26 de Octubre de 2021

La sombra del cáncer y su impacto en Puerto Rico

Por el 4 de Febrero de 2017

Por su naturaleza indiscriminada, el cáncer ha sido una sombra constante en la cotidianidad de las familias puertorriqueñas. Imprevista por muchos y lamentada por todos, la enfermedad que puede afectar cualquier parte del organismo provocó más de 8 millones de muertes en el 2012, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el caso de Puerto Rico, los datos más recientes provistos por el Registro Central de Cáncer de Puerto Rico reflejan que 71,997 personas fueron diagnosticadas con cáncer entre el 2008 y 2012, lo que representa cerca de 14,000 nuevos casos reportados cada año.

El oncólogo Edgardo Rodríguez Monge informó a este medio que son los cánceres de próstata y de mama los que provocan el mayor número de muertes en la isla. Sin embargo, existen otros tipos de cáncer que podrían representar igual peligro para los pacientes.

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata reportó la mayor incidencia de cualquier tipo de cáncer en Puerto Rico durante el periodo de 2008 y 2012, afectando al 39.1% de los 38,750 hombres diagnosticados con la enfermedad. No obstante, los pacientes de cáncer de próstata tienen un 100% de probabilidad de sobrevivencia.

Para combatir este tipo de cáncer, que usualmente ataca con mayor fuerza a hombres mayores de 50 años, es de suma importancia la detección temprana. Entre los síntomas más comunes se encuentran dificultad, dolor o ardor al orinar; dolor en la espalda, pelvis o cadera; y orinar frecuentemente, particularmente en horas de la noche.

“Se recomienda que después de los 40 años, el hombre empiece a visitar su urólogo para que parte de ese examen físico sea un examen rectal en el que se revisa la próstata”, orientó Rodríguez Monge. Otro posible examen de cernimiento incluye la prueba de sangre (PSA), aunque no es necesaria en todos los pacientes.

Cáncer de mama

De 33,247 mujeres diagnosticadas con cáncer en la isla, el 29.6% recibió un diagnóstico positivo a cáncer de seno entre el 2008 y 2012. Se estima que el porcentaje de sobrevivencia se encuentra en 83.1%.

Según un informe especial del Registro Central de Cáncer, aquellas mujeres que sufran cambios en la apariencia o palpación del busto, o dolores persistentes en un punto específico de la mama, deben visitar a su ginecólogo para someterse a las pruebas pertinentes.

Rodríguez Monge destacó que “la gran mayoría de los pacientes de cáncer de seno están en los 60 años”, aunque recomendó que las pacientes comiencen a hacerse una mamografía anual a partir de los 40 años. En el caso de mujeres con historial de cáncer mamario en su familia, el galeno destacó la importancia de que comiencen a examinarse cinco años antes de la edad en la que el familiar fue diagnosticado.

El cernimiento más importante es el que se hace el propio paciente. Se recomienda que, una vez al mes, se haga un autoexamen para que conozca bien su seno y, en caso de encuentre alguna anormalidad, visite a su médico”, añadió.

Cáncer de colon y recto

A diferencia del cáncer de próstata y mama, el cáncer de colon y recto afecta al 24.9% del total de las 71,997 personas afectadas. Esta enfermedad afecta a hombres y mujeres básicamente en la misma proporción. En el 2005, la probabilidad de sobrevivencia se situó en un 61.3%.

Su desarrollo lento y silencioso exige que, tanto hombres como mujeres se sometan a un examen de colonoscopía cada siete años a partir de los 50 años, resaltó Rodríguez Monge. Algunos de los síntomas experimentados son la pérdida de peso sin razón, náuseas, vómitos y abdomen hinchado.

“Cuando se niegan a hacerse la colonoscopía de cernimiento, ese es el paciente que llega con la enfermedad más avanzada, al punto en donde muchas veces tienen metástasis en otros lugares [del cuerpo]”, lamentó.

Cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides se diferencia por tener la capacidad de desarrollar cuatro tipos distintos de cáncer en el área de la glándula tiroidea, de los cuales el más peligroso es el anaplástico, encontrado con menos frecuencia en personas mayores de 60 años.

A pesar de afectar tanto a hombres como mujeres, son estas últimas las más perjudicadas, en un 9.8% del total de mujeres con cáncer en la isla entre 2008 y 2012. En este caso particular, el cernimiento utilizado mayormente es el examen físico realizado por el médico, explicó Rodríguez Monge.

Con una probabilidad de sobrevivencia de 97.2%, el cáncer de tiroides puede ser curado si es encontrado a tiempo. Para lograr su detección temprana, es importante diferenciar sus síntomas de un catarro común, como podrían ser ronquera, dolor en la garganta, dificultad al tragar o respirar, dolor en el cuello o la garganta, y una masa en el área delantera del cuello.

Cáncer de pulmón y bronquios

En los hombres, el cáncer de pulmón y bronquios representa el 6.1% del total de pacientes. El Registro de Cáncer encontró que su sobrevivencia relativa es de tan solo 15.5%, por su tendencia a ser detectado luego de haberse propagado.

Entre sus síntomas se destacan la dificultad al respirar, fatiga persistente, sangre al toser, tos constante, y diagnósticos de pulmonía o bronquitis. Al igual que el cáncer de tiroides, el de pulmón se divide en más de un tipo y no existe una regla de cernimiento particular.

En el caso particular de los fumadores, que representan los pacientes de más alto riesgo, el doctor recomendó como prueba de cernimiento el CT Scan Low-Dose a partir de los 50 años, esto si fumó al menos dos cajetillas diarias por más de 20 años.

image_print

You must be logged in to post a comment Login