22 de Agosto de 2019

[OPINIÓN] Carta de Jorge Rodríguez a Ricky Rosselló

Por el 26 de Julio de 2019

Nota del editor: Lo siguiente es una carta a los editores.

Por: Jorge L. Rodríguez, P.E., Principal Oficial Ejecutivo, PACIV y PACIV Foundation

***RICKY, ANTES QUE RENUNCIES, HAY ALGO PERSONAL QUE QUERÍA DECIRTE***

Para que puedas entender y tengas el trasfondo, necesito primero que sepas Ricky que toda la vida luché, contra viento y marea, junto a otros tres hermanos y una hermana, para poder salir adelante. La lucha no comenzó conmigo, comenzó con mis padres, inmigrantes humildes, de Pola de Allande (Benito Rodríguez Lozano, QEPD) y Riovena (Esther González González), ambos pueblos en Asturias, España. Estas son dos aldeas en las montañas asturianas. La población de “La Pola” como cariñosamente le decimos no pasa de 700 personas y Riovena eran 16 personas (8 casas), hoy en día en Riovena no quedan ni 6 personas. Ya te puedes imaginar. 

Viví en mi crianza en el Monte Mall y luego Floral Park en Hato Rey el sentir de unos padres que sufrieron el precio de la emigración. Habían DEJADO TODO ATRÁS, sus padres, herman@s, tíos, sobrinos, amigos y, claro está, su patria. Mi padre adquirió la ciudadanía americana luego de muchos años y mi madre nunca dejó su ciudadanía española. Esa era la ÚNICA herramienta que le quedaba a Mami para sentirse que no había perdido a su patria. O sea, que puedo entender algo de lo que CIENTOS DE MILES de familias puertorriqueñas han sentido al tener que irse de Puerto Rico.

Papi y mami llegaron a Puerto Rico en el 1961. Vinieron en la tercera clase, la más económica, del barco Virginia de Churruca. Mi mamá en cinta de mi hermana mayor y vomitando todo el camino (al día de hoy Mami no se ha vuelto a montar en un barco o lancha). Sin duda alguna, Puerto Rico y los Estados Unidos les dio mucha OPORTUNIDAD a mis padres, pero nada fue gratis, NADA. La EDUCACIÓN era lo único que importaba, nada de carros nuevos, nada de lujos, querían que no pasáramos por lo que ellos pasaron por eso TODO EL DINERO PARA LA EDUCACIÓN.

Y así la educación se convirtió en mi herramienta para poder salir adelante. Con la educación y gracias a los Estados Unidos de América (USA), la MERITOCRACIA era todo lo que necesitaba, con un gran caudal de sacrificio y esfuerzo, para hacer mis sueños realidad.

Oí de ti muy joven. Recién graduado yo de la universidad, luego de haber vivido en múltiples estados y luego de haber cumplido mi sueño de regresar a Puerto Rico, entre amigos escuché de ti. Y no fue por nada bueno. Resulta ser que el hermano de ese amigo que iba contigo en el carro era un muy buen amigo mío, de mi misma clase en la Universidad. Él estudiaba arquitectura y yo ingeniería. Nuestros edificios de clase, allí en Syracuse University, se unían por un pasillo y cómo nos tirábamos tremendos “all-nighter” compartíamos mucho. Él vivía dos casas más arriba de mí. Mi amigo que de por cierto, hace tiempo no lo veo, pero era todo UN TIPAZO, un buenazo y por lo que mí, sus padres hicieron TREMENDO TRABAJO. Bueno, cuando decidiste huir del accidente en el que causaste las muertes de una madre y su hijo, tu amigo que estaba contigo en el carro, que era su hermano, tuvo que asumir toda la culpa, y obviamente eso mi amigo lo sufrió mucho. Siendo chamaquito, sin internet, sin celulares, cuando la información no estaba democratizada, y por no meterme en la vida de nadie no seguí la historia, pero SIEMPRE ME MARCÓ. Siempre me quede impresionado que algo así pudiera pasar. Me habían dicho que tu papá y el papá de él eran muy buenos amigos y que por ahí iba la cosa pero que no te quede ni una onza de duda, que lo que ese amigo vivió y sufrió no fue fácil. “I guess KARMA IS A BITCH!!!”

Salió tu nombre una vez más, años después cuando escuché que querías meterte a la política. Me sorprendió pues ahí estaba yo metiéndole con ‘TO, con ‘TO para echar adelante y tu parecías ir por el carril expreso a velocidad, con escolta adelante y atrás y sin nadie que te detuviera PASÁNDOLE POR EL LADO A LA MERITOCRACIA. Me acordé de las palabras que una vez me dijeron donde “uno puede ser una persona buena o normal y aun así beneficiarse del amiguismo. La corrupción moderna no es sobornos en efectivo, sino favores especiales. Si ningún dinero cambia de manos, ¿entonces no es corrupción?”.  Escuché cuando te crearon la posición en la Universidad de Puerto Rico aún cuando había un “hiring freeze”. Con solo 4 “papers” escritos (en 8 años, flojo, flojo ¡!!) no tuviste que competir con nadie pues aún habiendo múltiples profesores más capacitados y locos por una posición full-time, a NINGUNO le permitieron solicitar para la posición, la misma fue echa para ti. Y así volviste a colártele a la MERITOCRACIA. 

