12 de Agosto de 2022

Gobierno de Puerto Rico busca reanudar conversaciones con acreedores

Por el 10 de Agosto de 2016

SAN JUAN – Tras la aprobación de Promesa y a raíz del impago de Puerto Rico el 1 de julio, los acreedores de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) siguen discutiendo opciones de reestructuración de deuda con el gobierno local, según indicaron al menos dos fuentes a Caribbean Business.

Sin embargo, dos bandos de Cofina —las personas mayores y los subordinados— siguen siendo los únicos grupos principales de acreedores que han continuado sosteniendo discusiones de reestructuración con la administración del gobernador Alejandro García Padilla.

Según el informe preliminar, tras recibir un llamado de alerta al 9-1-1, las unidades hallaron en el lugar el cuerpo de un hombre que no ha sido identificado y que se privó de la vida utilizando un arma. (iStock)

(iStock)

El gobernador dijo el martes que le había ordenado a su equipo fiscal y a sus asesores de reestructuración que establecieran “negociaciones de buena fe con los acreedores” con el fin de tener acceso a los mecanismos de reestructura de la Ley para la Supervisión, Gerencia y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa por sus siglas en inglés).

Tras la aprobación de la ley federal y el impago de cerca de $800 millones de la deuda de bonos de obligación general (GO por sus siglas en inglés) el 1 de julio, las conversaciones de reestructuración con la mayoría de los grupos de acreedores pararon en seco.

Por ejemplo, Ad Hoc Group of GO Bondholders, el grupo ad hoc de tenedores de bonos de obligación general —que comprende principalmente los fondos de cobertura— no está dispuesto a sentarse a la mesa de negociación hasta que se establezca la junta de control fiscal, dijo una fuente a este periódico.

“Están molestos porque la recuperación de fondos ya desembolsados no fue utilizada para pagar los GO el 1 de julio”, dijo una fuente del gobierno refiriéndose a los cerca de $270 millones depositados en cuentas en el Banco de Desarrollo Gubernamental y el Banco Popular que aún no tienen uso asignado, según dijeron los funcionarios.

“Al decidir lo que pueda ser un negocio bueno y aceptable para Puerto Rico, con la ayuda de las agencias federales, estaremos considerando los efectos de la continua erosión de nuestra base contributiva a causa de la severa emigración”, dijo García Padilla durante una teleconferencia desde el centro docente City University of New York.

De este modo, los servicios públicos que disfrutan los puertorriqueños en los Estados Unidos continentales serían el punto de referencia para las inversiones solicitadas por el gobierno local con el fin de mejorar la calidad de vida de los residentes de Puerto Rico, señaló el gobernador. “Que no quede duda. No vamos a llegar a un acuerdo que sea malo para el pueblo de Puerto Rico”, indicó García Padilla.

COFINAing

En cuanto a COFINA, fuentes dijeron que tanto las personas mayores como los subordinados han estado acercándose cada vez más a sus propuestas, que los han mantenido en desacuerdo hasta la fecha. Esto ha mejorado la probabilidad de llegar a un acuerdo de reestructuración de deuda antes de que la junta de control fiscal federal designada entre en funciones.

Aunque existen temores de que su porción comprometida de los impuestos sobre las ventas en la isla sea recuperada o quede bajo el poder del gobierno, la administración de García Padilla aún no se ha inclinado en esa dirección y ha mostrado pocas señales de hacerlo. Los acreedores de COFINA han continuado recibiendo sus pagos de la deuda a su vencimiento y el pago más reciente fue de $276 millones el 1 de agosto.

“Si pudieran [recuperar el flujo de ingresos de Cofina], ya lo habrían hecho”, dijo a Caribbean Business una fuente con conocimiento de la materia. “Han habido algunos contactos iniciales y las personas mayores de Cofina siguen interesadas en continuar con las negociaciones”.

Sin embargo, entre los acreedores de Cofina existe la percepción de que el gobierno se está resistiendo, dijo la fuente. “No tienes que esperar por Promesa; tienes personas dispuestas a negociar ahora”, señaló y agregó que las personas mayores de Cofina estarían dispuestas a extender los pagos por un período más largo durante un año fiscal, lo que le proporcionaría dinero extra durante los primeros meses del año al gobierno local.

Conversaciones detenidas en el BGF

Mientras tanto, en el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) las negociaciones de reestructuración de deuda quedaron suspendidas desde que algunos fondos de cobertura que son dueños de parte de la deuda del banco demandaron a la atribulada institución a principios de este verano.

“El gobierno de Puerto Rico decidió no continuar con estas conversaciones porque una de las condiciones era, precisamente, no demandar”, dijo una fuente del gobierno.

Por otra parte, el BGF no cumplió con el pago de $28 de millones en intereses que vencía 1 de agosto, dificultando un acuerdo establecido hace más de tres meses con un grupo de cooperativas de crédito locales que ayudó a aliviar las inminentes obligaciones del servicio de la deuda del banco. Cuando llegó a ese acuerdo, el BGF explicó que intentaría seguir haciendo los pagos de intereses a pesar de las restricciones impuestas por el gobernador en cuanto a los desembolsos de efectivo del banco.

Aunque el presupuesto del gobierno para el año fiscal 2017 destina fondos para mejorar la liquidez del banco, Hacienda aún tiene que desembolsarle esos fondos al BGF en medio de un flujo de efectivo limitado.

Cuando Caribbean Business preguntó el martes si los fondos presupuestados, incluyendo aquellos para el BGF, están siendo desembolsados, el secretario de Hacienda, Juan Zaragoza dijo que sí, pero de forma limitada. “Se prorratearían mensualmente. En julio no pagamos nada… empezamos en agosto”, dijo.

Philipe Schoene Roura, editor ejecutivo de Caribbean Business, contribuyó en este reportaje.

image_print

You must be logged in to post a comment Login