[SERIE ESPECIAL] Lista la voz oficial del gobierno de Rosselló Nevares

Nota de la editora: Esta historia es la tercera entrega de una serie de reportajes que revela el perfil de los primeros designados por el gobernador electo, Ricardo Rosselló Nevares, para formar parte de su equipo de trabajo.

Es un hombre alto, extrovertido y que habla con soltura. Luce apasionado con los temas que le gustan y, aunque reconoce que está algo nervioso por los nuevos retos que se avecinan en La Fortaleza, asegura estar listo para convertirse en la voz oficial del gobernador electo Ricardo Rosselló Nevares.

Su origen es de una familia de clase media de Vega Baja.

Ramón Luis Rosario Cortés, de 33 años, fue el designado secretario de Asuntos Públicos y Política Pública de La Fortaleza y, a un mes de empezar sus nuevas funciones, prometió en entrevista con Caribbean Business que será equitativo con toda la prensa. Eso consiste en acabar la práctica de favorecer a medios particulares con información del gobierno.

¿Quién es Ramón Luis Rosario Cortés?

Ramón es un muchacho de Vega Baja. Trabajé en la administración de Luis Fortuño con muchas personas que estudiaron en universidades privadas y colegios caros. A los de Fortaleza les decían ‘guaynabitos’ y yo no era de ese grupo. Estudié en escuela pública, mi papá fue policía por más de 10 años, mi mamá todavía es maestra de inglés en el Departamento de Educación en una escuela de Vega Baja. Así que ese soy yo. Siempre trato de recordarme eso.

¿Qué le dijeron sus padres con esta designación?

Te puedes imaginar que mi papá, que se llama igual que yo, Ramón Luis Rosario… Mi nene se llama Ramón Luis Rosario… Yo soy la luz de sus ojos… Y está contentísimo por los logros. Él sabe que es un sacrificio grande pero por lo menos papi quería que volviera al sector público. Mami orgullosa como siempre. Mi esposa era la que estaba un poquito resentida porque ya nosotros vivimos lo que es Fortaleza, que es un trabajo que requiere muchos sacrificios familiares.  Evidentemente, mi esposa está preocupada con lo que va a pasar en los próximos años.

Usted fue asesor legal principal del gobernador Luis Fortuño, ¿cómo fueron esos años?

Interesantísimo. He estado en la práctica privada durante este último cuatrienio, la he pasado bien, pero ninguno como los años que estuve en Fortaleza porque estás bregando con todo lo importante. Cualquier día podía ver un periódico y la primera plana era lo que estaba trabajando en mi oficina de alguna forma. Era otra época en mi vida, me acababa de casar, no tenía hijos, así que estar 16 horas en Fortaleza era un poquito más fácil. Ahora siempre voy a tener esta pena porque tengo el nene (de tres años) en casa, pero sacaré tiempo para él. Ese es el balance que tengo que hacer. Ese es el reto, convencer al gobernador que me deje tiempo para mi familia.

¿Qué aprendió de sus años en La Fortaleza?

Aprendí que, más importante que tener la propuesta correcta o la solución correcta, es saber cómo se implementará. Muchas veces nos dimos contra la pared. Entendíamos que teníamos la solución perfecta pero, por no conocer el gobierno cabalmente en un aspecto particular, terminábamos no implementando esa solución. Eso es parte de lo que me propongo traer a la nueva administración del Dr. Ricardo Rosselló: un conocimiento de gobierno y de la Asamblea Legislativa para asegurar que, no solo tenemos la mejor propuesta, sino encaminarla para que se haga realidad.

Lee también: [SERIE ESPECIAL] Enfocada Itza García en romper estereotipos y abrir paso a las mujeres

He estado en la práctica privada durante este último cuatrienio, la he pasado bien, pero ninguno como los años que estuve en Fortaleza porque estás bregando con todo lo importante. (Juan J. Rodríguez/CB)

He estado en la práctica privada durante este último cuatrienio, la he pasado bien, pero ninguno como los años que estuve en Fortaleza porque estás bregando con todo lo importante. (Juan J. Rodríguez/CB)

Usted es abogado litigante civilista y va a tener una posición donde será la voz del gobierno, ¿cómo piensa manejar a los medios?

Sin restarle méritos al campo de las comunicaciones, tenía un profesor en derecho que decía que el abogado es un cuentista. El abogado tiene un cuento, tiene un caso y tiene que expresarlo, ya sea a un juez o a un jurado. Lo que he hecho en mi práctica privada es litigio, así que creo que al final del día lo que uno tiene que hacer es comunicar el mensaje correcto.

