La pared de chicles de Seattle

Conoce la divertida crónica del autor sobre esta curiosa atracción