29 de Noviembre de 2021

Reclaman enmiendas a proyecto senatorial de cannabis medicinal

Por el 22 de Junio de 2017

Un grupo de representantes de la Alianza de Pacientes Pro Cannabis (APPC), acompañados por los senadores Miguel Pereira y José Vargas Vidot, hicieron público hoy su descontento con el Proyecto del Senado 340 (P. del S. 340), que busca establecer la “Ley para Mejorar el Estudio, Desarrollo e Investigación del Cannabis para la Innovación, Normas Aplicables y Límites”.

Según aseguró el grupo, su reclamo es para que se tomen en consideración las necesidades particulares de estos pacientes y para optimizar y articular de manera más eficiente las áreas del reglamento del proyecto de ley que se dejaron inconclusas en pasadas discusiones ante los cuerpos legislativos.

Los senadores Miguel Pereira y José Vargas Vidot reclamaron que el Senado realice enmiendas al P. del S. 340 por entender que este no vela por los derechos de los pacientes. (Agustín Criollo/CB)

El grupo presentó varios puntos que tanto Pereira como Vargas Vidot acogieron e indicaron estar dispuestos a someter enmiendas al respecto, aunque reconocieron que durante la sesión del Senado de hoy, jueves, no se discutirá el tema.

“No buscamos un ‘free for all’, sino que se considere primero la ciencia, la sensibilidad y el reclamo de quienes van a ser los beneficiarios de un sistema o, por otro lado, pueden terminar siendo las víctimas del mismo”, indicó Vargas Vidot.

Salud asegura expedición de licencias de cannabis medicinal ha mejorado

El asesor legal y portavoz de la APPC, Juan Capella Noya, explicó los cinco puntos medulares a los que los legisladores deben prestar mayor atención. El punto de mayor trascendencia, indicó, es la eliminación de todo discrimen o limitación contra los pacientes; la legalización eventual del autocultivo para los pacientes y, de esa manera desarticular cualquier esfuerzo por monopolizar la industria; seguido por la apertura al libre mercado relacionado con el cultivo; el procesamiento y la dispensación del cannabis medicinal; el establecimiento de una ley de protección acerca de la relación médico-paciente eliminando la intervención de un médico mediador que desconozca el diagnóstico y tratamiento de ese paciente y que busque el lucro personal y la protección de tratamientos; y nuevas condiciones con el medicamento, evitando el límite a las condiciones que puedan tratarse con la planta.

“El acceso a cualquier tratamiento es la forma más básica de los derechos humanos. El tratar con sensibilidad y dignidad las condiciones de un paciente, no debe ser materia de discusión. ¿Por qué negarle a una persona que sufre de alguna condición, la oportunidad de sentirse bien? ¿Por qué no se intenta y se tratan esas condiciones con cannabis medicinal si ya se ha probado científicamente que tiene propiedades que alivian muchos de los síntomas de estas condiciones?”, cuestionó el senador independiente.

“He sido consistente en mi apoyo a la población del uso del cannabis medicinal en un esquema legal que facilite el libre acceso a todos los pacientes que lo necesiten, sin obstáculos burocráticos y respetando la libertad individual para decidir sobre el tratamiento médico que mejor atienda las condiciones de salud de cada paciente”, indicó por su parte Pereira.

Los senadores concurrieron en que el acercamiento al cannabis medicinal debe ser uno basado en la abrumadora evidencia científica existente y no en los mitos y temores infundados por la superstición.
Ambos senadores recalcaron varios usos del cannabis medicinal que han sido comprobados científicamente y que son utilizados actualmente en varias jurisdicciones, resultando en una mejor calidad de vida para los pacientes.

Inauguran primer dispensario de cannabis medicinal en área metropolitana

“La posibilidad de tratar adicciones con el cannabis, también la depresión y trastornos de ansiedad, ha sido comprobado. Sabemos que el tratamiento de la náusea y el vómito inducido por quimioterapia son antieméticos con mucha eficiencia. Ayuda a las personas que están sufriendo los estragos del tratamiento químico. Los ayuda a comer, a mantener su peso”, indicó Pereira.

“Con adultos que padecen de dolor crónico, los canabinoides son muy efectivos. Entonces, si no nos mueve el dolor humano, vamos a hablar de dinero. El Washington Post reportó ayer que los opioides -entiéndase Percocet, Xanax y otros- causaron 1.3 millones de visitas a salas de emergencias en los Estados Unidos durante 2016. Una visita podría costar de $700 a $1,300 en un día, no quiero ni imaginarme la carga económica que significaría esto para un gobierno en quiebra”, añadió.

Tanto los portavoces de la APPC lamentaron que el P. del S. 340 visualiza el uso solamente desde una perspectiva comercial, echando a un lado la relación médico-paciente, e imponiéndole un impuesto, a diferencia de otros medicamentos tradicionales que no pagan impuesto de venta y uso (IVU).

image_print

You must be logged in to post a comment Login