24 de Junio de 2019

Presente salud en vista congresional de la AEE

Por el 22 de Marzo de 2017

Amparado en que sería más costoso para el gobierno federal pagar por los servicios de salud de aquellos que se mudan fuera de Puerto Rico hacia los Estados Unidos, el gobernador Ricardo Rosselló reiteró hoy su llamado al Congreso para que tome acción y otorgue a la isla mayores fondos federales de salud, particularmente bajo el programa Medicaid.

“Les vas a salir [al gobierno federal] tres veces más caro a nivel estatal y federal el costo de salud de un puertorriqueño que se mude [hacia los Estados Unidos]”, advirtió el mandatario desde las afueras del Capitolio federal en Washington, D.C.

Allí estuvo acompañado por algunos congresistas, funcionarios de su administración, la comisionada residente, Jennifer González, y un grupo de legisladores del Partido Nuevo Progresista y el Partido Popular Democrático. Todos reclamaron mayores fondos federales de salud ante la potencial pérdida de más de $1,000 millones tan temprano como el próximo año a raíz de eliminarse Obamacare y no aprobarse una extensión a los fondos Medicaid que recibió la isla bajo esta ley federal.

El tema también formó parte en instantes de la vista congresional de hoy en la cual se discutió el proceso de reestructuración de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Allí, tanto el gobernador como también miembros de la junta de control fiscal hablaron sobre el impacto negativo que tendrá el agotamiento de los fondos Medicaid recibidos bajo Obamacare.

El plan fiscal recién certificado incluye unos $750 millones en ajustes al programa de salud público, explicó durante la vista Ana Matosantos, miembro de la junta de control financiero. Las medidas incluyen restricciones mensuales en la utilización de servicios de salud por parte de los beneficiarios y la eliminación de algunos beneficios, indicó Matosantos.

Mientras, la obtención de fondos federales en salud permitiría al gobierno tener más recursos disponibles para cubrir otras obligaciones, como el pago de la deuda a sus acreedores, aseguraron tanto Matosantos como Rosselló. El plan certificado identifica un promedio de $800 millones anuales como recursos disponibles para el servicio de la deuda una vez concluya la reestructuración de los términos actuales.

El documento toma como cierto que Puerto Rico no obtendrá una extensión o sustituto a los fondos de salud recibidos bajo el Affordable Care Act, lo cual supondría unos $1,000 millones menos para el próximo año fiscal.

El gobernador apuntó precisamente a las medidas contenidas bajo el plan fiscal certificado como ejemplo de que Puerto Rico “pone de su parte” y que ahora le corresponde al Congreso actuar. “Necesitamos la extensión del financiamiento actual para poder sobrepasar algunos de los obstáculos que tenemos”, dijo Rosselló, quien reiteró que la isla debe ser incluida en cualquier iniciativa a nivel federal que presente la administración de Donald Trump en el tema de salud.

Mientras, también participaron de la rueda de prensa en la capital federal los congresistas Sean Duffy (R-Wis.), José Serrano (D-N.Y.) y Carlos Curvelo (R-Fla.), quienes dijeron apoyar los esfuerzos del gobierno de Puerto Rico para obtener una extensión de los fondos Medicaid y paridad en el programa de Medicare.

Por otro lado, tras concluir la vista sobre la AEE, Rosselló se reunió con el senador Charles Schumer (D-N.Y.), con quien también discutió el tema de los fondos federales de salud. Según un comunicado enviado por la Oficina de Prensa del gobernador, el líder de la minoría Demócrata en el Senado mostró su apoyo a los esfuerzos de la isla y dejó saber que interesa visitar a Puerto Rico “próximamente”.

Según La Fortaleza, aproximadamente 500,000 puertorriqueños cualifican hoy día para el programa de Medicaid y se verían afectados si el Congreso no aprueba oportunamente una asignación de fondos adicionales para este programa en Puerto Rico.

image_print

You must be logged in to post a comment Login