19 de Septiembre de 2018

Preocupados congresistas por salida del USACE en medio de reparación de la red eléctrica de Puerto Rico

Por el 8 de Mayo de 2018
image_pdfimage_print

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (USACE, en inglés) abandonará oficialmente Puerto Rico el 18 de mayo, a pesar de que hasta el martes unos 22,000 abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) permanecían sin servicio desde septiembre.

La situación generó preocupación entre los miembros del Comité de Recursos Naturales y Energía del Senado federal en torno a si la corporación pública podrá continuar por sí misma los esfuerzos de restauración y reconstrucción necesarios tras la devastación causada por los huracanes Irma y María.

En varias ocasiones durante la audiencia los senadores preguntaron “¿quién está a cargo?” debido a que la salida del USACE se ve como problemática pues la agencia es responsable de administrar los contratos y de la recepción de materiales para la reconstrucción de la red.

Director ejecutivo de la AEE, Walter Higgins. (Captura/www.energy.senate.gov)

Contrario a la percepción popular, la audiencia no fue sobre el establecimiento de supervisión federal para la AEE, sino más bien para que el comité “examine el estado actual de la red eléctrica de Puerto Rico y las propuestas para la operación futura del sistema”.

La presidenta del comité Lisa Murkowski dijo que los funcionarios querían aclarar asuntos tales como por qué la isla sigue sufriendo apagones y hacia dónde se han dirigido los fondos federales.

“[…] Cuando se aproxima una nueva temporada de huracanes, nos preguntamos si la red es más estable y más resistente o no. Nos preguntamos ¿qué esfuerzos se están realizando para incorporar fuentes de energía alternativas para que la isla no dependa del precio global del petróleo? Y luego también nos preguntamos cuál es el estado de la propuesta de privatización de la AEE “, aseveró la senadora.

Mientras tanto, el director de Operaciones de Contingencia y Seguridad Nacional del USACE, Charles Alexander Jr., manifestó que la autoridad de la agencia para permanecer en Puerto Rico depende de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

“Haremos lo que sea que sea la misión, pero en este momento nos dijeron que a la medianoche del día 18 [de mayo], habría una transición”, explicó.

En la misma línea, los senadores plantearon inquietudes sobre una transición ordenada después de la salida del USACE, luego de varios problemas pasados, incluida la “redada” de suministros almacenados en un depósito de la AEE.

Alexander dijo que la entidad ha llevado a cabo una auditoría de materiales que se entregarían a la corporación pública que incluye lo necesario para completar la restauración.

De otro lado, el recientemente nombrado director y principal oficial ejecutivo de la AEE, Walter Higgins, señaló que la adquisición de material ya no es un problema porque los suministros están en la isla o vienen en camino. Si bien ocasionalmente podría haber un incidente localizado en el que los materiales no estén disponibles para un equipo de trabajo en un momento determinado, podría resolverse llevando los materiales desde los almacenes centrales a los regionales y hacia las brigadas, aseguró el ejecutivo.

“Lo importante ahora es que la AEE asuma la operación de la logística que el Ejército ha realizado hábilmente. Ahora estamos en el proceso de adquisición de material de la AEE, personal se está haciendo cargo de los inventarios, de todos los materiales que el Ejército ha adquirido para esto; haciéndose cargo de la reposición de materiales futuros, recibiendo los materiales que el Ejército tomó prestados de la AEE y además […] preparándose para operar la logística de las actividades de una manera que respalde la restauración continua”, agregó Higgins.

Al preguntársele si la AEE estaba a la altura de la tarea, Higgins respondió: “Va a ser un desafío y es probable que FEMA nos ayude, pero nuestra gente siente que está lista”. Reconoció, sin embargo, que habrá lo que se conoce como “dolores de crecimiento”.

Cuando se le preguntó acerca de los desafíos, Higgins explicó las dificultades para transferir la gran cantidad de materiales del USACE a los depósitos de la AEE, así como el cumplimiento de los requisitos de reembolsos de FEMA. Sin embargo, dijo que FEMA está dispuesta a brindar ayuda.

