31 de Octubre de 2020

Juan Dalmau en blanco y negro

Por el 24 de Septiembre de 2020

Juan Dalmau, candidato a la Gobernación por el Partido Independentista Puertorriqueño. (Jaime Rivera/CB)

Por primera vez en tiempos modernos, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) parece estar siendo considerado seriamente por un gran sector del electorado en Puerto Rico para recibir su favor y convertirse en los próximos administradores de una isla que, a todas luces, parece permanecer hundida en un mar de corrupción gubernamental e institucional.

Salta a la vista la ironía de que sea el partido que busca la separación de los Estados Unidos el posiblemente más capacitado para realizar la titánica labor que será administrar un país en momentos de cambio climático, guerra civil racial en la nación norteamericana y un empobrecimiento sistemático de la isla debido a la deuda pública y las imposiciones de la Ley Promesa.

El senador Juan Dalmau, candidato a la gobernación por el PIP, conversó largo y tendido con Caribbean Business sobre su plataforma de gobierno, que el colectivo bautizó como el proyecto de “Patria Nueva”.  

“Nuestro programa de gobierno contiene elementos que se pueden atender de manera inmediata, hay otros que por responsabilidad política hay que señalar como limitaciones que hay que enfrentar y parte de ellas se logran a base de enfrentar esa relación de subordinación política, ese régimen antidemocrático”, explicó el candidato dando como ejemplo las leyes de cabotaje impuestas por la Ley Jones de 1920. 

Dalmau fue enfático en que se propone reevaluar con Washington la relación entre ambas jurisdicciones, pero desde una perspectiva de igual a igual y no de subalterno a subordinado.

El senador del PIP ha mantenido un discurso abierto hacia el electorado en general apelando a la realidad de que elegir a ese partido en noviembre solo se trataría de elegir a un administrador por cuatro años, mientras que el proceso de resolución de estatus requiere de negociaciones entre ambas partes y un proceso de consulta democrática. 

No obstante, aseguró que dentro de la situación el nuevo gobierno tiene que identificar las áreas donde debe mejorar e identificar las fugas de recaudos del gobierno para así mejorar los servicios que este ofrece. 

“Lo primero que hay que buscar es qué no funciona. Hay muchas cosas en el gobierno que tienen salideros económicos que bien podrían dirigirse para atender otras necesidades apremiantes como lo son el desempleo y la falta de desarrollo económico”, indicó Dalmau. 

“Un ejemplo de esto es que en Puerto Rico no ha habido una revisión verdadera y seria de cuáles han sido las consecuencias de los decretos de exención y créditos contributivos que se otorgan. Se otorgan bajo la premisa de que van a alcanzar niveles de creación de empleo y desarrollo económico sin embargo el Departamento de Hacienda no tiene las estadísticas ni métricas analíticas para probar que estas exenciones están produciendo lo que prometieron”, añadió. 

Dalmau fue categórico al indicar que no es posible establecer una política de desarrollo económico de manera instintiva, sino que debe estar fundamentada en datos concretos que muestren que logra los recaudos esperados y el desarrollo económico para la isla.

Busca la entrevista completa en la edición impresa de Caribbean Business.

image_print

You must be logged in to post a comment Login