20 de Julio de 2019

[OPINIÓN] Isla de Mona: Crónica de una muerte anunciada

Por el 24 de Abril de 2019

(Suministrada)

Por Víctor Elgueta | Colectivo de Acciones Sustentables

Cuando uno escucha hablar de Isla de Mona piensa en un lugar virgen lleno de maravillosos paisajes, flora, fauna y aventuras que esperan aquel que quiere visitarla. Y en gran parte es verdad, ya que Isla de Mona, según Island Conservation, alberga 10 tipos de vertebrados y 46 especies de invertebrados endémicos, esto quiere decir que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. Además de las 115 especies de aves y 400 especies de plantas vasculares (plantas con raíz, tallo y hojas). Dentro de las especies destacadas y más conocidas se encuentra la Iguana de Mona (Cyclura cornuta stejnegeri) y la Boa de Isla Mona (Epicrates monensis).

Me embarqué entonces en una aventura hacia esa isla, muy importante para la conservación de biodiversidad mundial por todo lo mencionado.

Al llegar, luego de tres horas y fracción de viaje en barco, y pasar poco tiempo en playa pájaros, fue realmente gratificante ver rápidamente la imponente Iguana de Mona, bella y majestuosa, de un actuar lento y a veces indiferente a nuestra presencia. Comenzábamos bien el viaje y la experiencia en esa bella isla. Conforme pasaron las horas, y al explorar un poco más allá, me di cuenta que en la isla no sólo habitan estas especies de incalculable valor biológico, sino que también existen ahí y conviven con todas las especies, tres especies que generan daños irreparables a la biodiversidad de un ecosistema, como lo son el jabalí, cabras y gatos. Y que por momentos fueron la atracción principal, para mis acompañantes, de las caminatas. Está estudiado y comprobado todos los efectos negativos que causan estas especies, de los cuales nombro algunos:

  • Cabras: Ramoneo (comer puntas de ramas y hojas de los arbustos), lo que genera un crecimiento anormal de las especies vegetales; compactación de suelos, esto disminuye la capacidad de absorción de agua desde el suelo y disminuye también el éxito de establecimiento de semillas en el mismo; destrucción de huevos de aves y lagartos al caminar, competencia por alimentos con especies nativas, entre otros.
  • Jabalíes: Destrucción del suelos, depredación de nidos de aves y lagartos, competencia por alimento con especies nativas, entre otros.
  • Gatos salvajes: Depredación de nidos (huevos y polluelos) y de aves adultas, depredación de pequeños lagartos (como puede ser una iguana nativa joven), entre otros.

Además de este problema gravísimo, la isla se encuentra en un estado de limpieza que deja bastante que desear, especialmente en las áreas cercanas a los muelles. A parte de toda la basura que es acarreada por las corrientes oceánicas y que se puede encontrar fácilmente a orillas de playa en gran cantidad, observé también gran cantidad de basura acumulada, de hace mucho tiempo al parecer, en sectores cercanos al área de “camping” y, en menor cantidad, desechos de municiones de cazadores en la meseta de la isla repartidos por los caminos y senderos que recorrimos.

(Suministrada)

Como profesional en el área de la conservación de recursos naturales y biodiversidad, es mi deber decir que es lamentable la situación actual de la isla, principalmente por la presencia de estas especies exóticas invasoras, en una superficie tan pequeña como la Isla Mona, que compiten y merman la capacidad de las especies nativas y endémicas de la isla de mantenerse en el tiempo.

La basura que hay se puede limpiar fácilmente si así se quisiera, pero si la diversidad genética necesaria para que estas especies se puedan mantener en el tiempo, llega a tal punto de tornar a sus poblaciones inviables y con menos capacidad de adaptabilidad a los cambios futuros, lamentablemente, no hay vuelta atrás.

Por último citaré a la profesora Susana Rivera Colón, de Puerto Rico, que describe a una reserva natural como: “áreas de alto valor ecológico, geológico, cultural, histórico o paisajista con el propósito de proteger y conservar estos recursos”. Y a la vez quiero compartir la Misión del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), tomada desde su sitio web: “Proteger, conservar y administrar los recursos naturales y ambientales del País de forma balanceada, para garantizar a las próximas generaciones su disfrute y estimular una mejor calidad de vida”.

Claramente hay algo que no se está haciendo.

(Suministrada)

image_print

You must be logged in to post a comment Login