25 de Agosto de 2019

Legislar en tiempos de Promesa

Por el 6 de Julio de 2017

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que un poder legislativo fuerte repartía los fondos públicos en negociación con el Ejecutivo para atender las necesidades de las agencias de acuerdo con la política pública y, por qué no decirlo, se atendían también las promesas políticas con sus electores.

Ahora, gracias a la ley federal Promesa que impuso sobre el Gobierno de Puerto Rico una junta de control fiscal con poderes por encima de los funcionarios electos por el pueblo, los representantes y senadores del país han visto minada su autoridad.

Aunque algunos la resisten, al final las directrices de la junta de control fiscal se imponen.

El presidente de la Cámara afirmó el viernes pasado que el recorte impuesto a la Asamblea Legislativa por parte de la junta provocaría el despido de 500 a 600 empleados en ese cuerpo. (Juan J. Rodríguez/CB)

Esta realidad ha impuesto un reto, reenfocar el proceso legislativo hacia algo más que repartir dinero. A trabajar medidas que provoquen cambios sociales y económicos en estos tiempos de crisis.

“Ha sido bastante difícil porque ahora no tenemos esa libertad que teníamos antes. Antes podíamos  negociar con el Ejecutivo pero ahora hay que mirar cada cosa con mucho cuidado, con más detalles y que no vaya a afectar las finanzas del país. La junta es otro factor que tenemos en la ecuación. Ya no es mirar el presupuesto con el Senado y el Ejecutivo, ahora hay que hablar también con los miembros de la junta, por eso hemos mantenido una comunicación abierta pero haciendo valer lo que son los servicios esenciales del país”, reconoció Carlos “Johnny” Méndez, presidente de la Cámara de Representantes en entrevista con CB en Español sobre los retos de legislar bajo Promesa.

El pasado viernes, la junta de control fiscal impuso su versión del presupuesto para Puerto Rico que comenzó el sábado 1 de julio. El plan de gastos impuesto determinó unilateralmente recortarle $13 millones adicionales al presupuesto operacional de la Legislatura entre otros cambios.

La junta es un elemento nuevo con el que tenemos que trabajar, que lidiar, y lo único que no nos ha gustado a nosotros es las variaciones constantes que tiene. La razón por la que el presupuesto no se aprobó el día que se dijo que se iba a aprobar es que horas antes nos cambiaron los muñequitos. Y así no se puede trabajar”, declaró Méndez un día antes que la junta certificara el presupuesto con cambios en varias partidas de acuerdo con lo que el ente fiscal entendía debía ser el gasto.

El presidente de la Cámara afirmó el viernes pasado que el recorte impuesto a la Asamblea Legislativa por parte de la junta provocaría el despido de 500 a 600 empleados en ese cuerpo.

Junta fiscal certifica con cambios el presupuesto de Puerto Rico

“Soy de la escuela de mano da’, o sea que si te doy la mano sostengo esa palabra hasta el final pero los asesores técnicos de la junta tenían esa variación constante y eso nos ocasionaba a nosotros problemas para la elaboración del presupuesto. Nosotros trabajamos este presupuesto no en fincas ajenas sino que estuvo el Senado y el Ejecutivo”, dijo.

¿Usted cree que los cambios que hizo la junta de control fiscal al presupuesto de la Asamblea Legislativa es por los contratos que se otorgan aquí a políticos derrotados?, preguntó este medio a Méndez.

“Si la junta hace esa evaluación [de solicitar recortes a la Legislatura por los contratos de asesoría que se otorgan] tengo que decir que están siendo bien injustos. Si hacen esa evaluación invito a la junta a que vaya a muchos municipios que están en rojo y han contratado a un montón de políticos derrotados o han dado contratos a los amigos del alma. Aquí, sin embargo, cada persona que se ha contratado hace una labor y la pueden constatar en las sesiones, en las oficinas. Pueden visitar y pedir las facturas y verificar el trabajo que realizan. En los municipios apenas van pero cobran su cheque”, respondió.

Mirada fría a los números

Según el presidente cameral, la junta está compuesta por personas que miran fríamente unos papeles y toman decisiones matemáticas. Pero a pesar de eso, la Legislatura tiene que seguir trabajando de la mano del ente fiscal impuesto por el gobierno federal.

“Tenemos [a la junta] encima 10 años. Ese es el más crudo ejemplo de la imposición del imperio sobre la colonia. Desde esta trinchera estamos peleando y la otra pelea hay que darla en Washington, no aquí”, dijo.

El intercambio epistolar entre la junta y el Ejecutivo, así como la insistencia de cambios al presupuesto, podría ser – a juicio del presidente cameral- consecuencia de las presiones que ejercen algunos acreedores sobre poderosos congresistas en la capital federal ante el disgusto con el proceder del ente fiscal en relación a los acuerdos de reestructuración de la deuda.