Algunos de los senadores expresaron su preocupación por la posible mala administración y corrupción en la corporación pública. Higgins manifestó que es un “CEO independiente” con el poder de remover a la alta gerencia como lo considere apropiado e implementar la política según lo dicte el gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

“Puedo decirles esto con respecto a la AEE, en una organización de 6,000 personas va a haber alguien que no esté haciendo el trabajo que tiene que hacer […] Le dije a la alta gerencia que es hora de ser parte de la solución. Si no haces las cosas de manera diferente, tendré que hacer cambios y no va a ser bueno“, dijo y agregó que manejará fuertemente la corrupción.

Mientras tanto, el representante del gobernador ante la junta de control fiscal, Christian Sobrino, señaló que la AEE tiene varias entidades que supervisan la corporación pública. Dijo que la recientemente creada Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción (CRRO, en inglés) debe aprobar todos los contratos de la AEE, al igual que la junta.

Por otro lado, en respuesta a una pregunta sobre los costos de las tarifas, el presidente de la Asociación de Industriales de Puerto Rico, Rodrigo Masses, dijo que existen barreras para que las empresas sean dueñas de su propia generación de energía a través de energías renovables. Manifestó que, si fuera posible, podrían compartir energía con las comunidades en una emergencia.

“No hemos podido hacer eso en el pasado porque típicamente la AEE protege sus facturas. Somos la factura más grande. Pueden estar preocupados por este tipo de amenaza “, opinó.

En torno al tema, Higgins dijo que Puerto Rico necesita cambiar la forma de suministro de energía porque depende del petróleo y, además, no hay suficiente generación donde se necesita, refiriéndose al tema ampliamente entendido de que la energía se produce en la parte sur de la isla mientras que la mayor parte del consumo ocurre en el norte.

El nuevo jefe de la AEE señaló que hay planes para que las plantas de energía en el norte operen con gas natural licuado. Añadió que, si bien la necesidad de la AEE debe ser consciente de los clientes que desean generar su propia energía, necesitarían poder conectarse a la red de manera segura.

Algunos de los senadores señalaron que si Puerto Rico quiere ser resistente y producir el 30% de la energía con fuentes renovables, la redundancia del sistema debe estar en su lugar.

Por su parte, Bruce Walker, secretario adjunto de la Oficina de Entrega de Electricidad y Fiabilidad Energética del Departamento de Energía de Estados Unidos, habló extensamente sobre estrategias para hacer que la red sea más resistente.

Fuentes distribuidas

Un esfuerzo involucra los Laboratorios Nacionales del Departamento de Energía, que están utilizando una Herramienta de Diseño de Micro-red para examinar la factibilidad de fuentes de energía localizadas y su ubicación óptima distribuida, lo que podría mejorar la confiabilidad y la resistencia de la infraestructura eléctrica.

“Los laboratorios han completado evaluaciones preliminares de micro-redes para instalaciones industriales que se encuentran en los sitios de la Compañía de Fomento Industrial de Puerto Rico [Pridco], proporcionaron aportes técnicos y revisiones para la solicitud de información de Pridco sobre soluciones de micro-redes industriales en Puerto Rico y brindaron asistencia en actividades de la AEE relacionadas con micro-redes y recursos energéticos distribuidos. Estas micro-redes tienen el potencial de ofrecer a la corporación pública una mayor eficiencia operacional y confiabilidad para la red eléctrica de Puerto Rico”, dijo Walker en su testimonio escrito.

El esfuerzo del Departamento de Energía consiste en desarrollar un modelo casi en tiempo real del sistema de energía de la isla que no solo se utilizaría como herramienta operacional, sino también para fines de planificación. Un esfuerzo de modelado también señalaría prioridades para preparar a Puerto Rico para la próxima temporada de huracanes, así como para inversiones de infraestructura a largo plazo.

