20 de Agosto de 2019

Ortorexia: cuando querer comer demasiado bien está mal

Contenido creado para
Por el 27 de Febrero de 2017

Por Sandra López / Latin Media House

Alimentarse incorrectamente es malo; tanto como obsesionarse por comer saludablemente Si bien lo ideal es comer alimentos que aporten beneficios a la salud, todos los extremos son malos. Algunos se toman esta práctica tan en serio que se exceden, convirtiéndola en una obsesión denominada ortorexia.

De acuerdo con la nutricionista-dietista Luz A. Ruiz Sánchez, la ortorexia se define como aquella práctica en la que la persona exhibe una tendencia a alimentarse muy saludablemente, pero de forma obsesiva. Estos pacientes son demasiado exigentes con los alimentos y la preparación de los platos, obsesionándose hasta tal punto por ingerir comida sana, sin grasas y sin azúcares, que convierten una buena intención en un problema de salud.

“A nivel social puede crear algún tipo de aislamiento porque la persona teme no encontrar los alimentos que entiende que necesita en su dieta. Entonces, como no los encontrará, prefiere no ir”, afirmó la también profesora del Recinto de Ciencias Médicas.

(iStock)

(iStock)

Otro riesgo que puede llegar con esta obsesión es que al prescindir de algunos alimentos, surjan afecciones causadas por la ausencia de ciertos nutrientes. “Por ejemplo, una persona que no consume absolutamente nada de sodio porque lo considera dañino, puede tener problemas de salud debido a que el cuerpo necesita cierta cantidad de sodio para poder realizar unos procesos metabólicos”.

El alimento perfecto

Ruiz Sánchez expresó que aunque es bueno apegarse a una dieta saludable, el alimento perfecto difícilmente se conseguirá.

“Si yo quiero saber qué alimentos debo evitar o cuáles son mis límites en cuanto a nutrientes porque deseo reducir al máximo la sal o la azúcar, por ejemplo, debo acudir a un médico o nutricionista para que me oriente”, sostuvo reiterando que “la persona tiene que entender que hay unos límites, que no puede tener una dieta cien por ciento libre de algunos nutrientes, porque el cuerpo necesita unas cantidades de ellos. Todo se puede manejar dentro de un límite y una moderación. No hay que irse a los extremos”.

Según se informó, las personas con ortorexia pueden presentar un exceso o deficiencia de vitaminas, carencia de calcio o hierro, menos masa corporal de la que se considera saludable, presión baja y problemas cardiovasculares.

(iStock)

(iStock)

A diferencia de la anorexia o la bulimia, en las que las personas se preocupan por la cantidad de comida que consumen, los ortoréxicos se obsesionan con la calidad de los alimentos.

Algunos de los síntomas principales de la ortorexia nerviosa son:

• Preocupación excesiva por la calidad de los alimentos.

 

• Autolimitación de los alimentos que se consumen (se evita el consumo de carne roja, huevos, azúcares, productos lácteos y grasas).

• Dedicar varias horas al día (tres o más) a organizar y planear su dieta.

• Desplazarse grandes distancias para conseguir alimentos especiales o puramente ecológicos.

• Imposibilidad de que la persona vaya a comer o disfrute una comida fuera de su casa.

• Aislamiento social debido a que el tener que asistir a una reunión entre los amigos o una comida empresarial con un grupo que no tenga las mismas costumbres alimentarias puede volverse una preocupación.

En cuestión de nutrición y de alimentación, “todo se puede manejar dentro de unos límites y moderación. No hay que irse a los extremos”, culminó la nutricionista quien instó a mantener el equilibrio entre los gustos y la calidad de la comida que se ingiere.

image_print

You must be logged in to post a comment Login