7 de Marzo de 2021

[SERIE ESPECIAL] Enfocada Itza García en romper estereotipos y abrir paso a las mujeres

Por el 1 de Diciembre de 2016

Las mujeres que hemos llegado a posiciones de poder, que es un privilegio, debemos abrir espacios para las que vengan detrás de nosotros tengan la oportunidad. (Juan J. Rodríguez/CB)

Las mujeres que hemos llegado a posiciones de poder, que es un privilegio, debemos abrir espacios para las que vengan detrás de nosotros tengan la oportunidad. (Juan J. Rodríguez/CB)

Nota de la editora: Esta historia es la segunda entrega de una serie de reportajes que revela el perfil de los primeros designados por el gobernador electo, Ricardo Rosselló Nevares, para formar parte de su equipo de trabajo.

Desde pequeña, allá cuando vivía en la cima del barrio San Salvador de Caguas que colinda con San Lorenzo y Cayey, y siendo la primogénita de una familia extensa con once hermanos, empezó a labrar su destino y futuro en contra de todo pronóstico.

Se destacó en la escuela y, aunque hablaba como dicen en el campo “hasta por los codos”, tuvo siempre la dirección de maestros del sistema público que la orientaron.
Además, fue afortunada al gozar del cuidado y la guía de una madre que, con su origen humilde, la enfocó a soñar en grande y a tener la certeza de que, residir en el barrio pobre o en el caserío Santa Juana de Caguas, no te define a vivir por siempre en lo poco.

Hoy, Itza Marie García Rodríguez está en la cima, y no es aquella en la que se crió en el sector La Plaza de aquel barrio de Caguas. Hoy es la abogada graduada de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, designada secretaria asociada de la Gobernación, el segundo puesto de mayor jerarquía en La Fortaleza del gobernador electo Ricardo Rosselló Nevares. Hoy es la mujer que tendrá en sus manos ejecutar y velar que todos los futuros jefes de agencia cumplan con la política pública que esboza el denominado Plan para Puerto Rico.

Con 33 años y soltera, García Rodríguez es la única mujer del liderato cercano que trabajará de la mano con Rosselló Nevares y está clara de lo duro que se le hace a las minorías sobresalir y alcanzar el éxito. Sus metas son claras: construir un mejor Puerto Rico y abrir camino a otras mujeres para conquistar terrenos comúnmente ocupados por hombres, para aportar de tú a tú en los cambios que requiere el país en estos tiempos de crisis.

“Las estadísticas dicen, en mi caso, que debí haber salido embarazada a los 16 años y que no debí haber llegado a la universidad. Es lo que dicen los números. Yo en ocasiones digo que soy un error estadístico porque rompí con eso y llegué hasta donde estoy con mucho orgullo, pero tengo que aceptar que ha sido un proceso que te demanda a dar más y a probarte de forma adicional. Las mujeres tenemos que atrevernos, perder el miedo y confiar en nosotras. Si no sabemos, preguntemos. A mí me van a ver felizmente preguntando, porque eso no dice nada de mi capacidad ni es un problema. Una vida donde uno lo sepa todo debe ser bien aburrida. Encuentro placer en eso de aprender todos los días”, reconoce García Rodríguez.

Lee también: [SERIE ESPECIAL] Comprometido con el servicio el nuevo secretario de la Gobernación

La nueva secretaria asociada de la Gobernación, mano derecha del jefe del gabinete de Rosselló Nevares, el licenciado William Villafañe, se sentó con Caribbean Business y, a menos de 24 horas de su nombramiento, abrió un espacio íntimo para darse a conocer.

¿Cómo llega al mundo de la política?

Siempre me ha gustado la política, la teoría política y los eventos eleccionarios. Para alguna gente existe el baloncesto, los deportes, la moda, el maquillaje y, para mí, es la política. Me gusta mucho. Desde pequeña me ha gustado la política. Mi bachillerato es en ciencias políticas y psicología. Creo que la política, en este caso los partidos, tienen un rol social y pueden lograr muchos cambios.

