15 de Septiembre de 2019

Las universidades privadas se encogen

Por el 26 de Marzo de 2017

Las universidades privadas en Puerto Rico han visto la pérdida de un poco menos de 20,000 estudiantes en los últimos cinco años, lo que representa una merma del 11.85% en su población total, según el Consejo de Educación de Puerto Rico.

Durante el año académico 2011-2012 había 187,754 estudiantes matriculados en las universidades privadas de Puerto Rico. Durante 2015-2016, este número descendió a 167,866 estudiantes. La matrícula de estudiantes para el presente año académico no está disponible.

En ese mismo período, la economía de Puerto Rico continuó estancada, llevando a la actual crisis fiscal y económica que ha producido migraciones masivas hacia los Estados Unidos continentales. Sin embargo, instituciones como la Universidad Politécnica de Puerto Rico, la Universidad del Sagrado Corazón y la Universidad Interamericana de Puerto Rico han estado activamente buscando formas de adaptarse y transformarse dentro del clima actual, incluso encontrando áreas donde puedan prosperar.

Una marcada disminución de la población estudiantil no es el único reto que estas instituciones enfrentan. Tienen que manejar una población de estudiantes de los cuales el 69% son estudiantes no tradicionales a tiempo parcial. Muchos de estos estudiantes también tienen un ingreso familiar anual de $20,000 o menos, lo cual crea muchos retos para los estudiantes, tales como continuar estudiando.

Aunque la mayoría de los estudiantes calificarían para las becas Pell para las familias de bajos ingresos, el máximo de la beca Pell es $5,815 para el año académico 2016-2017, según el Departamento de Educación de los Estados Unidos, lo cual no sería suficiente para cubrir el costo de matrícula, libros, materiales y gastos esenciales.

Las universidades privadas tienen acuerdos de colaboración con las agencias gubernamentales y los municipios, pero no está claro cuántos ingresos puedan haber generado estas iniciativas. Al mismo tiempo, el Plan Para Puerto Rico de la administración del gobernador Ricardo Rosselló indica que el gobierno planifica incluir a las universidades privadas en las estrategias de innovación e investigación, así como en el Fondo de Investigación Agrícola y de Tecnologías de Alimentos de la Universidad de Puerto Rico (UPR), pero aún no se han definido los detalles concretos.

Con el oído en tierra

Para la Universidad Politécnica, el mantener una ventaja en este clima retador ha incluido una combinación de factores en cuanto a cuándo y cómo expandirse o transformarse física y académicamente. La universidad ha experimentado una reducción de 15% en el número de estudiantes matriculados durante los últimos cinco años. En 2015-2016, la Politécnica tenía 4,291 estudiantes con una matrícula promedio de $7,200 al año a nivel subgraduado.

USC Casa Abierta 2016

Universidad del Sagrado Corazón (Suministrada)

Uno de los factores más importantes para esta institución que se especializa en ingeniería, arquitectura y administración de empresas es colaborar con diferentes industrias en la isla. El presidente de la Universidad Politécnica, Ernesto Vázquez Barquet, explicó que tienen una red de información con las “principales corporaciones en Puerto Rico” para evaluar lo que las industrias necesitan y una vez encuentran un posible nuevo programa o proyecto, la Politécnica lleva a cabo investigación para determinar su viabilidad.

Esto ha resultado en nuevos programas de ingeniería biomédica y de ingeniería informática, siendo este último el único en Puerto Rico que ha sido acreditado por el gobierno federal. Esto significa que los graduados de dicho programa serían elegibles para trabajar para el FBI, la Agencia de Seguridad Nacional o cualquier otra oficina federal de seguridad.

La interacción con diferentes corporaciones, como en el caso de Honeywell, también incluye evaluar programas ya establecidos e implementar internados y becas para estudiantes de la Universidad Politécnica. Vázquez Barquet enfatizó que la universidad colabora con el gobierno local y federal.

En cuanto a la capacidad de la institución para sobrellevar la crisis económica, Vázquez Barquet ha sido conservador en expandir recintos universitarios. Dijo que no tener una infraestructura demasiado extensa ha hecho que la Politécnica sea menos susceptible a la economía débil de la isla. Durante gran parte de la historia de la institución, la Politécnica solo tuvo un recinto y se enfocó más en construir laboratorios conforme a los estándares de la industria.

Sin embargo, en años recientes la institución ha experimentado una expansión física no solo en Puerto Rico, sino también en el estado de Florida, al que muchos puertorriqueños se han mudado. La Universidad Politécnica, que pronto celebrará su 50 aniversario, ahora se está expandiendo en el universo cibernético y ha abierto un programa en esta área: una maestría en ingeniería. Su meta es es eventualmente tener un recinto virtual completo.

Más allá de los factores del mercado, Vázquez Barquet enfatizó que permanecen alerta en cuanto a sus ofrecimientos para los estudiantes. Esto incluye proporcionar programas académicos fuertes, una estructura de apoyo, un sistema de trimestres en lugar de semestres y la construcción de un nuevo dormitorio.

Los esfuerzos también incluyen tener un fuerte enfoque en que los estudiantes obtengan experiencia práctica. Para lograrlo, su facultad tiende a incluir profesionales y estudiantes practicantes, aparte de aquellos en programas de internados, y es necesario presentar un proyecto capstone para graduarse. Un capstone es un tipo de proyecto de fin de carrera que aborda problemas de la vida real.

“No es solo teoría, nuestros estudiantes necesitan venir aquí para estudiar y tienen que hacer proyectos en la industria. Así que cuando el estudiante se gradúa, él o ella sale con un trabajo seguro o su propio negocio”, dijo.

