Pulseo entre el gobierno y Royal Caribbean ponen en jaque la industria de cruceros en Puerto Rico

La empresa de cruceros Royal Caribbean le informó a la Autoridad de los Puertos la cancelación de varios de sus paradas en Puerto Rico – como visitas y puertos base -, acción que el gobierno ha interpretado como un mecanismo de presión para afectar la negociación de la alianza público privada para reconstruir y operar los muelles turísticos del país.

“La Autoridad de los Puertos recibió comunicación sobre la intención de Royal Caribbean de cancelar algunos de los viajes de esta línea a partir de julio de 2020″, confirmó José Roa, director ejecutivo interino de la Autoridad de los Puertos, en un comunicado de prensa conjunto.

(AndPon/Pixabay)
(AndPon/Pixabay)

En la comunicación, Roa destaca que el contrato de Royal Caribbean establece el proceso en caso de cancelación “los beneficios que el Gobierno de Puerto Rico brinda a Royal Caribbean, el volumen mínimo que Royal Caribbean se comprometió a traer a Puerto Rico a cambio de tales beneficios, entre otros”.

“A base de esta notificación se estará enviando una comunicación para indagar la razón en cuanto a las cancelaciones”, indicó Roa.

El gobierno espera anunciar a finales de diciembre la culminación de las negociaciones con el proponente preferido que tendrá a su cargo la operación y reconstrucción de los muelles de crucero de San Juan.

La APP de los muelles de cruceros fue una propuesta no solicitada de Global Ports Holdings, compañía que se encuentra entre las preseleccionadas para negociar. Los otros dos proponentes son Puerto Rico Terminals y San Juan Terminals,  consorcios que se incorporarían de obtener la buena pro para operar los muelles de San Juan.

En declaraciones escritas enviadas el martes, el portavoz de la Asociación de Navieros de Puerto Rico, Fernando Rivera afirmó que Royal Caribbean había advertido que cancelarían sus visitas a la isla si se insistía la negociación de la APP de los muelles de crucero.

“Este escenario al Gobierno no puede serle extraño y lo que es peor y anticipable es que otras líneas sigan el mismo camino. Exigimos que de inmediato el Gobierno haga esfuerzos responsables para proteger esta industria y que reexamine o, cuando menos, ponga en suspenso la consideración de la alianza pública privada para los muelles de barcos cruceros. No es solicitarles a las líneas hacer propuestas, es decirle qué necesitan y qué podemos hacer para asegurar su permanencia. ¿De qué vale una alianza público privada para los muelles de barcos cruceros sin los barcos?”, sentenció Rivera.

Por su parte, la gobernadora Wanda Vázquez Garced dijo estar sorprendida por la notificación “sin razón alguna” de Royal Caribbean sobre un contrato vigente.

“Estamos confiados en el peso de la relación histórica de la industria de cruceros con Puerto Rico y en que nuestros objetivos son compatibles, que podemos remar juntos hacia un crecimiento beneficioso para todas las partes y continuaremos colaborando y trabajando incansablemente en pro de los mejores intereses de Puerto Rico”.

El sector de cruceros es el de mayor crecimiento en la industria de turismo durante la última década. Las líneas de crucero, Royal Caribbean Cruise Ltd y Carnival Corporation controlan prácticamente el 75% de los viajes por el Caribe.

En los últimos años la industria
de cruceros en Puerto Rico ha ido recuperando hasta alcanzar 1.8 millones de
pasajeros el 2018-2019, cifra que podría superarse este año fiscal.

La experta en la industria, Daphne Barbeito informó el martes que de acuerdo al sistema de reservaciones de Royal Caribbean y Celebrity Cruises, conocida como Cruising Power, la temporada 2019-2020 permanece normal.

No obstante, a partir de abril del 2021, Puerto Rico sale del itinerario de barcos como el Oasis y el Allure, y a partir de agosto 2021 del Symphony of the Seas.

La última parada del Freedom of the Seas como puerto base (home port) está prevista para abril del 2021, lo que implica Royal Caribbean no utilizará a Puerto Rico como puerto cede durante un año completo por primera vez en 20 años, dijo Barbeito.

De igual forma se perfila que Royal Caribbean no utilice a Puerto Rico como puerto cede durante el verano del 2022.

Mientras, Celebrity Cruises mantendrá al Celebrity Summit durante esta temporada alta de invierno, que se extiende hasta abril 2020, pero después no tiene pautado regresar a San Juan.

En total se afectarían unos 102 viajes entre tránsito y puertos cede, lo que implicaría unos 415 mil pasajeros menos de visita en la isla y $40 millones de impacto económico.

De acuerdo con el Business Research and Economic Advisors (BREA) del 2017-2018, el gasto total en turismo de crucero en Puerto Rico es de $151.17 millones y genera 3,644.