13 de Noviembre de 2019

Seleccionado el proponente preferido para la APP de los muelles de crucero

Por el 21 de Octubre de 2019

La Autoridad para las Alianzas Público Privadas (AAPP) y la Autoridad de los Puertos (AP) ya iniciaron las negociaciones con el proponente preferido que tendrá a su cargo la operación y reconstrucción de los muelles de crucero de San Juan, confirmó hoy el director de la AAPP, Fermín Fontanés, sin revelar el nombre de la empresa agraciada.

El funcionario indicó que hace un mes se encuentran negociando el contrato que dará a la empresa seleccionada la misión de reparar, diseñar, construir, financiar, mantener y operar los muelles que hoy maneja la AP por un espacio de 30 años.

La APP de los muelles de cruceros fue una propuesta no solicitada de Global Ports Holdings, compañía que se encuentra entre las preseleccionadas para negociar. Las otras dos compañías son consorcios que integran varias empresas pero sus principales son SACYR y Ports of America.

“Hemos seleccionado un proponente preferido con quien estamos tratando de negociar un acuerdo. Ahora como estamos en un proceso competitivo todavía y no es una selección oficial no vamos a anunciar quien es la compañía, por lo mismo porque no queremos influenciar el proceso con información afuera de lo que está ocurriendo”, dijo Fontanés durante una mesa redonda con medios de negocios en el área del muelle 11 en Puerta de Tierra.

“La transacción que se está negociando es una a 30 años, nosotros lo que estamos buscando es un operador que no solo venga a operar y manejar los puertos turísticos de cruceros de la Autoridad de los Puertos, sino que invierta y haga mejoras de infraestructura”, puntualizó Fontanés.

El funcionario hizo hincapié en que la posición desde la negocia el gobierno es una de desventaja debido la crisis fiscal que enfrenta el gobierno y la AP.

“Nuestra posición no es la ideal, estamos bregando con un gobierno que para todos los efectos está en quiebra con una junta de supervisión fiscal y unos retos de necesidad de dinero para poder invertir en infraestructura”, señaló.

Por su parte, Anthony Maceira, director de la AP detalló que la inversión en infraestructura que tendría que hacer la empresa a la que se le otorgue la concesión ascendería a $250 millones, basado en un estudio realizado por Administración Marítima de los Estados Unidos (MARAD por sus siglas en inglés) y confirmado por asesores locales.

En una primera etapa, la empresa deberá reconstruir la estructura de los muelles 11 y 12, que se encuentran clausurados desde hace una década por su deterioro y construir un muelle nuevo que pueda usarse para atracar barcos cruceros que no tengan contrato preferencial. Además deberá reparar la estructura del muelle Panamericano que actualmente utiliza la línea de cruceros Royal Caribbean, ya que los fundamentos del muelle están en avanzado estado de deterioro.

“No estamos disponiendo de los terrenos. El valor de la transacción es de lo que se está externalizando que es la operación de muelles, el número final es parte de lo que se está trabajando”, dijo Maceira, sin detallar el monto total de la transacción.

Sobre las deudas de la AP, que ascienden en total ascienden $455 millones según la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico (AAFAF), tanto Maceira como Fontanés indicaron que su repago no será parte de la transacción.

“Estamos buscando la mejor transacción para Puerto Rico”, dijo Fontanés, al sostener que será Puertos quien decida el orden de cómo pagará sus obligaciones con lo que reciba de la transacción.

Maceira dijo que las obligaciones de Puertos incluyen el pago a los bonistas, deudas con la Federal Aviation Agency (por haber utilizado terreno del aeropuerto de Isla Grande para la construcción del muelle Panamericano sin autorización federal) y los pagos de Pay-Go para el retiro de los empleados de la agencia.

De otra parte, apuntó que en las pasadas semanas se han estado reuniendo con los distintos componentes de la industria turística, de puertos y de cruceros para escuchar sus preocupaciones con la transacción. En ese sentido dijo que una de las condiciones de la transacción es que la empresa que reciba la buena pro “debe proteger al operador local y no desplazar el entorno comercial existente”.

Fontanés espera que la negociación con el proponente preferido culminen antes de que termine este año y se comience a ver movimiento en el terreno para finales del 2020.

image_print