Desarrollo integral

En medio de la crisis, la Universidad del Sagrado Corazón hace énfasis en el enfoque holístico del desarrollo académico y personal de sus alumnos. La institución católica ha visto disminuir la matrícula en un 22.4% durante los pasados cinco años. En 2015-2016 la universidad contaba con 5,060 estudiantes y la matrícula promedio a nivel subgraduado era $4,680 al año.

Gilberto J. Marxuach, presidente de Sagrado Corazón, dijo que la meta de su institución es graduar a individuos que posean un profundo compromiso con la sociedad y que sean capaces de pensar de manera crítica. “Tenemos que preparar al estudiante no solo para desempeñarse en el mundo, sino también para actuar de manera crítica en ese mundo y trabajar activamente para mejorarlo”, indicó.

Como parte de ese proceso, Marxuach explicó que la universidad ha estado estudiando el ámbito de los negocios, de las organizaciones sin fines de lucro y del sector público para afinar sus programas académicos. Por ejemplo, Sagrado Corazón ha establecido proyectos de colaboración con el gobierno, con otras universidades (locales y en el extranjero, incluyendo la UPR y la Pontificia Universidad Católica) y con comunidades locales.

Marxuach argumentó que esta filosofía de formación integral se manifiesta en su oferta académica por tener un fuerte componente en las humanidades y las artes liberales, incluso en sus programas relacionados con STEM [siglas en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas]. “Las artes liberales son las artes de la libertad”, dijo, añadiendo que la institución no cree que existe una dicotomía entre las ciencias y las humanidades.

Esta filosofía es cónsona con la postura de la universidad de que en vista del cambio constante, los estudiantes necesitan estar preparados para enfrentar múltiples cambios en sus trayectorias profesionales. Del mismo modo, dado el elevado número de estudiantes no tradicionales en el recinto, la Universidad del Sagrado Corazón está buscando formas de añadirle flexibilidad a las experiencias de sus estudiantes.

Para Marxuach, las universidades enfrentan un doble reto: una disminución en las nuevas admisiones y una baja tasa de retención (alrededor del 30%). Argumentó que su meta es ayudar a que sus estudiantes obtengan sus diplomas.

Para lidiar con los retos que están afectando la baja tasa de retención de la universidad, Marxuach dijo que Sagrado Corazón tiene un programa de apoyo “proactivo” para los estudiantes que incluye sicólogos, consejeros y tutores.

Marxuach explicó que el número de estudiantes de bajos ingresos es un gran reto para Sagrado Corazón pero dijo que la institución está siempre en busca de donantes y simpatizantes que “tengan fe en la misión de la universidad”. Aunque admite que lidiar con todas los problemas que la crisis económica ha traído es difícil, Marxuach mantiene una actitud positiva en cuanto al futuro.

Interamerican University's graduation

Graduación en la Universidad Interamericana de Puerto Rico (Suministrada)

“Todo es más difícil durante estos tiempos, pero no importa. Las dificultades ayudan a mejorar. Las dificultades hacen que uno mejore. Nada mejora y nada se desarrolla si las cosas son fáciles”, opinó Marxuach, agregando que los tiempos difíciles les ayudan a concentrarse en la misión de la institución y el valor que aportan a la sociedad.

Enfoque en la internacionalización

La Universidad Interamericana es una de las instituciones académicas privadas más grandes en Puerto Rico y cuenta con 11 recintos, lo que significa que han tenido que luchar con la merma en la población estudiantil. La matrícula de estudiantes ha disminuido en un 14% durante los últimos cinco años. En 2015-2016, la universidad contaba con 40,852 estudiantes y el costo promedio de matrícula a nivel subgraduado era de $ 4,509 al año.

Para hacerle frente a este problema, la universidad busca atraer estudiantes internacionales y ampliar la presencia de la universidad en el extranjero. “Crecer y expandirnos más allá de Puerto Rico es uno de los planes más importantes para la Inter. Queremos transformar a la Inter en una universidad internacional y eso es algo que ya hemos empezado a hacer”, dijo Manuel J. Fernós, presidente de dicha institución.

Fernós indicó que un elemento clave en su estrategia de expansión no es una expansión física sino más bien “de educación a distancia” a través de Internet. Lejos de ser una propuesta incipiente, la Interamericana ya tiene más de 2,000 estudiantes matriculados en 50 programas diferentes. Algunos de los estudiantes provienen de los Estados Unidos, Brasil, Italia e incluso de las bases militares estadounidenses.

La Interamericana también ha establecido 15 Centros Cibernéticos a través de la isla, enfocados en brindar una opción no tradicional para proveerle servicios a los estudiantes. Estos centros cuentan con salas de proyección, pizarras electrónicas, salas de reuniones y áreas de tutoría —todo para beneficio de sus estudiantes.

Sin embargo, la Inter también está adoptando un enfoque más físico en su estrategia de internacionalización. Una manera ha sido estableciendo acuerdos de colaboración con instituciones en el extranjero que le permitan a los estudiantes obtener diplomas duales. Otra forma en la que la Interamericana se está abriendo al mundo es estableciendo recintos en otros países.

“Ya tenemos presencia en Orlando, Florida, y también Nueva York, con sus respectivos centros. Pronto inauguraremos instalaciones en Panamá y ya tenemos presencia en Santo Domingo, [República Dominicana]. Hace unos 20 años [establecimos] un grado en Turismo y tenemos un consorcio en Nueva Jersey”, agregó Fernós.

Fernós, que ha presidido la Inter por más de 17 años, dijo que aunque el futuro de Puerto Rico parece incierto, conserva una actitud “templada” y tiene fe en que la economía de la isla logre estabilizarse.

image_print

You must be logged in to post a comment Login