21 de Julio de 2019

Inicia proceso legal por impericia contra ginecólogo obstetra de Rhaiza Vélez

Por el 22 de Diciembre de 2016

El proceso legal por impericia médica contra el ginecólogo obstetra que atendió a la abogada Rhaiza Vélez Plumey – una joven madre puertorriqueña que falleció el año pasado a causa de cáncer cervical y cuya historia generó gran atención mediática– inició ayer en la sala 802 de la jueza Sonia Santana Sepúlveda en el Tribunal de San Juan.

La demanda contra el doctor Ángel Fraguada Reyes y su esposa, María Mont, fue presentada el pasado 27 de abril y enmendada el 10 de junio, según explicó a Caribbean BusinessJuan Carlos Cruz, viudo de Vélez Plumey y padre de tres niños.

La misma reclama la suma de $12 millones por daños y perjuicios.

“Ella decía que ‘parte de yo hacerme escuchar y de que esto no siga pasando como me pasó a mí, es que haya consecuencias’”, insisitó Juan Carlos Cruz. (Suministrada)

“Ella decía que ‘parte de yo hacerme escuchar y de que esto no siga pasando como me pasó a mí, es que haya consecuencias’”, insistió Juan Carlos Cruz. (Suministrada)

“El caso trata sucintamente de que este médico debió haber diagnosticado el cáncer en una etapa bien temprana, lo que hubiese logrado salvarle la vida a Rhaiza. Nuestro perito establece que él [Fraguada Reyes] tuvo toda la sintomatología y todos los elementos para haber podido diagnosticar la condición de peligrosidad con suficiente tiempo”, aseguró el licenciado Roberto Sueiro del Valle, quien lleva el caso junto a la licenciada Liliam Rodríguez Ivarz.

Durante la vista de ayer se realizaron varios trámites tales como calendarizar el descubrimiento de prueba y entregar el informe pericial inicial ya que, según Sueiro del Valle, aún faltan algunos archivos médicos por presentar. Lo próximo será que la parte demandada presente su prueba pericial y tome deposiciones a los involucrados.

“En estos momentos no existe fecha de conferencia con antelación a juicio o [fecha] de juicio. En mayo habrá una vista de seguimiento”, agregó.

Por su parte, Cruz detalló que sus abogados contrataron los servicios del ginecólogo oncólogo y perito Samuel Lifshitz para hacer un análisis del récord médico de Vélez Plumey. Según la demanda -que también incluye el Ob Gyn Center of Puerto Rico, lugar de trabajo de Fraguada- del récord médico se desprende que el manejo que hizo el doctor “rompió la cadena de discernimiento de cáncer que hubiese permitido la prevención o detección temprana de la enfermedad”.

Rhaiza Vélez preparó su propio caso

“Cuando la cosa empezó a empeorar, Rhaiza siempre preguntaba ‘cómo llegamos hasta aquí’. Uno de sus médicos comenzó a decir que aquí hubo ‘malpractice’. Entonces, a Rhaiza eso fue creándole la molestia y el coraje, y ella misma contactó abogados y ella misma me dijo ‘voy a demandar’. Ella se llegó a reunir con abogados, la entrevistaron varios, ella se sentó y escribió los hechos y la relación de hechos y me la envió. Y ella me dijo que sí, que demandara”, narró el viudo sobre las gestiones que realizó su esposa apenas dos meses antes de morir el 23 de enero de 2015.

“Ella decía que ‘parte de yo hacerme escuchar y de que esto no siga pasando como me pasó a mí, es que haya consecuencias’”, insistió Cruz.

Y es que Vélez Plumey falleció en su hogar luego de someterse durante ocho meses a procedimientos quirúrgicos, radioterapia y quimioterapia para tratar un cáncer cervical con metástasis al hígado y pulmón.

El cáncer en el útero de la abogada de 32 años surgió a raíz de una condición de transmisión sexual llamada virus del papiloma humano (VPH). Cuando se detecta a tiempo, el virus puede ser controlado sin consecuencias mayores. No obstante, en el caso de Vélez Plumey, a pesar de que una prueba de Papanicolaou arrojó resultados positivos en el 2011, el Dr. Fraguada presuntamente no ordenó el seguimiento indicado.

Tres años más tarde, el 6 de mayo de 2014, le detectaron un tumor vaginal y el 29 de mayo se le diagnosticó cáncer cervical con metástasis.

“Para mí el tiempo no pasa. Cada vez que me ha tocado hablar del tema, es como si hubiese acabado de ocurrir. Es bien duro… No estoy preparado ahora y no lo estaré en el futuro, pero estoy dispuesto a enfrentarlo. Uno trata de seguir caminando y tratar, de alguna manera, superarlo. Pero eso es casi imposible, es muy difícil. Y los nenes, aunque están mucho mejor, en el caso de Juan Carlitos [el hijo mayor] él la recuerda todo el tiempo, no se puede parecer más a ella, recuerda conversaciones que tuvo con ella…”, lamentó Cruz quien, con el apoyo de su familia, se encarga de criar a sus tres varones: Juan Carlos, de seis años; Ignacio, de cuatro; y Mauricio, de tres.

“La intención es que la gente lo recuerde [el caso], que se pruebe que hubo ‘malpractice’ y que la gente entienda que tiene que velar por su salud y sus derechos. Esto no puede pasar desapercibido”, indicó el viudo al tiempo que aseguró estar dispuesto a enfrentar un proceso largo, incluso de años, en los tribunales

image_print

You must be logged in to post a comment Login