22 de Abril de 2021

Inovio avanza con pruebas de vacuna contra el zika en Puerto Rico

Por el 27 de Octubre de 2016

SAN JUAN — Cuando se supo la noticia a finales de agosto que Inovio Pharmaceuticals, una compañía de biotecnología con sede en Pensilvania, iba a lanzar una prueba clínica de una vacuna contra el virus del zika con la participación de 160 voluntarios en Puerto Rico, la misma generó mucha atención.

No obstante, la población de la isla quizás no conoce la verdadera importancia de dicha iniciativa. Resulta que la prueba clínica en Puerto Rico marca el tercer esfuerzo relacionado con la prevención del zika en todo el mundo, y es el más grande en términos del número de voluntarios, según comentó el principal oficial ejecutivo de Inovio, Joseph Kim, en una entrevista exclusiva a Caribbean Business.

GUANGZHOU, CHINA - JUNE 21: Adult female mosquitos are seen uder a microscope at the Sun Yat-Sen University-Michigan University Joint Center of Vector Control for Tropical Disease on June 21, 2016 in Guangzhou, China. Considered the world's largest mosquito factory, the laboratory raises millions of male mosquitos for research that could prove key to the race to prevent the spread of Zika virus. The lab's mosquitos are infected with a strain of Wolbachia pipientis, a common bacterium shown to inhibit Zika and related viruses including dengue fever. Researchers release the infected mosquitos at nearby Shazai island to mate with wild females who then inherit the Wolbachia bacterium which prevents the proper fertilization of her eggs. The results so far are hopeful: After a year of research and field trials on the island, the lab claims there is 99% suppression of the population of Aedes albopictus or Asia tiger mosquito, the type known to carry Zika virus. Researchers believe if their method proves successful, it could be applied on a wider scale to eradicate virus-carrying mosquitos in Zika-affected areas around the world. The project is an international non-profit collaboration lead by Professor Xi Zhiyong, director of the Sun Yat-Sen University-Michigan University Joint Center of Vector Control for Tropical Disease with support from various levels of China's government and other organizations. (Photo by Kevin Frayer/Getty Images)

“Queremos ver la efectividad de la vacuna lo más rápidamente posible con una muestra lo suficientemente grande. Tomando eso en consideración, así fue que llegamos a 160 [voluntarios]”. (Kevin Frayer/Getty Images)

“Sobre la prueba clínica en Puerto Rico, la misma es particularmente importante en la búsqueda de una vacuna eficaz debido a la exposición prevalente al virus en la isla”, añadió.

Lee también: Rullán: “Lo peor aún está por venir en cuanto a zika en Puerto Rico”

Inovio también está realizando una prueba clínica mucho más pequeña que comprende alrededor de 40 voluntarios en todo el continente de los Estados Unidos y Canadá, específicamente Miami, Filadelfia y la ciudad de Quebec.

Una tercera prueba, realizada por el Centro de Investigación de Vacunas, el cual es parte del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, se está llevando a cabo en tres centros de estudio en los EE.UU., incluyendo el Centro Clínico de los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda, Maryland, con 80 voluntarios.

La vacuna está siendo desarrollada con GeneOne Life Science Inc., con sede en Corea del Sur, y académicos de Estados Unidos y Canadá, quienes también están trabajando en el desarrollo de vacunas contra MERS (Síndrome Respiratorio del Oriente Medio por sus siglas en inglés) y ébola.

Lee también: Proponen combatir el zika con producto hecho en Puerto Rico

Cuando se trata del actual brote del virus zika en el hemisferio occidental, Puerto Rico se ha convertido en un punto focal. La preocupación por el virus, especialmente su vinculación con condiciones cerebrales en los recién nacidos, ha capturado los titulares de los medios y ha impactado el bienestar de los residentes, así como el sector turístico del territorio norteamericano.

Los últimos informes del Departamento de Salud local subrayan aún más la gravedad del problema del zika en la isla, con más de 24,000 casos confirmados desde que la agencia comenzó a monitorear el virus hace unos ocho meses. De estos, más de 120 son mujeres embarazadas, mientras que los casos de síndrome de Guillain-Barré, que se ha vinculado también con el virus zika, son alrededor de 50.

Por otra parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) esperan que más del 25% de los residentes en la isla hayan contraído el zika para finales de año.

Varias medidas se han llevado a cabo en Puerto Rico y otros países para detener el contagio—incluyendo detener la propagación del mosquito Aedes aegypti, el cual actúa como el portador principal del virus—pero tal vez los esfuerzos más importantes se están concentrando en el desarrollo de una vacuna capaz de brindar inmunidad contra el zika para un gran segmento de la población.

