en la institución.

“Aún cuando cada empleado tiene el derecho de tomar la decisión que le sea más conveniente en su carácter individual y para su familia, el plan de renuncias voluntarias incentivadas, así como el plan de movilidad entre agencias del gobierno (Empleador Único), son mecanismos disponibles que todos los empleados, a la luz de la evolución de los acontecimientos recientes, deben considerar”, lee la misiva en poder de CB en Español.

Temprano en el día, durante el anuncio del acuerdo en apoyo de reestructuración (RSA, en inglés), Sobrino indicó a este medio que el BGF retendrá poco más de una quincena de empleados -o alrededor de un 10% de su plantilla actual- para realizar mayormente la gestión de cobro de los préstamos que otorgó el banco a municipios y otras entidades públicas y privadas.

Gobierno anuncia acuerdo de reestructuración para el BGF

A preguntas de la prensa durante el anuncio de hoy, el también asesor de desarrollo económico del gobernador Ricardo Rosselló explicó que “hay otro grupo de empleados que se le proveyó la opción de participar de un programa de separación voluntaria incentivada donde, si no desean permanecer en el servicio público, se le provee un incentivo para asistir en la transición de empleo”.

En cuanto al mecanismo del empleador único, Sobrino dijo que el BGF sostiene discusiones con distintas agencias del gobierno que han mostrado interés en recibir a empleados del banco, tales como el Departamento de Hacienda y el Banco de Desarrollo Económico, entre otras entidades.

No obstante, fuentes consultadas por CB en Español apuntaron a la dificultad que tendrán algunos empleados del BGF en encontrar posiciones similares en otras entidades gubernamentales, debido al expertise y preparación académica de ellos. Añadieron que esto abriría la puerta a que mediante el uso del empleador único, estos empleados se vean obligados a aceptar otro tipo de labores y salarios menores, de querer permanecer en el gobierno.

Es por esto que una cantidad significativa de los empleados del BGF ya han mostrado interés en acogerse al programa de “renuncias voluntarias incentivadas”, ante la incertidumbre que genera el mecanismo del empleador único, según fuentes.

El plan que certificó la junta de control fiscal para el BGF establece que dentro de los próximos dos a tres años la institución deberá cesar gran parte de sus operaciones. El banco se limitaría al cobro de los préstamos que ha otorgado la entidad y que aún están pendientes de pago.

Sin embargo, el recién anunciado RSA contempla que el banco estará ejerciendo la gestión de cobro de manera temporera, ya que eventualmente se contratará a un tercero para que realice la función. El documento no especifica hasta cuándo el BGF ejercerá la gestión de cobro.

image_print

You must be logged in to post a comment Login