“Todas estas acciones, todas estas comunicaciones, no soy iluso. Hay muchos congresistas que reciben muchos donativos de estos bonistas que están empujando la bola. Esos son los que llamo los poderes que son y están en Washington y son los que dictan la política nacional e internacional, lamentablemente”, señaló.

Méndez adelantó que durante la próxima sesión legislativa que comienza en agosto se enfocará en fiscalizar a las agencias del Gobierno para asegurarse de que cumplen con la política de control de gastos mensualmente y buscar que las reservas dentro del presupuesto se mantengan para garantizar el pago de pensiones y el plan médico de los más desaventajados.

Asimismo, la Cámara se apresta a revisar varias leyes contributivas, en particular los incentivos que el Gobierno otorga, las contribuciones de los individuos asalariados y medidas para reducir el costo de hacer negocios en Puerto Rico.

Municipios en la mira

“No podemos seguir pensando que el Gobierno continuará siendo un proveedor. El gobierno debe repensar si es necesario tener esta agencia que me sale mucho más cara…. Hay varios proyectos de consolidación que vamos a ver el próximo semestre”, indicó el presidente de la Cámara.

¿Qué le ha pedido la junta a la Legislatura con relación a los municipios?, indagó CB en Español.

“La junta es sumamente drástica. La junta ha pedido que se elimine todo lo que son asignaciones especiales, de ayudas a los municipios, la junta ha solicitado que los subsidios que se daban para los CDT [Centro de Diagnóstico y Tratamiento] se eliminen, subsidios a los gobiernos municipales para que puedan sobrevivir se eliminen, la junta hasta ha aconsejado el agrupamiento de municipios”, afirmó.

Junta pide $319 millones en acciones correctivas al presupuesto

Méndez advirtió a los municipios que se preparen luego de tildar como inevitable que la junta tomará decisiones que afectarán a los ayuntamientos.

“En un momento dado, la junta va a mirar los municipios y los municipios deben de ir pensando ya en consolidación, no desaparición, sino consolidación en términos de gastos operacionales, de funciones que pueden consolidar para buscar mejor eficiencia. No podemos seguir pensando en una isla con 78 directores de recursos humanos, 78 directores de finanza. Vivimos en un nuevo Puerto Rico, el Puerto Rico post junta”, declaró.

El presidente cameral reconoció que a algunos legisladores les preocupará el efecto electoral que pueda tener la toma de decisiones sobre posibles consolidaciones pero apuntó que “hay que poner el bien colectivo de Puerto Rico por encima del individual”.

Un reto positivo

Ante la realidad de que la junta de control fiscal ha restringido las funciones de los legisladores, el vicepresidente del Senado, Larry Seilhamer, señaló que llegó el momento de promover medidas ingeniosas e innovadoras y que puedan ser ejecutables dentro del plan fiscal.

“Hay que ver la junta como un reto positivo. Los recortes presupuestarios no me toman por sorpresa porque era uno de los posibles escenarios. Hay otras funciones de la Legislatura que en nada tiene que ver con lo que es el plan fiscal como por ejemplo el del manejo de los residuos de carbón y como son una serie de enmiendas a la ley de las Alianzas Público Privadas (APP) para hacer del proceso uno más ágil y que pueda poner a correr ese motor de la economía”, dijo Seilhamer.

El líder senatorial añadió que urge una transformación de la visión que se tiene del país.

“Urge salir del ‘comfort zone’, no podemos seguir haciendo lo mismo. Ese es el gran reto que nos trae la junta. Podemos aprovechar la oportunidad de la restricción que impone la legislación de Promesa para generar nuevas visiones de transformación gubernamental y social”, sostuvo Seilhamer.

Uno de los asuntos de trascendencia y de una política pública que necesita atenderse, según Seilhamer, es el tema del cambio climático y el manejo de desperdicios sólidos.

“Hay que hacer muchas transformaciones de todas las disciplinas. Muchas de ellas me parece que van a provocar cambios culturales, como lo es el tema de los desperdicios sólidos que ya se ve que los municipios van a tener que cobrar. La junta es una antesala a unos cambios radicales en la forma de hacer gobierno y de la vida de los puertorriqueños”, subrayó.

image_print

One Comment

  1. Horacio Rodriguez

    7 de Julio de 2017 at 9:41 pm

    Los legisladores son electos y han sido el problema para PR que el congreso a tenido que enviar una Junta de Control Fiscal para sacarnos de hoyo que ellos nos metieron. Ahora los muy estupidos e ignorantes le estan echando la culpa a la Junta por el desastre que ellos hicieron. La Junta es lo que PR necesita para que los politicos aprendan a dejar de ser corruptos y no robarle al pueblo y el pueblo aprenda a no ser un maldito paracito fanatico. Lo único que el puertorriqueño tiene en esta isla es la ciudadania estadounidense ya que el resto es de USA. DESPIERTA BORICUA.

You must be logged in to post a comment Login