Por lo menos, una de mis condiciones fue que no me voy a prestar para decir un embuste. Ahí es que uno se mete en problemas. Voy a decir lo que es y lo que entienda debe ser el mensaje y me sienta cómodo en proyectar porque estamos convencidos que refleja la verdad del gobierno. Más que nunca en estos tiempos, tenemos que tener cuidado de no llevar un mensaje populista cuando realmente no podemos cumplir porque, una vez pierdes la credibilidad, pasa todo lo que le ha pasado a Puerto Rico.

¿Cómo hará el balance de llevar el mensaje de gobierno más allá de las filas del PNP?

Creo que desde la silla de Asuntos Públicos y Política Pública no se espera que sea un político el que hable. Los políticos hablarán en su foro, pero no es lo que voy hacer. Respeto a los que deciden correr a puestos electivos y meterse en la política, pero eso no es lo mío. A mí me gusta el derecho. Voy hablar como un comunicador de Fortaleza y los políticos tendrán su espacio para llevar su mensaje.

Previo a las designaciones, su nombre surgió como uno de los candidatos al Departamento de Justicia y su nombramiento tomó a varios por sorpresa, ¿hubiese preferido quedarse en el campo del derecho?

Cuando dices lo de sorpresa, incluso a mi familia los dejé locos pensando que era secretario de Justicia [al puesto que me nombrarían]. Para serte honesto, la función que finalmente el gobernador se sentó conmigo para ofrecerme y la necesidad que había para una nueva administración fue lo que me llevó a aceptar. Para mí sería bien fácil quedarme en mi oficina, con mis casos, cobrando por hora, llegando a casa a la hora que quiera pero creo que lo acepté porque conozco la Fortaleza y no me veía en ninguna agencia particular.

Fui director de plataforma de Pedro Pierluisi y siempre con Pedro fui claro que al gobierno no iba, que me quedo en la empresa privada, pero cuando llega la hora de la verdad y el gobernador te llama y te pide ayuda, pues es un poco difícil decirle que no, porque él es la persona que más sacrificada va a estar.

¿Va haber apertura con usted en La Fortaleza y se va a poder conocer lo que está sucediendo en el Palacio de Santa Catalina?

Te puedo prometer que en lo que a mí respecta, los medios van a tener un trato justo y equitativo. Mi crítica, desde hace mucho tiempo, es cómo algunas administraciones benefician a algunos medios sobre otros en el flujo de información. Creo que todos los medios deben tener la información que quieres transmitir evitando un trato que no sea equitativo. Ese es Ramón Rosario.

¿Qué le quita el sueño?

Llevo varios días que siento la presión de que sé que hay que hacer muchas cosas con muchos menos recursos de los que tuvimos en el pasado y mi presión es irme de la posición pensando que no logramos un cambio, que por lo menos no logramos encaminar lo que le prometimos al pueblo.

Lee también: [SERIE ESPECIAL] Comprometido con el servicio el nuevo secretario de la Gobernación

¿Se ha sentido intimidado alguna vez por los medios?

No. Creo que el mejor antídoto para eso es mantener una línea clara de que lo que uno está comunicando es la verdad. No prestarse para mentiras porque eso es lo que más te expone a que los medios te ataquen y el que comete ese error tiene que pasar por el crisol. Voy hablar con la verdad.

¿Qué le preocupa de los medios en Puerto Rico?

La desinformación. En Puerto Rico tenemos periodismo estudiado y otro que no es tan estudiado y el gran reto va a ser comunicar toda la información para que lo que salga afuera no sea injusto cuando lo miramos en el crisol de la verdad. Me preocupa no poder comunicar todo el mensaje, me preocupa que haya algunos medios que se me queden rezagados en el sentido de que no tengan toda la información para entender un asunto particular, porque al final del día, lo que pasa en el gobierno de Puerto Rico el pueblo se entera por los medios. En la medida que esos medios tengan la información correcta, el pueblo va a conocer lo que sucede con más precisión. La preparación que voy a tener para comunicar los temas va a ser extensa y esa va a ser mi meta.

¿Qué podemos esperar de Ramón Rosario una vez asuma su nuevo rol?

Una persona bien activa, me levanto bien temprano, me acuesto tarde, me levanto a mitad de noche a escribir cosas. Estaré en todos lados.