¿Cuándo entra en la política partidista en el PNP?

Entré en el 2012 directamente a colaborar con el Dr. Ricardo Rosselló. Tuvimos un intercambio sobre educación, a mí me apasiona el tema de educación y cómo puede ser el pilar para transformar la sociedad y coincidimos en un almuerzo, intercambiamos ideas y luego él me invitó a colaborar en el Plan para Puerto Rico, que en aquel momento estaba comenzando.

Entré en el área de educación y poco a poco fui escalando hasta que ahora lidero lo que es el grupo completo.

¿Qué es el Plan para Puerto Rico?

Plan es un proyecto ambicioso del Dr. Ricardo Rosselló. Comenzó con grupos pequeños y luego comenzó a ser un proyecto más amplio. Él es el arquitecto de todo este proyecto. ¿Qué quiere Plan? Es buscar alternativas y pensar cómo Puerto Rico puede convertirse en un lugar mejor. ‘Un mejor Puerto Rico es posible’, que fue un lema de campaña, no fue casualidad. Nosotros creíamos que una vez haces el análisis adecuado de cómo está la situación en Puerto Rico, miras el mundo que está ahí afuera, ves las mejores prácticas, las traes a Puerto Rico para ver cómo puedes adoptarlas, se puede tener un mejor Puerto Rico. Con este Plan queremos que el día a día no consuma la mente de los que van a gobernar y administrar las agencias porque ya tenemos la ruta a seguir.

¿Es una utopía el Plan para Puerto Rico?

Sabemos que cuatro años es un término corto de tiempo pero podemos sentar buenas bases. Nadie te habla de resultados en educación en cuatro años sino en ocho o doce. Nosotros nos encargamos de una primera etapa, que es sinergia que consiste en eliminar la redundancia, y eso nos toma los primeros 100 días, luego tendremos el corto plazo de seis meses a un año y medio para ejecutar unos cambios, luego el término mediano que es de año y medio a cuatro años y el largo plazo que es más de cuatro años. El plan es ejecutable y la gente que lo ha elaborado tiene las mayores de las experiencias en hacerlo. El éxito de Plan es la diversidad. Cuando tienes un grupo diverso, tu alcanzas la equidad.

¿Qué hará la secretaria asociada de la Gobernación?

Es como si fuera la directora de política pública. Te diría que sí. Es ejecutar lo que fue el plan validado en las urnas y aprobado por el partido.

¿Cómo es la licenciada Itza García, dominante, impulsiva o es pasiva?

Todas las anteriores (estalla en una carcajada). Te diría que depende de las situaciones. Tengo que decirte que he sido muy luchadora durante toda mi vida, vengo de una familia muy pobre y me ha costado mucho trabajo salir adelante. Decirte otra cosa sería mentirte. Vengo de una escuela pública, soy la primera en mi familia en llegar a universidad… Allá arriba en el campo, no sé si conoce, pero en el sector La Plaza en San Salvador es bien arriba en Caguas y recuerdo que para ir a San Juan había que madrugar y ahora vengo todos los días. Tengo que decirte que soy bien luchadora pero no soy desconsiderada ni creo que tengo que aplastar al que está al lado mío para salir adelante. Yo no compito. Trato de hacer mi trabajo mejor cada día. Mi medida soy yo. Trato de aprender de las situaciones que tengo. Hay situaciones que me toca seguir al líder, en este caso al Dr. Rosselló o a William Villafañe, y desempeñar un rol de apoyo. Cuando me toca dirigir, dirijo. Trato de ser lo más justa dentro de lo posible. Ser justo es de lo más difícil. Aristóteles decía que es el punto medio entre dos extremos y que es la mayor de las virtudes. Eso es lo que me gusta. Escuchar a todo el mundo y cuando tengo toda la información, entonces tomo decisión. La verdad tiene dos caras siempre. Soy bien honesta, transparente y sencilla.

  • Itza García Rodríguez, designada secretaria asociada de la Gobernación. (Juan J. Rodríguez/CB)

¿Cómo es llevar la voz cantante de la política pública que se tiene que ejecutar en un campo dominado por hombres?

