16 de Agosto de 2022

Legislatura aprueba proyecto que permitiría modificar capitulaciones después de casarse

Por el 19 de Diciembre de 2017

El pasado viernes, luego de evaluar en comité de conferencia las enmiendas de la Cámara de Representantes, el Senado aprobó un proyecto de ley que altera cuatro artículos del Código Civil de Puerto Rico para permitir la modificación de las capitulaciones matrimoniales. Ello, sin el debido proceso de vistas públicas y al filo de la medianoche el último día para aprobar medidas.

El Proyecto del Senado 500, que ahora pasa a la firma del gobernador, pretende flexibilizar las leyes que rigen las capitulaciones -que son un contrato entre ambas partes para acordar arreglos económicos- en los matrimonios a nivel local.

Según indica la exposición de motivos del proyecto, presentado por el senador Carmelo Ríos Santiago, en la actualidad el ordenamiento civil de Puerto Rico estipula que una vez celebrado el matrimonio, no cabe ningún cambio ni modificación al estatus de las capitulaciones.

Entre otras cosas, el proyecto enmienda el Artículo 1271 para permitir a los cónyuges, antes y después del matrimonio, estipular, modificar o sustituir las capitulaciones en cualquier momento. (iStock)

No obstante, la pieza hace alusión a que la tendencia moderna favorece una mayor libertad para la modificación del contenido de las capitulaciones matrimoniales. El proyecto asegura que la redacción del mismo fue inspirada por el Código Civil Español, enmendado en 1975 con el mismo propósito. De igual modo, indica que el derecho estadounidense también ha favorecido la mutabilidad, basándose en el principio de libertad personal que cuenta con protección constitucional.

La pieza señala que en Estados Unidos existe el “Uniform Premarital Agreement Act”, preparado por “The National Conference of Commissioners on Uniform State Laws”, el cual permite que un contrato prenupcial de capitulaciones sea modificado o revocado. Según explica la pieza legislativa, la inmensa mayoría de los estados ha adoptado cláusulas similares.

Igualmente, el P. del S. 500 asegura que la comunidad internacional ha integrado cambios en esa dirección mediante la inclusión de salvaguardas para evitar el fraude a terceros, al disponer que los cambios únicamente surtan efecto cuando sean inscritos en el Registro Demográfico.

Actualmente, el Código Civil recoge el principio general de libertad de contratación, por lo cual la prohibición de capitulaciones post matrimoniales establece una excepción que, según establece el proyecto, ya no se justifica.

Las enmiendas que propone el proyecto incluyen revisar el lenguaje del Artículo 1267 para que aquellos que decidan unirse en matrimonio puedan otorgar sus capitulaciones estipulando las condiciones de la sociedad conyugal relativa a los bienes presentes y futuros, sin otras limitaciones que las señaladas en el Código.

Por otro lado, enmienda el Artículo 1271 para permitir a los cónyuges, antes y después del matrimonio, estipular, modificar o sustituir las capitulaciones en cualquier momento. Sin embargo, establece que tales acuerdos no afectarán a terceros mientras no estén debidamente inscritos en el Registro de Capitulaciones Matrimoniales adscrito a la Oficina de Inspección de Notarias.

Asimismo, enmienda el Artículo 1272 para permitir a los cónyuges transmitirse por cualquier título, bienes y derechos y celebrar entre sí toda clase de acuerdos que no les estén expresamente prohibidos por ley. No obstante, para ser válidos, los acuerdos tendrán que cumplir con los requisitos formales y sustantivos esenciales de las capitulaciones matrimoniales y del tipo contractual del que se trate.

Finalmente, enmienda el Artículo 1273 a los fines de hacer constar por escritura pública y debidamente inscrita en el Registro de Capitulaciones Matrimoniales, estas capitulaciones y modificaciones que se realicen.

Preocupa rapidez con que se aprobó

Sin embargo, para el representante popular, Carlos Bianchi Angleró, la premura y el atropellado proceso con que se aprobó el proyecto en la Cámara de Representantes denota la falta de transparencia por parte de la mayoría parlamentaria.

Según relató el propio Bianchi Angleró en estrevista con CB en Español, el proyecto bajó a las 11:45 de la noche el pasado domingo, 10 de diciembre, último día para la aprobación de proyectos. Sin embargo, el representante aseguró que el calendario donde se indicaba que se estaría discutiendo el proyecto no se circuló, pero sí fue aprobado por la mayoría parlamentaria sin dar la oportunidad a los demás legisladores a estudiarlas. Por ello, Bianchi Angleró explicó que votó en contra de la medida.

“Hay una alternativa que uno tiene como legislador, que a la hora de que se abre la votación final, por reglamento, el presidente del cuerpo pregunta si algún legislador tiene algún voto explicativo de alguna medida o si tiene alguna razón para abstenerse en la votación de la misma, pues lo puede hacer. Pero con la prisa de que no les fuera a coger las 12:00 de la noche, el presidente abrió la votación y no preguntó, por lo tanto no me pareció responsable votar a favor de una medida que no tuve la oportunidad de analizar, porque aunque se radicó en mayo pasado en el Senado, este cuerpo radica el informe el 8 de diciembre, lo aprueba el 10 y ese mismo día lo pasan a la Cámara y ahí mismo lo aprueban a las 12:00 menos cuarto”, explicó el legislador.

El legislador mostró preocupación por la manera “atropellada” en que un proyecto de esa envergadura se aprobó sin el debido proceso de vistas públicas y de análisis por parte de los miembros de la Comisión de lo Jurídico de la Cámara de Representantes.

image_print

You must be logged in to post a comment Login