1

San Juan busca controlar la contaminación acústica

El alcalde de San Juan, Miguel Romero. (Suministrada)
El alcalde de San Juan, Miguel Romero. (Suministrada)

El alcalde de San Juan, Miguel Romero Lugo, anunció el jueves la aprobación de una orden ejecutiva municipal para reforzar el cumplimiento de varias leyes y ordenanzas que garantizan el control de ruidos innecesarios y la contaminación acústica en la Ciudad Capital, informó la Oficina de Prensa del Ayuntamiento. 

Romero Lugo aseguró que la proliferación de vehículos modificados para emitir sonidos con alto volumen se ha convertido en un problema de contaminación acústica que afecta la convivencia de los residentes de San Juan.  

“La sana convivencia, la tranquilidad y la paz ciudadana son elementos necesarios para que la Ciudad Capital de Puerto Rico logre retomar su posición como una jurisdicción que incentive la repoblación de sus diversas comunidades y mantenga un ambiente que redunde en una mejor calidad de vida para todos nuestros residentes”, establece la Orden Ejecutiva Número 008, promulgada por Romero Lugo esta semana.  

El primer ejecutivo capitalino destacó además que, con la orden emitida, se busca reforzar el cumplimiento con leyes y ordenanzas existentes que atienden el problema de ruidos innecesarios y contaminación acústica.  Con esta orden, la Policía Municipal de San Juan podrá intervenir en situaciones donde los sonidos excesivos e innecesarios perturben la tranquilidad de las comunidades en la ciudad, reduciendo el riesgo potencial a la salud de residentes y visitantes. 

Entre las leyes que se reforzará su cumplimiento están la Ley para disponer sobre los amplificadores o altoparlantes cuando afecten la tranquilidad pública, número 155 de 1937 y la Ley para suprimir los ruidos innecesarios de todas clases y establecer penalidades, número 71 de 1940. Esta última ley entiende como ruido innecesario todo sonido fuerte, que perturbe, que sea intenso y frecuente, y que afecte la tranquilidad.  

Romero Lugo dijo también que se promoverá el cumplimiento con la Ley de Vehículos y Tránsito de Puerto Rico por la Policía Municipal, en específico el Artículo 14.15 sobre los sistemas de amortiguador de sonido y aceleramiento del motor; y el Artículo 14.21 sobre el uso y la instalación ilegal de sirenas y campanas en vehículos de motor privados no autorizados.  

Según explicó, la Orden Ejecutiva se adscribe al cumplimiento del Artículo 241 del Código Penal de Puerto Rico sobre alteración a la paz y otros artículos relacionados a la prohibición de ruidos innecesarios y contenidos en la Codificación de Legislación Penal del Municipio de San Juan.  

Romero Lugo concluyó subrayando que las leyes y ordenanzas detalladas no implican una limitación en las medidas que la Policía Municipal de San Juan podría impulsar para atender el problema de contaminación acústica en San Juan.