La Junta de Energía de los Estados del Sur, en asociación con el Departamento de Energía, está trabajando en coordinación con el gobernador y la Legislatura de la isla para establecer una red confiable y desarrollar un marco legal y de políticas para proporcionar un proceso regulatorio para posibles esfuerzos de privatización. El Departamento también preparó un informe de “Soluciones de Resistencia Energética” para FEMA y la AEE que incluye recomendaciones sobre inversiones en infraestructura energética.

Con respecto a la preparación de Puerto Rico para otro huracán, Walker dijo que el gobernador y la AEE deben garantizar de inmediato que los acuerdos de ayuda mutua entre estados se resuelvan con anticipación para que se brinden un apoyo rápido donde ocurra otro desastre. También dijo que la Comisión de Energía de Puerto Rico (CEPR) debería coordinar un estudio conjunto con la Junta de Telecomunicaciones de Puerto Rico para determinar y hacer cumplir los requisitos de carga segura para postes de servicios públicos que llevan tanto infraestructura eléctrica como de telecomunicaciones.

“Las torres de transmisión de electricidad instaladas específicamente para la restauración de emergencia temporal deben considerarse para su reemplazo, potencialmente por mono-polos; muchas de las estructuras mono-polares redondas sobrevivieron a las tormentas de 2017. La CEPR debería finalizar las regulaciones de micro-red”, dijo.

Por otra parte, Higgins explicó que después de recibir un préstamo de $300 millones del gobierno, la AEE ha recaudado un poco más de $50 millones en cuentas por cobrar a la semana, y que las recaudaciones se mantendrán cerca de ese nivel hasta el final del año fiscal de la corporación pública el 30 de junio.

“Vale la pena señalar que la continuidad del trabajo de restauración y mitigación de la cuadrícula depende de que se sigan recibiendo los fondos federales, que se coordinan estrechamente con FEMA. Además, la liquidez actual en la AEE, incluido el préstamo de $300 millones del gobierno de Puerto Rico, equivale a una reserva de menos de dos meses de gastos operacionales necesarios que, en mi opinión, es baja para una compañía de esta magnitud que ahora está ingresando a otra temporada de huracanes”, dijo en testimonio escrito.

La AEE y la junta de control fiscal están explorando diversas opciones para abordar las posibles necesidades de liquidez, agregó.

Higgins añadió que la empresa realizará varios simulacros de emergencia para garantizar que esté lista para otro desastre natural.

La AEE ha presentado solicitudes de reembolso de $1,600 millones en proyectos, de los cuales $997 millones han sido adelantados por FEMA, dijo Higgins. La corporación pública está en el proceso de preparar hojas de trabajo de proyectos adicionales por un total de $193 millones, y la restauración del servicio continuará hasta que todos los clientes de la AEE reciban el servicio y paguen de manera regular, agregó.

Cuando el Congreso aprobó la Ley Stafford en febrero, eliminó una disposición que requería que las instalaciones fueran reconstruidas a sus condiciones preexistentes a cambio de permitir el rediseño de la AEE. Sin embargo, Higgins dijo que antes de que las instalaciones pudieran ser rediseñadas, la energía necesita ser restaurada.

Durante la audiencia, el presidente interino de la CEPR, José Román, se quejó de que la junta de control fiscal y el gobierno estaban interfiriendo con la autoridad del regulador. Sin embargo, Higgins dijo que “no hay nada mejor para un cliente que una entidad reguladora justa y bien administrada. Y la corporación pública sabe qué reglas son”.

En enero, el gobernador anunció una transformación del sector energético de Puerto Rico, que se espera demore por lo menos de 12 a 18 meses. Se espera que el proceso implique la venta de los activos de generación de energía de la corporación pública y el funcionamiento del sistema de transmisión y distribución de energía del sector privado. Cuando Murkowski preguntó quién estaría interesado en adquirir las antiguas plantas de energía de la AEE, Sobrino dijo que el proceso se estaba llevando a cabo.

“Vemos gran parte de la flota de generación de la AEE, parte de su valor es su ubicación, parte de su valor está en operarlos a medida que se está construyendo una nueva generación. Estamos abiertos no solo a tener una venta externa sino también acuerdos intermedios a lo largo de este proceso”, manifestó.

You must be logged in to post a comment Login