18 de Enero de 2020

Secretario del Tesoro federal pide al Senado que atienda Promesa “inmediatamente”

Por el 27 de Junio de 2016

El secretario del Departamento del Tesoro Jacob Lew le envió una carta al líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell referente a la crisis de la deuda en Puerto Rico. Lew expresa que si el H.R. 5278, el proyecto de ley federal para la supervisión, el manejo y la estabilidad económica de Puerto Rico conocido como PROMESA por las siglas de su nombre en inglés (The Puerto Rico Oversight, Management, and Economic Stability Act) no se toma en consideración, el impago que se avecina el 1 de julio podría provocar demandas que de ser “exitosas, un juez podría inmediatamente ordenar a Puerto Rico a pagar a los acreedores sobre los servicios esenciales como los de salud, educación y seguridad pública.”

Jacob Lew: "El pueblo de Puerto Rico ya sufre, como pude constatarlo de primera mano en mi visita más reciente". (AP / Andrew Harnik)

Jacob Lew: “El pueblo de Puerto Rico ya sufre, como pude constatarlo de primera mano en mi visita más reciente”. (AP / Andrew Harnik)

McConnell ha dicho que el Senado tomaría en consideración el proyecto de la Cámara esta semana, pero que necesitaría apoyo de ambos partidos para superar el límite seguro de 60 votos para poder adelantar la legislación. La Cámara no estará en sesión hasta el 5 de julio, por lo que el Senado tendrá que pasar el proyecto de la Cámara tal y como está para que pueda encaminarse hacia el escritorio del presidente para su firma antes de la fecha límite del viernes.

Una carta idéntica fue enviada al líder demócrata en el Senado Harry Reid. La semana pasada Reid dijo que su caucus tenía serias preocupaciones sobre el proyecto a pesar el apoyo del presidente Obama al mismo.

Reid dijo que es posible que los demócratas quisieran eliminar una disposición en el proyecto permitiéndole al gobierno de Puerto Rico a reducir temporalmente el salario mínimo a algunos jóvenes trabajadores.

“Por lo menos necesitamos algunas enmiendas,” dijo Reid.

Mientras, algunos republicanos han expresado preocupación en cuanto a que el proyecto pudiese sentar un precedente para estados en situaciones económicas precarias.

La legislación permitiría que una junta de control supervise las negociaciones con los acreedores y las cortes sobre la reducción de parte de la deuda, pero el proyecto no provee fondos de contribuyente para reducir la deuda. Los acreedores han cabildeado fuertemente para asegurar que sus intereses estén protegidos por la junta.

El texto completo de la carta de Lew a McConnell es el siguiente:

27 de junio de 2016

Honorable Mitch McConnell
Líder de la Mayoría
Senado de los Estados Unidos
Washington, DC  20510

Estimado Sr. Líder:

Puerto Rico está en una crisis y su única esperanza para la recuperación y crecimiento es legislación que autorice las herramientas necesarias para un mejor manejo fiscal y nivel sustentable de deuda. A principio de junio, la Cámara aprobó un proyecto de compromiso con abrumador voto bipartidista que le daría a Puerto Rico las herramientas para recuperarse sin ningún gasto federal. El Senado debería atender el asunto inmediatamente. Un retraso solo pondría en peligro la habilidad del congreso para concluir su labor antes del 1 de julio, una fecha límite crítica que el liderato en Puerto Rico a destacado desde hace meses.

El 1 de julio – a solo cinco días de hoy – la crisis de Puerto Rico podría llegar hasta niveles más altos. Puerto Rico tiene $2 billones en pagos de desudas que vencen ese día, incluyendo pagos en deuda constitucionalmente priorizada en la cual Puerto Rico nunca ha dejado de pagar. En caso de impago y si las demandas de los acreedores son exitosas, un juez podría inmediatamente ordenarle a Puerto Rico a pagarle a los acreedores sobre los servicios esenciales como salud, educación y seguridad pública. Esto podría forzar a Puerto Rico a despedir policías, cesar el transporte público, o cerrar un hospital. Aún una suspensión retroactiva en litigación aprobada por el Congreso unos días después no revertiría ese tipo de orden de la corte. Esta es una de muchas de las razones por las cuales el Congreso debe de actuar antes del 1 de julio. Los acreedores esperan conseguir la protección de decisiones legales lo más pronto posible, y esto podría perjudicar las oportunidades de Puerto Rico de tomar un camino a la estabilidad y el crecimiento.

El pueblo de Puerto Rico ya sufre, como pude constatarlo de primera mano en mi visita más reciente. Alrededor de 80 por ciento de los negocios han cerrado en la Plaza de Diego, la que una vez fuera el corazón del distrito de negocios de San Juan. Los doctores en la única unidad de cuidado intensivo neonatal describieron como puede ordenar tratamientito de diálisis para recién nacidos prematuros si pagan en efectivo al momento diariamente por medicamentos que pueden salvar vidas. Aunque no conocemos el total de las ramificaciones si el Congreso no actúa antes del fin del mes, sabemos que de seguro son los 3.5 millones  de ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico los que se perjudicarán aún más.

El Congreso debe hacer más en el futuro para atender el crecimiento económico y la inequidades de Medicaid en Puerto Rico, pero hacer nada en este momento para terminar con la crisis de deuda resultaría en desencajamiento caótico y desordenado con consecuencias abarcadoras. Algunos acreedores con buenos fondos trabajan fuertemente para retrasar la acción legislativa esta semana, aún a expensas del pueblo de Puerto Rico. Urjo a los republicanos y a los demócratas a unirse en el senado como han hecho antes para ayudar a nuestros conciudadanos y llevar un proyecto bipartita al escritorio del presidente antes de 1 de julio.

Sinceramente

Jacob J. Lew

Associated Press contribuyó a este reportaje.

image_print

You must be logged in to post a comment Login