21 de Junio de 2021

Rullán: “Lo peor aún está por venir en cuanto a zika en Puerto Rico”

Por el 22 de Octubre de 2016

SAN JUAN — El exsecretario del Departamento de Salud de Puerto Rico, Johnny Rullán, pintó un cuadro preocupante sobre la epidemia del zika en Puerto Rico durante una charla ante el Club Rotario de San Juan a principios de esta semana.

En particular, el experto en salud dio la voz de alarma en relación al elevado número de mujeres embarazadas que se están infectando en la isla y el eventual nacimiento de bebés con complicaciones derivadas del virus. “El verdadero drama comenzará el próximo mes, hasta el próximo verano”, dijo Rullán en referencia a los costos sociales y de salud que la llegada inminente de recién nacidos con enfermedades congénitas traerá a Puerto Rico.

Durante los últimos meses, Puerto Rico se ha convertido en centro focal en la epidemia del zika en el hemisferio occidental, con un total de 24,127 casos documentados por el Departamento de Salud local a finales de septiembre; los estimados extraoficiales son mucho más altos.

(Dennis Costa/CB)

(Dennis Costa/CB)

Los síntomas directos relacionados al zika son relativamente benignos en comparación con los virus similares transmitidos por el mismo mosquito Aedes aegypti, tales como el chikungunya y el dengue. Sin embargo, los vínculos entre la infección en las embarazadas y los trastornos congénitos en los recién nacidos, así como posibles complicaciones como el síndrome Guillam-Barré, el cual tiende a ocurrir en uno de cada 20,000 casos, han causado mucha preocupación, al punto de que el turismo en la isla se ha visto afectado en los últimos meses.

Rullán, quien es también epidemiólogo, dijo que en Puerto Rico alrededor de 50 embarazadas se infectan con zika cada día, principalmente a través de la transmisión sexual. “Aquí, muchas más mujeres embarazadas se infectan de esta manera que a través de las picaduras de mosquitos”, dijo el experto en salud, quien añadió que menos del 1% de los hombres usa profilácticos en la isla.

“El virus vive en la sangre durante 12 días, y en los fluidos vaginales solo durante un par de días, pero puede permanecer en el semen durante un máximo de seis meses”, explicó Rullán. “Es por eso que le decimos a las mujeres que no queden embarazadas durante al menos seis meses si la pareja está infectada con zika. Deben usar métodos anticonceptivos o abstenerse por completo. Cuando se trata de otras enfermedades de transmisión sexual, uno de los dos suele mostrar síntomas. En el caso de zika, es más difícil, en el sentido de que ambas personas por lo general no muestran signos externos de infección”.

Lee también: CDC asigna $433,740 para emergencias de salud pública

La microcefalia, con sus efectos visibles en bebés y niños pequeños, ha capturado la mayor parte de la atención de los medios con respecto a las complicaciones relacionadas con zika en los recién nacidos, pero Rullán hizo hincapié en que estos casos solo representan aproximadamente el 7% de los casos en los bebés afectados por zika.

De la misma manera, solo una fracción de los bebés nacidos de mujeres embarazadas infectadas con zika desarrollan enfermedades relacionadas. “[En] solo el 5% de esas mujeres embarazadas que se infectan, [el virus] se transmite a través de la placenta al bebé”, señaló Rullán. Los bebés pueden infectarse con zika en diferentes etapas del embarazo, incluyendo justo en el momento del parto, lo cual aumenta las probabilidades. “De 522 bebés que han nacido de madres infectadas por el zika [hasta el momento en la isla], se estima que el 15%  al 20% van a desarrollar problemas“, agregó.

A pesar de esto, el número alto de mujeres embarazadas que se están infectando diariamente, de acuerdo con Rullán, resultará en un gran número de bebés que nacerán con complicaciones a finales de este año. “La secretaria del Departamento de Salud [Ana Ríus] estima que alrededor de 2,000 bebés con complicaciones nacerán [este año], mientras que algunos pediatras dicen que van a ser 7,000 bebés. Mi opinión es que va a estar más cerca de los 3,000“, dijo.

 

“El verdadero drama comenzará el próximo mes, hasta

el próximo verano”, dijo Rullán.

 

Una vez que el virus infecta al bebé, la misma afecta mayormente las neuronas, la cual a su vez causa rupturas de las conexiones entre distintas regiones en el cerebro. “El daño causado puede que no sea aparente una vez nazca el bebé”, Rullán dijo. “Los bebés pueden nacer con aparente normalidad, hasta que examinamos sus ojos y nos damos cuenta de su nervio óptico no está bien desarrollado, por ejemplo”.

En Brasil, donde se han reportado muchos casos de zika, han habido casos de niños que no pueden tragar, y por lo tanto deben ser alimentados a través de un tubo gastrointestinal. “Muchos de ellos se tornan altamente irritables y lloran constantemente, hasta el punto de que muchos padres dejan a la familia como resultado de ello,” dijo el ex secretario de Salud, quien estimó que cada bebé afectado va a costar $10 millones a la sociedad. “Vamos a necesitar una estructura de sistemas de apoyo, ya que la carga financiera a estas familias será considerable”, añadió.

El zika es frecuentemente comparado con el chikungunya y el dengue, pero Rullán señaló que el zika en realidad se parece a otra condición que causó estragos entre los bebés Puerto Rico hace décadas, a saber, la rubéola, también conocida como sarampión alemán. “En la década de 1960, antes del desarrollo de una vacuna, todos los bebés de rubéola congénita terminaron en Modesto Gotay [una organización sin fines de lucro con sede en Trujillo Alto]”, dijo. “Ahora con el virus del zika, vamos a tener otro momento Modesto Gotay”.

Rullán instó a todas las mujeres embarazadas en la isla para tomar el examen de zika, específicamente la prueba de anticuerpos de inmunoglobulina M (IgM), preferiblemente durante el primer trimestre o principios del segundo trimestre del embarazo. “IgM efectivo durante una ventana de diez semanas, debido a que los anticuerpos duran unos 85 días”, explicó. Otra prueba utilizada frecuentemente, conocido como PCR (reacción en cadena de la polimerasa, por sus siglas en inglés) se realiza en varones y mujeres no embarazadas, pero solo detecta el virus dentro de los primeros 12 días de la infección.

En cuanto al sector turístico local, Rullán señaló que, al menos cuando de transmisión por mosquito se trata, los turistas no tienen que preocuparse demasiado por infectarse. “Se podría infectarse en la casa, no en hoteles. Ciertamente no en lugares con aire acondicionado o con mucho viento”, dijo.

Sin embargo, criticó la decisión de algunos hoteles y condominios de continuar el uso de bromelias, una planta que es popular por sus colores vibrantes, pero cuya forma, que permite fácilmente el agua de la piscina, la hace propensa a convertirse en un criadero de mosquitos. Por el contrario, la ciudad de Miami, que a principios de este año registró sus primeros casos zika, llevó a cabo una campaña agresiva para eliminar las bromelias de propiedad gubernamentales, e hizo un llamado a los ciudadanos para que hicieran lo mismo. “Es solo otro indicio de que la situación no está siendo visto en la isla con la seriedad que se merece”, dijo Rullán.

image_print

You must be logged in to post a comment Login