15 de Diciembre de 2019

Investigador de la deuda: Revivir incentivos de la Sección 936 no mejorará la economía

Por el 22 de Agosto de 2018

El investigador independiente que analizó las causas que llevaron a Puerto Rico a amasar una deuda de $74 mil millones dijo que no ha encontrado evidencia suficiente para respaldar la reinserción de los incentivos contributivos de la Sección 936, tras entender que no se mejoraría sustancialmente el estado económico actual de la isla.

La evidencia sugiere que, para engendrar un crecimiento autosostenible, la política contributiva debe enfocarse en abordar los desafíos estructurales como la emigración, el desarrollo de capital humano y la inversión local“, afirma el informe del investigador publicado esta semana. Los comentarios ocurren en momentos en que la Legislatura analiza una reforma contributiva local.

Aunque el Investigador Independiente, Kobre & Kim, fue encargado por la junta de control fiscal para investigar las causas de la deuda, la firma también estudió el impacto de la eliminación gradual de los incentivos contributivos de la Sección 936 para comprender la crisis financiera de Puerto Rico y el impacto que la terminación de estos tuvo en la capacidad de la isla para acceder a los mercados de capital.

El Congreso promulgó el “Crédito Tributario por Posesión” conocido como la Sección 936 del Código de Rentas Internas en el 1976 para sustituir incentivos anteriores que databan de 1921 pero que fueron derogados debido a una crisis fiscal en los Estados Unidos.

Investigación de la deuda de Puerto Rico cuestiona rol de Banco Popular

La Sección 936 esencialmente eximia de impuestos federales los ingresos corporativos que las subsidiarias de las empresas de los EE. UU. obtuvieran en Puerto Rico si se cumplían ciertas condiciones. Las compañías podían beneficiarse de este trato, independientemente de si posteriormente transferían esas ganancias a sus entidades matrices en Estados Unidos. Muchas compañías sólo pagaron un impuesto menor a Puerto Rico sobre tales ingresos.

El incentivo fiscal fue derogado paulatinamente en un periodo de diez años que comenzó en 1996 para reducir el déficit federal y apaciguar el descontento de ciertos congresistas por la pérdida de ingresos al Tesoro de los Estados Unidos por el crédito fiscal para beneficiar a las farmacéuticas. Sin embargo, algunos partidarios de la derogación, principalmente funcionarios del Partido Nuevo Progresista, también caracterizaron la Sección 936 como “mantengo corporativo” y señalaron que no beneficiaba al pueblo. Más tarde se supo que partidarios de la estadidad habían hecho un quid pro quo de apoyar la derogación de la Sección 936 a cambio de que se le otorgara la estadidad a Puerto Rico, cosa que nunca se materializó.

Después de la derogación, muchas industrias cerraron sus operaciones en Puerto Rico, causando la pérdida de más de 200,000 empleos. El último año de la Seccion 936 que fue en el 2006, última vez que algunos dijeron que Puerto Rico tenía una economía sólida, por lo cual se dice que la Sección 936 ocasionó la recesión de Puerto Rico.

El investigador independiente examinó si revivir el “Crédito Tributario por Posesión o un incentivo fiscal comparable” ayudaría a Puerto Rico a restaurar su salud fiscal. (Visualhunt.com)

“Finalmente, no encontramos suficiente evidencia para concluir que la reactivación del Crédito Tributario de Posesión (Sección 936) mejoraría sustancialmente las circunstancias actuales de Puerto Rico … Esto se debe en parte a la falta de evidencia confiable que demuestre que el Crédito Fiscal de Posesión ocasionó cualquier grado significativo de crecimiento permanente o autosuficiente a la economía de Puerto Rico”, dice el informe de Kobre & Kim.

El investigador independiente reconoció que la Sección 936 tuvo efectos positivos para Puerto Rico, incluyendo el aumento de los productos farmacéuticos; alimentos y productos relacionados; productos químicos; maquinaria; y electrónica. Se formaron nuevas industrias locales; el desempleo disminuyó entre el 1982 al 1996, los ingresos aumentaron y los bancos tuvieron más liquidez.

“También reconocemos que la derogación del Crédito Fiscal por Posesión coincide con el inicio de la crisis fiscal de Puerto Rico … Además, ciertos testigos sugirieron que la derogación puede haber contribuido a la cultura de la deuda de Puerto Rico. Observaron que los esfuerzos en vender bonos se volvieron más importantes después de la derogación (de la 936), ya que se disminuyó la liquidez y los incentivos para la inversión corporativa externa. Puerto Rico se vio obligado a buscar nuevas fuentes de capital y las emisiones de deuda fueron opciones naturales debido al apetito de los inversionistas por la triple exención en el pago de impuestos “, indica el informe.

En general, sin embargo, Kobre y Kim dijo que el incentivo no solucionó los problemas más profundos de la isla de una manera que pudo haber llevado a una prosperidad a largo plazo.

El informe establece que la Sección 936 ofreció beneficios con la mera generación de ingresos que podría atribuirse a Puerto Rico, aunque solo fuese en papel. El crédito fiscal no ordenó a las compañías crear una cierta cantidad de empleos para los residentes locales o que transfieran un porcentaje de sus ganancias exentas de impuestos a los empleados locales en forma de un mejor pago o que inviertan una cierta cantidad por año en locales, plantas o equipos.

“Como resultado, la medida atrajo desproporcionalmente a las empresas que podrían obtener ingresos sustanciales de tareas que no requiriesen de mucha mano de obra, como bienes intangibles que generaron ganancias como marcas comerciales y patentes. Estas compañías usaron sus subsidiarias en Puerto Rico para mantener dichos activos, lo que les permitió cosechar cantidades significativas de ingresos que se generaron técnicamente en Puerto Rico, pero que requirieron comparativamente poca inversión en la economía de Puerto Rico “, reza el informe.

Por lo tanto, no es de extrañar que, aunque la (Seccion 936) le haya otorgado enormes ahorros impositivos a ciertas compañías, los investigadores hayan identificado pocos beneficios claros para los residentes locales“, dice el informe tras citar diferentes estudios como uno del Departamento del Tesoro federal que concluyó que aunque las compañías farmacéuticas gozaban del crédito fiscal, emplearon a menos del 20% de trabajadores en Puerto Rico.

El informe también dice que la evidencia no demostró una clara relación de causa y efecto entre la eliminación progresiva de la 936 y la contracción de la economía de Puerto Rico en 2006. “Como señaló recientemente la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, el retiro paulatino comenzó en 1996 y la economía de Puerto Rico continuó creciendo “, dijo el informe.

En tercer lugar, el Crédito Tributario no fomentó la mejora económica local que muchos creen que es necesaria para un crecimiento sostenible a largo plazo. “Lejos de equipar a los residentes de Puerto Rico con las herramientas para la autosuficiencia, la medida mantuvo la dependencia de Puerto Rico de la inversión externa”, dijo el informe.

La Sección 936 también fue una solución política sujeta a los vaivenes políticos del Congreso, según se desprende del documento. “Como tal, era vulnerable al capricho político”. Los impactos positivos del incentivo se evaporaron en gran medida junto con el incentivo fiscal, cuando los legisladores lo eliminaron en cumplimiento del deseo del Presidente Clinton de reducir el déficit federal y las preferencias anti-farmacéuticas de ciertos miembros del Congreso”, plantea el informe.

Cámara de Comercio urge a la junta fiscal a que detengan orden ejecutiva del gobernador

image_print

You must be logged in to post a comment Login