Gobierno de Pierluisi escuchará reclamos sobre Navy Frontier

Los navieros y pilotos que operan desde muelle de Navy Frontier en Puerta de Tierra podrán presentar sus preocupaciones al nuevo gobierno del gobernador electo Pedro Pierluisi, pero no deben esperar que les permitan quedarse en el mismo lugar que ahora ocupan en dicho muelle.

Así lo anticipó Noelia García, secretaria de la Gobernación que entra en funciones el próximo 2 de enero, pero quien hoy dirige la Autoridad del Centro de Convenciones, dueña de los terrenos donde ubica el Navy Frontier.

“Puedo entender las preocupaciones y las vamos a atender, pero no podemos cancelar un contrato ya firmado”, manifestó García en entrevista con Caribbean Business.

La Cámara de Representantes aprobó la pasada semana un informe relacionado a la Resolución de la Cámara 1523 sobre el uso del muelle Navy Frontier, en el que se establece la aspiración de que el muelle de usos múltiples se continúe utilizando como un muelle activo y de servicios y no se le dé paso a un uso comercial.

El contrato, firmado con la empresa BU Harbor busca desarrollar un complejo de viviendas y comercios que se conocería como Bay Harbor Village. El complejo que sería parte del desarrollo del Distrito de Convenciones incluiría además un hotel y una marina para yates.

BU Harbor Partners es una empresa hermana de Interlink, desarrolladora de proyectos de usos mixtos y hoteles de lujo como el Sheraton del Centro de Convenciones y el St Regis Bahía Beach Resort en Río Grande.

García indicó que la Autoridad de los Puertos ya estableció dos puertos públicos al otro lado de la bahía de San Juan (en Puerto Nuevo) donde esperan establecer la operación de las empresas que hoy ubican en el Navy Frontier.

“No podemos desvestir un santo para vestir otro, nos vamos a sentar todos a la mesa para atender las preocupaciones (de los navieros)”, dijo García al insistir que “eso no quiere decir que se van a quedar en el mismo lugar”.

“La cara de Puerto Rico a los turistas no puede ser la ruina”, setenció.

Y es que el desarrollo de Navy Frontier es parte de los planes para reconstruir toda la zona de muelles de cruceros que corre desde el Viejo San Juan hasta el Centro de Convenciones en Puerta de Tierra- Miramar.

Hoy, el Navy Frontier opera como muelle adicional para cruceros, además trabaja la empresa Harbor Bunkering para el despacho de combustible a embarcaciones, también ubican los pilotos que dan servicio a los barcos que entran a la bahía y una empresa de transbordo de vehículos.

García destacó que el desarrollo propuesto por BU Harbor Partners impactará positivamente para ampliar la oferta de Puerto Rico al turista que busca una mejor experiencia.

Afirmó que el gasto promedio actual de un turista que llega a Puerto Rico en crucero se estima en $90, cifra que es mucho menor a lo que se gasta en otros destinos del Caribe.

“Nosotros tenemos que proveer una mejor experiencia y aspirar a un turista con mayor poder adquisitivo para que el impacto económico de esa industria en nuestra economía sea mayor”, señaló.

No obstante, García reconoció la importancia de las operaciones de las empresas que hoy operan en el Navy Frontier, por lo que dijo buscarán atender sus necesidades en el nuevo espacio que le ofrecerán para ubicarse.