Me siento honrada y agradecida. Me dedico a dos campos que son de hombres: la política y las leyes. Entonces, no solo soy mujer, soy joven y añádele que vengo de abajo. Normalmente, si tienes la bendición de tener una figura masculina, sea un padre o un esposo, que esté en estos caminos, te tienden a tratar distinto porque es la hija o es la esposa de alguien. En mi caso, no soy hija de nadie ni esposa de nadie y eso tiene sus retos. En la interacción con los distintos grupos de trabajo, siempre he tenido presente el rol de la mujer, no en ánimo de discrimen o por el feminismo que es resaltar la figura femenina y opacar la masculina. Eso no es. La meta es la equidad. Que logremos que a mí cuando me miren, me vean como un ser humano capaz de hacer las cosas independientemente que sea mujer o no. Cuando me den las oportunidades, me las den porque tengo la capacidad de hacerlo y no por mi género. Igual cuando me destaquen.
Creo que las mujeres necesitamos ocupar los espacios y necesitamos líderes comprometidos con eso y les puedo garantizar, después de cuatro años, que Ricardo Rosselló es ese líder. No estoy parcializada. Una de nuestras primeras órdenes ejecutivas va a ser asegurarnos que la mujer cobre igual salario que el hombre, igual paga por igual trabajo porque actualmente cobramos el 30% menos por hacer lo mismo.

Las mujeres necesitamos modelos a seguir, mujeres que ocupen los espacios, que sean un buen ejemplo, que se encarguen de que las que vengan detrás tengan la oportunidad porque a veces las mujeres somos medio terribles con nosotras mismas y nos metemos el pie. Eso tenemos que cambiarlo. Necesitamos líderes que nos den las oportunidades.

¿Ha sido difícil ganarse el respeto en este mundo de hombres en la política?

Te tengo que decir que sí y a veces tenemos que adoptar conductas o actos simplemente para lograr el respeto. A veces llego a un lugar y si soy muy sonriente o muy amable lo mal interpretan. Hay que establecer distancia porque a lo mejor se toman atribuciones que no son o piensan que estás ahí para otras cosas. Mi carácter fluye según la necesidad del momento. A veces tengo que ser muy fuerte y lo soy sin ningún problema. Una de mis metas es no ponerme en una situación donde me puedan faltar el respeto. No permitir eso. Hay unos límites.

Las mujeres necesitamos atrevernos. Nos va a costar mucho, las mujeres tenemos unas cargas que el varón no tiene. Se nos exige ser buenas esposas, buenas madres, buenas hijas -que en muchas ocasiones tenemos la responsabilidad de cuidar a nuestros padres- y se nos exige ser profesionales que eso antes no existía. Añádele buena ama de casa. Si eres ama de casa nada más, te preguntan por qué no estudias y te ponen el sello.

La mujer debe ser lo que a ella le dé la gana de ser. Si quiere ser ama de casa, que lo sea pero que sea porque lo escogió y no porque fue su única opción. Las mujeres que hemos llegado a posiciones de poder, que es un privilegio, debemos abrir espacios para las que vengan detrás de nosotros tengan la oportunidad. Mi sueño es que cuando la próxima Itza nazca o se esté desenvolviendo, no vea como un imposible llegar hasta donde estoy.

Ese es mi sueño, donde no le digan tú no puedes estudiar derecho porque tú eres de escuela pública.

¿Qué le gusta hacer a la licenciada Itza García para distraer su mente?

Soy bien familiar. Mi familia es una fuente de energía y cuando estoy “down” o cansada me voy con mami, mi padrastro y mis hermanos y me paso el día con ellos y recuerdo lo que es verdaderamente importante y la razón por la que uno lucha tanto. Así ves en los ojos y en las miradas de los demás que el esfuerzo vale la pena. Siempre le he dicho a mami que cuando sea grande quiero ser como ella, una mujer luchadora incansable.

image_print

You must be logged in to post a comment Login