23 de Marzo de 2019

Prohibido indagar el historial salarial de un aspirante a un empleo

Por el 15 de Abril de 2017

Buscar un trabajo nuevo siempre es un reto, pero la Ley 16 de 2017 podría tener protecciones adicionales si te encuentras en este proceso. La Ley de Igualdad Salarial de Puerto Rico, que entró en vigor el 8 de marzo, prohíbe que un patrono pregunte a un aspirante a empleo —o a su patrono actual o anterior— el salario que devenga o ha recibido en el pasado.

Solo si el aspirante a empleo reveló esa información, el patrono podría confirmarla o permitirle al aspirante que la confirme. De igual forma, si se le hizo una oferta de empleo o se negoció con el aspirante un salario, el potencial patrono podría preguntar sobre el particular, sin que esto afecte la oferta.

Otro cambio importante en la ley, que aplica al sector privado y al público, es que permite a los empleados discutir sus salarios entre ellos, de manera que puedan iniciar una investigación por su propia cuenta para determinar si son discriminados por razón de sexo.

Si un patrono requiriera que sus empleados se abstengan de preguntar por el salario de sus compañeros o amenazara de despedir o sancionar a quien revele los términos de su contratación, podría ser penalizado pagando una suma igual al doble de los daños que haya causado al empleado. La confidencialidad de salarios solo aplicaría a supervisores y personal de recursos humanos, establece la Ley 16.

Satisfecho el secretario del Trabajo con el plan aprobado por la junta

“El problema con el discrimen es que es difícil de detectar. Uno no sabe cuánto se gana un compañero. Es por eso que la ley le da la oportunidad a los patronos de hacer una evaluación [sobre las políticas de la empresa y si existe discriminación por sexo]. A la vez, le da las herramientas a los empleados para que el patrono no los pueda penalizar”, destacó el secretario del Trabajo, Carlos Saavedra, en entrevista con CB en Español.

Si un empleado entiende que su patrono ha incurrido en alguna de las prohibiciones antes expuestas, puede acudir ante el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH) para que inicie una investigación al respecto, pues la agencia está facultada para iniciar un recurso legal contra la empresa. Las querellas de discrimen por sexo también pueden ser presentadas ante la Oficina de la Procuradora de las Mujeres (OPM), indicó el funcionario, quien confirmó que al momento no han recibido ninguna denuncia bajo esta legislación.

“Lo puede llevar al DTRH. Hacemos una investigación. Se emite un requerimiento de documentos. Si hay que inspeccionar, se inspecciona. Si se detecta una violación, se hace una querella contra el patrono, se va al tribunal, se va al pleito. El DTRH demanda en representación de los empleados”, sostuvo Saavedra.

En proceso de implementar la ley

El secretario del DTRH indicó que se encuentra en el proceso de desarrollar un estudio estadístico sobre la desigualdad salarial en Puerto Rico, donde las mujeres cobran en promedio $222 menos al año que los hombres, pese a que el 63% de ellas posee bachillerato, versus el 37% de ellos con el mismo nivel de estudios, según la Encuesta de la Comunidad del Negociado del Censo de 2015.

La agencia también desarrolla las guías que los patronos —públicos y privados— deberán seguir para erradicar la discriminación por sexo en el empleo en sus programas de autoevaluación, las cuales serán publicadas en los próximos meses.

De acuerdo con la ley, los patronos tendrán un año para desarrollar esos programas de autoevaluación para detectar irregularidades y hacer los ajustes pertinentes. Esto les servirá para defenderse en caso de que algún empleado presente una querella en su contra. También reduciría las penas aplicables a los patronos que se determine incurren en discrimen.

Piden esperar por reforma contributiva antes de restituir crédito por trabajo

“El patrono puede levantar como defensa que hay una diferencia salarial si hay un sistema bona fide que premia la antigüedad, la calidad de la producción, la educación, entre otros. Si el patrono puede decir que paga más a un hombre porque tiene tres maestrías, eso podría ser una defensa porque no discriminas por sexo, sino porque hay una educación”, explicó Saavedra.

Por otra parte, varios ejecutivos de la industria de recursos humanos entrevistados por Caribbean Business durante el seminario de la Sociedad para la Gerencia de los Recursos Humanos (SHRM, en inglés) consideraron que aún es temprano para determinar si la ley se está implementando.

Sobre el particular, la profesora Damaris Navedo dijo que los patronos ya tienen que cumplir con la ley federal Equal Pay Act de 1963, que prohíbe disparidades en la paga de salarios basándose en el género del empleado, así como con la Ley 100 de 1959, que prohíbe la discriminación en los trabajos por razón de edad, raza, color, sexo, origen social o nacional, condición social, afiliación e ideas políticas o religión.

Sin embargo, destacó que mucha de la desigualdad salarial es ocasionada por el hecho de que todavía hay mujeres ocupan posiciones con baja paga. “Cuando la mujer busca trabajo y le preguntan cuánto se ganaba, el patrono entonces le ofrece salario a partir de eso…Estamos en un círculo vicioso por debajo de los hombres,” dijo.

La periodista Eva Llorens colaboró en esta historia

image_print

You must be logged in to post a comment Login