El reclutamiento de voluntarios para la prueba clínica de Inovio ha seguido su curso en la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), explicó Kim. Los voluntarios recibirán un pequeño estipendio para participar.

Lee también: Nuevos impactos comunitarios en lucha contra el zika

De los 160 voluntarios, 80 recibirían la vacuna de ADN que, según la compañía, no trae consigo los riesgos asociados con las vacunas convencionales. Los 80 voluntarios restantes recibirán un placebo.

“No utilizamos cualquier tipo de virus, vivo o muerto”, explicó Kim. “Debido a que usamos fragmentos de ADN en vez de todo el virus, está diseñado para ser mucho más seguro”. Los voluntarios recibirán la vacuna o el placebo a través de un dispositivo de administración intradérmica de ADN patentada llamada CELLECTRA-3P.

Las pruebas clínicas—que están catalogadas como Fase 1, la primera fase llevada a cabo en voluntarios humanos—estudiarán principalmente las respuestas inmunológicas de los voluntarios, apuntó Kim.

“Debido a que el zika es más frecuente en las zonas donde la gente ha sido expuesta al dengue, estamos buscando específicamente aquellas personas que hayan tenido una exposición previa al dengue, y en Puerto Rico eso significa una mayor parte de la población”, agregó.

Las pruebas están programadas para durar alrededor de un año, dijo Kim, quien agregó que la gran muestra de voluntarios en la isla se debe al hecho de que hay una infección real en ese momento en la isla.

“Queremos ver la efectividad de la vacuna lo más rápidamente posible con una muestra lo suficientemente grande. Tomando eso en consideración, así fue que llegamos a 160 [voluntarios]”.

Lee también: Multimillonario impacto del zika en el turismo de Puerto Rico

Cuando se le preguntó si las pruebas contarán con la participación de mujeres embarazadas, una de las poblaciones que se encuentra en mayor riesgo de sufrir complicaciones relacionadas al zika, Kim respondió que, por el contrario, “estamos excluyendo a las mujeres embarazadas sólo porque se trata de un ensayo exploratorio. Necesitamos voluntarios sanos, específicamente adultos de 18 a 55 años de edad”.

Entre la comunidad médica y científica, han surgido preocupaciones con respecto a un fenómeno de potenciación inmunitaria o ADE (del inglés antibody dependent enhancement), el cual puede ocurrir principalmente en pacientes que han sido previamente infectados con dengue. El ADE puede causar que una segunda exposición al dengue prácticamente “engañe” al sistema inmunológico, haciendo que la infección empeore para el paciente. Debido a que el zika, como el dengue, son tipos similares de virus, existe la preocupación de que una vacuna contra el zika podría provocar una respuesta similar en los pacientes.

“El tema de ADE es una preocupación científica y, sin duda, médica en cuanto a la enfermedad del dengue”, señaló Kim. “Sobre si es un fenómeno que podría ocurrir en cuanto al zika o no, esa información todavía se está recogiendo. Hay muchas teorías sobre eso porque estamos hablando del mismo tipo de flavivirus, así que hay que recoger muchos datos adicionales en ese sentido y este estudio puede ayudar directamente a contestar esas preguntas”.

Lee también: Cuestionan millonaria asignación de fondos de los CDC al Fideicomiso de Ciencias y Tecnología

Kim también descartó la posibilidad de complicaciones relacionadas con el síndrome de Guillain-Barré. “No creo [que] sea un factor, ya que nuestra vacuna no contiene un virus activo como tal, sino que sólo utiliza parte de su ADN”, dijo. “El potencial de Guillain-Barré será mucho menor que con vacunas tradicionales”.

Además de las pruebas mencionadas anteriormente, la empresa también se encuentra en una prueba de Fase 3 a nivel mundial para el tratamiento de enfermedades cervicales, y el cual utiliza muchas de las mismas tecnologías, señaló Kim.

“Hemos demostrado que podemos generar el nivel más alto de respuestas inmunes”, dijo. “Debido a que es más seguro y mucho más fácil de diseñar, por eso hemos sido los primeros en desarrollar una vacuna a nivel clínico, y el zika acaba de brindar una oportunidad para que todo el mundo comience en la misma línea de partida, y las vacunas de ADN han sido los primeros en obtener un dato positivo a partir de estas pruebas”.

image_print

You must be logged in to post a comment Login