16 de Octubre de 2019

Pierluisi asegura no existe mejor candidato para dirigir los destinos de Puerto Rico

Por el 2 de Agosto de 2019

(Limarys Suárez/CB)
(Limarys Suárez/CB)

Twitter: @Limarys_Suarez

El designado secretario de Estado, Pedro Pierluisi Urrutia aseguró esta mañana a la Cámara de Representantes que es la persona idónea para dirigir los destinos de Puerto Rico en este tiempo y sostuvo que está dispuesto a responder todas las interrogantes que han surgido tras su designación como secretario de Estado.

“Como abogado representé otros clientes incluso ante ustedes. Mi ética de trabajo es incuestionable. Al aceptar un cargo público la única responsabilidad es defender a Puerto Rico. Abogar por Puerto Rico está en mis venas y lo haré ante la Junta de Supervisión Fiscal cada vez que sea necesario, ante el Congreso para beneficiar al pueblo y ante las autoridades federales para lograr asistencia. Trabajar por nuestra gente es mi pasión. No encontrarán un servidor público más comprometido, juicioso y trabajador que yo. Estoy aquí estoy para escuchar sus preocupaciones y responder a sus preguntas”, declaró Pierluisi cerca de las 9:45am cuando inició la vista de confirmación.

El designado secretario de Estado por el renunciante gobernador Ricardo Rosselló Nevares repasó su trayectoria gubernamental y destacó que en dos ocasiones, en el 2008 y en el 2012, recibió el endoso del electorado de forma abrumadora.

“Desde la firma en que laboré hasta hace dos días (O’Neill & Borges) abogué por mis clientes. Uno de los clientes de esa firma es la Junta de Supervisión Fiscal y yo era parte de un equipo de asesoría legal exterrna para esa entidad. Conozco la Ley Promesa de arriba abajo, entiendo sus alcances y sé como aprovechar sus beneficios y cómo combatir sus excesos. ¿Quién mejor que yo para abogar por nuestra gente ante la Junta?”, agregó.

Pierluisi puntualizó que su pasada representación con la Junta Fiscal no presenta ningún conflicto con su nuevo cargo.

“Como gobernador mi función no sería de naturaleza legal sino administrativa. Como Gobernador defenderé a nuestro pueblo con el mismo tesón que lo he hecho siempre como secretario de Justicia y Comisionado Residente. En particular, defenderé a nuestros pensionados, protegeré la justa compensación de nuestros empleados públicos y buscaré garantizar los recursos para proveer los servicios que nuestro pueblo amerita”, sostuvo en su ponencia inicial.

A continuación, su ponencia íntegra:

Buenos días Señor presidente y demás miembros de la Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes, y al pueblo de Puerto Rico que está atento a estos eventos.

Me presento ante ustedes hoy en momentos trascendentales para nuestra Isla. Por varias semanas hemos vivido situaciones lamentables que han lacerado la confianza de nuestra gente en las instituciones gubernamentales y han puesto en riesgo la credibilidad de nuestro gobierno y los trabajos de recuperación ante el gobierno federal.

Estos son momentos críticos que requieren de todos nosotros acciones concretas y contundentes basadas exclusivamente en los hechos y poniendo el bienestar de Puerto Rico primero. Nuestro pueblo está bien atento y ha sido claro en sus expresiones y en sus reclamos. Todos tenemos la responsabilidad de escucharle y de responderle. Eso siempre haré yo.

Todos ustedes me conocen, saben mi trasfondo y hoja de servicio. Sobre mí pasó juicio el Senado de Puerto Rico en 1993 cuando fui nominado para Secretario de Justicia y fui confirmado unánimemente. Luego de sobre 11 años en la empresa privada como abogado, el pueblo de Puerto Rico pasó juicio sobre mí en dos ocasiones, en 2008 recibí un apoyo abrumador de nuestro pueblo, y en 2012 recibí ese apoyo nuevamente, aún cuando mi partido perdió las elecciones.

Como Secretario de Justicia abogué por Puerto Rico con grandes logros liderando la lucha contra el crimen del que hasta mi hermano fue víctima, estableciendo los primeros acuerdos con las agencias de ley y orden federales, logrando dar un golpe grande al narcotráfico y luchando contra la corrupción.

Regresé a la empresa privada y abogué por mis clientes como buen abogado litigante. Me gané el respeto de mi profesión y de mi gente. Entonces regresé al servicio público para abogar por Puerto Rico en el Congreso. Por ocho años trabajé por nuestro pueblo consiguiendo mayores beneficios para la salud, los fondos del PAN, la infraestructura, los veteranos, la igualdad y mucho más. Mis relaciones con el liderato congresional y las autoridades federales son excelentes y el respeto que cultivé en Washington continúa siendo de beneficio para la Isla al día de hoy.

Luego de una primaria reñida en la que no fui favorecido, regresé a la práctica privada para nuevamente ejercer mi profesión. Desde la firma en la que laboré hasta hace dos días, abogué por mis clientes. Uno de los clientes de esa firma es la Junta de Supervisión Fiscal y yo era parte de un equipo de asesoría legal externa para esa entidad. Yo conozco la ley PROMESA de arriba abajo, entiendo sus alcances, sé como aprovechar sus beneficios y como combatir sus excesos.

¿Quién mejor que yo para abogar por nuestra gente ante la Junta? ¿Quién mejor que yo para encaminar el proceso que hará que la Junta se vaya? Eso es lo que todos queremos. Mi pasada representación de la Junta Fiscal no presenta ningún conflicto en este nuevo cargo. Toda acción de la Junta está basada en información del gobierno de Puerto Rico y el gobierno es parte de esas acciones y negociaciones, así como en la mayoría de sus casos legales. Como gobernador mi función no sería de naturaleza legal sino administrativa. Como Gobernador defenderé a nuestro pueblo con el mismo tesón que lo he hecho siempre como Secretario de Justicia y Comisionado Residente. En particular, defenderé a nuestros pensionados, protegeré la justa compensación de nuestros empleados públicos y buscaré garantizar los recursos para proveer los servicios que nuestro pueblo necesita.

Como todo abogado, también representé a otros clientes, y en ocasiones ante algunos de ustedes. Eso no es nada malo, al contrario, era mi responsabilidad, y mi ética de trabajo es incuestionable, tanto en mi práctica privada como en el servicio público. Al renunciar a la firma, esas responsabilidades cesaron. Al aceptar un cargo público, la única responsabilidad es servirle al pueblo de Puerto Rico. Y mi historial de servicio a nuestro pueblo debería ser suficiente muestra de donde están mis lealtades y de como trabajaré por nuestra gente.

Abogar por Puerto Rico está en mis venas, y lo haré ante la Junta cada vez que sea necesario, ante el Congreso para beneficiar al pueblo y ante las autoridades federales para lograr la asistencia y el apoyo que nos merecemos como ciudadanos americanos. Trabajar por nuestra gente es mi pasión, y lo haré todas las horas de cada día, a través de las agencias y corporaciones, ante ustedes y ante el pueblo.

No encontrarán un servidor público más comprometido, juicioso o trabajador que yo. Y según siempre he escuchado y le he respondido a nuestro pueblo, aquí estoy para escuchar sus preocupaciones y responder a sus preguntas.

Muchas gracias

image_print

You must be logged in to post a comment Login