Pero lo que colmó la copa fue cuando escuché, mientras tu ibas por el “carril expreso” y yo aquí jorobao dejando hasta las pestañas, como tú teniendo el puesto #11 en la isla en 1996 en el “International Mathematical Olympiads” (IMO) hiciste el equipo que solo lo conformarían cuatro personas (4) estudiantes. Ahí volviste a colarte en la fila de la MERITOCRACIA. Te le colaste a los estudiantes clasificados en 3ra, 4ta, 5ta, 6ta, 7ma, 8va, 9na y 10ma posición. Lo increíble era que en todo momento decían que el equipo debía estar “más equilibrado” y que querían incluir específicamente “más estudiantes de la escuela pública”. Que sepan todos que la mayoría de los estudiantes a los que te le colaste en la fila asistieron a escuelas públicas. Simplemente un asco escuchar que, por el “apellido”, te estabas pasando por la piedra al humilde PERO LUCHADOR Y CAPAZ.

Yo seguí enfocado en lo mío, pero créeme, ya había escuchado suficiente y venía por el carril derecho, el de los “humildes”, a PASOS AGIGANTADOS. Tenía a una industria biofarmacéutica internacional soplando con vientos fuertes y RECONOCIENDO LA MERITOCRACIA DE CLASE MUNDIAL. Era solo cuestión de tiempo. Cuando de PACIV hicieron el primer caso de estudio de un empresa Puertorriqueña en la Escuela de Negocios de Harvard, ahí me trepe aún más, de Riovena a Floral y de Floral a Harvard pa’ que tú y lo que tu representas lo sepan. Ya sabía que algún día venia pa’ encima.  Era cuestión de tiempo.

Me acuerdo cuando llegaste a la conferencia que organicé junto con el Prof. Daniel Isenberg (Harvard/Babson) en el proyecto “Puerto Rico Entrepreneurship EcoSystem” (PREES), allí en el Condado Plaza para eso del 2009.  Estabas con chofer, en una SUV negra con cristales ahumados y esos aires de grandeza sentándote atrás de la SUV.  Te me acercaste y me pediste el reporte de PRESS que habíamos presentado.  Tú estabas todavía en la Ana G. Mendez, dis’ que de profesor. ¿Qué cara#@ hacías tú en una SUV con chofer?, ¿Quién tú te creías que eras?  Yo ahí, todavía jorobándome con mi gente, nosotros dándole con to’, dando millones de $ (después de impuestos) a Puerto Rico para ayudar a este país y tú en la güirita una vez más.  Viendo a ver cómo colártele a la MERITOCRACIA. 

Ricky, te confieso que te convertiste en el símbolo de TODO lo que detesto en Puerto Rico. El panismo, el amiguismo, el “guanabito”, el lindin, el que se cree que lo sabe TODO pero no ha hecho un car#@.  El sufrimiento y dolor de mis padres, lo que yo y mis hermanos tuvimos que enfrentar, tú eras la antítesis de todo eso.  Tú eras el enemigo, lo que estaba mal.  Le metí duro para que no salieras electo, lo deje saber clarísimo que no tenías ni la preparación ni la experiencia y menos la MORAL, pero no logré mi cometido.  Te aprovechaste de ese fanatismo de status que nos ha dividido como Pueblo.  Y ahora me alegro de sobremanera que no lo logré. Durante tu “gobernanza” es más que conocido que no perdía oportunidad para desacreditarte. Me invitaron a almuerzos contigo y los rehusé, me invitaron a reunirme contigo y dije “OVER MY DEAD BODY”.

Mi lucha es por la MERITOCRACIA.  Porque otros como yo no tengan que pasar por todo lo que yo pase, por el boricua que lo han privado de oportunidades y aun así le mete con ‘to pa’ echar adelante.  Mi lucha es por nuestros niños, nuestros envejecientes y nuestros enfermos y mi lucha es CONTRA el que no galdea, el vela güira como tú, el vago, el que te la trata de meter con el cuento. En fin, tú eras mi enemigo, “sorry bro, such is life”.

Ricky, cada break que le dan a uno como tú, es un break que le quitan a uno como yo!!! Y ESO ES UN CRIMEN A LA JUSTICIA SOCIAL.  Pero caíste brother, caíste y solo espero que al caer tú, caigan todos los demás como tú y este sistema de vela güiras y buscones, que solo jalan para su lado y no les importa un car@!# Puerto Rico y su gente, lo que les importa son ellos y los suyos.

Espero que, por fin, ante tu renuncia, aquel que ha luchado, se ha educado, tiene los quilates y está dispuesto a meterle el tiempo, el esfuerzo y el SACRIFICIO tenga las OPORTUNIDADES en nuestra isla, como la tuvieron mis padres, para darse a él/ella, a su familia y a todo Puerto Rico lo mejor de él/ella.

Se que no estoy solo y como yo SOMOS MÁS, MUCHOS MÁS.  Y para que te informes, “Asturias y Cantabria, lo demás es tierra conquistada”.  No les decían a los asturianos “pureza de sangre” así porque sí.  “Los musulmanes no conquistaron Asturias porque poco más que cabras había”. Esa raza la mezclas con la boricua y “I am going to be your worst nightmare dude”.

Te dejo con esta frase que decíamos en Floral Park, “el pescao muere por la boca”.

Nota: Este fue mi primer carro (Nissan Máxima ’89) luego de graduarme de bachillerato en ingeniería de SU. Fue en Baltimore, USA. Ese fue el primer carro nuevo que me pude comprar pues ya tenía trabajo, mi Papá (QEPD) me ayudó con el pronto como regalo de graduación. Significa mucho porque mi papa y mi mama me pagaron la educación y luego me dieron este dinero.  De ahí en adelante, no me dieron un centavo más, “I was on my own”. Los dos pueblos que ven ahí son Riovena y la Pola.

—Las opiniones expresadas en esta sección no necesariamente reflejan las de Caribbean Business o de CB en Español.

image_print