1

Gobierno debe promulgar guías a laboratorios para masificar la realización de pruebas

Los laboratorios privados del país podrían estar realizando
de manera inmediata la llamada prueba rápida que el gobierno de Puerto Rico
anunció que comenzará a poner a disposición de las regiones de salud en los próximos
día, si el Departamento de Salud emite las guías correspondientes y requiera a
las aseguradoras establecer el código correspondiente para su facturación.

Así lo indicó el vicepresidente de la Asociación de Laboratorios
Clínicos, Alexis Amador, quien afirmó que desde que el gobierno de Estados
Unidos autorizó el uso de dicha prueba el 16 de marzo, varios laboratorios
locales comenzaron a moverse y algunos las tienen ya disponibles.

“Estas pruebas rápidas estaban en el ‘gate’ esperando para traerlas.
Yo conozco hoy un laboratorio que las tiene primero que el gobierno. Pero si
hoy, el gobierno le dice a los laboratorios estas son las guías y a los planes
médicos, establezcan los códigos para facturarlas a una tarifa razonable – de $40
0 $45 , mañana comenzaríamos a ver progreso”, afirmó.

El tema de la disponibilidad de pruebas se ha convertido en un problema enorme en la lucha contra la propagación del COVID-19 debido a la alta demanda del material para realizarlas y analizarlas.

El gobierno esperaba hoy la llegada de 1500 pruebas rápidas y otras 200,000 para la próxima semana.

Esta semana uno de los portavoces del ‘task force’ del
gobierno, el epidemiólogo Juan Carlos Reyes, destacó que el plan de vigilancia
contra el COVID-19 se fundamenta dos puntos principales: cernimiento (a través
de las pruebas) y seguimiento a los contactos de los afectados por el virus.

Sin embargo, el gobierno ha insistido en mantener el control
de las pruebas que llegan a la isla, evitando la evaluación masiva de la población.

La propia Organización Mundial de la Salud ha insistido en
que parte importante de esta batalla es “pruebas, pruebas, pruebas”.

La prueba rápida se conoce en el mundo científico como Cepheid Xpert Xpress
SRE-CoV-2 .

El pasado 21 de marzo la Agencia Federal de Drogas y Alimentos (FDA) emitió una autorización de emergencia para el uso de la prueba  Cepheid Xpert Xpress SRE-CoV-2 de alta y moderada complejidad para laboratorios certificados por CLIA y para ciertos lugares de atención a pacientes.

La agencia informó entonces que la compañía que las produce tenía la
intención tener las pruebas disponibles antes del 30 de marzo. Sin
embargo, la prueba ya la producen varias compañías con las que varios
laboratorios de la isla han contactado para adquirirlas.

La prueba rápida consiste en un kit para analizar una
pequeña muestra de sangre de una persona para conocer si ha desarrollado
anticuerpos al COVID-19 lo que indica que estuvo expuesta al virus.  

Esta prueba se divide en dos tipos, explicó Amador, la
primera detecta la presencia de anticuerpos en la etapa inicial (4 días después
de estar expuesto) y una segunda que detecta los anticuerpos desarrollados después
del día 9 o 14.

“Casi todos los suplidores privados del país tienen contactos
en diferentes lugares para traer estas pruebas aquí. Algunos tienen preventa. En
las próximas dos semanas sin contar las del gobierno deben haber sobre 100 mil
pruebas en toda la isla”, dijo Amador.

La prueba molecular

La prueba que actualmente se realiza actualmente por el Laboratorio
del Departamento de Salud, es la llamada prueba molecular PCR (polymerase
chain reaction). Esta, aunque más efectiva, es complicada de analizar.

En enero pasado, luego de conocerse sobre la epidemia del
COVID-19 en Wuhan, China, cientificos alemanes separaron tres genes del virus
para desarrollar una prueba que pudiera detectarlo. La base de ese estudio permitió
a la OMS desarrollar una prueba que hizo disponible a la mayoría de los países
del mundo.

En Estados
Unidos, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) determinó no utilizar
esa prueba de la OMS y crear una propia que proporcionara resultados más confiables, utilizando
tres genes diferentes a los de prueba alemana.

Amador explica que la prueba del PCR la comenzó
a producir en Estados Unidos la farmacéutica Roche y en Puerto Rico los únicos
con equipo para analizarla es el Laboratorio de Salud Pública y Laboratorios
Toledo. “La prueba toma
entre 4 a 6 horas analizarla después de haber comenzado a procesar la muestra”,
dijo Amador.

Otro de
los laboratorios que analizan la prueba, pero en Estados Unidos, es el laboratorio
Quest Diagnostic. Dichas muestras toman cerca de seis días en llegar los resultados
desde que se toma la muestra hasta que llega el resultado.

“Pero ya se está trabajando con nuevas metodologías que
deben tomar menos tiempo pero falta que los reactivos (el material para
analizar la muestra) comiencen a llegar”, apunto.

Parte del problema de disponibilidad es que la empresa que
produce los kits y los reactivos también le suple a los demás estados de Estados
Unidos, muchos de los cuales tienen una incidencia del virus casí tan alta como
la que se evidenció en China, Italia y España.

El costo de la prueba en Estados Unidos es de $51 en LabCorp
y $75 en Quest Diagnostic, empresa que es quien suple las pruebas que compró el
Municipio de San Juan.

“Ellos compran los reactivos en cantidades industriales
porque la demanda que tienen y su capacidad”, dijo Amador.

En Puerto Rico las pruebas PCR pueden analizarse en
Laboratorios Toledo pero su costo es de entre $100 a $140.

Amador afirmó que los laboratorios privados en Puerto Rico
podrían tomar las muestras si si les proveen el material y el equipo de seguridad
necesario para evitar la contaminación de los técnicos del laboratorio.

Explicó en aquellos laboratorios que tienen el material para
realizar la prueba, si la envían al Laboratorio de Salud para analizarla, “no
tienen manera de cobrarla”. “Y más que el costo de las horas hombre de los técnicos
o de las batas y otro material, es el riesgo de exposición de nuestro personal”.
Amador dijo que le plantearon al gobierno la disponibilidad de los laboratorios
de comunidad para realizar las pruebas si les proveían el equipo de seguridad,
pero no han recibido respuesta.

“En este momento, todas las pruebas que se están haciendo
las están haciendo en los hospitales o quizás algún municipio. Que yo sepa no
hay ningun laboratorio privado que haya recibido material de parte del gobierno”,
sentenció.