7 de Julio de 2020

[SERIE ESPECIAL] Yabucoa busca alternativas a su crisis

Por el 2 de Junio de 2017

Nota de la editora: Segundo de una serie de cinco reportajes sobre las iniciativas que están impulsando los alcaldes para atender la crisis fiscal y los recortes que se anticipan.

Frente a los recortes presupuestarios impuestos que, inevitablemente, tendrán un impacto sobre la operación de los municipios, el alcalde de Yabucoa, Rafael Surillo Ruiz, ya comenzó a hacer malabares administrativos.

Surillo Ruiz aseguró que está cortando “un poquito de cada lado” para generar economías al municipio y allegar más fondos, evitando a toda costa llegar al punto de cesantear empleados.

Por ello, el alcalde anunció recientemente la aprobación de la Ordenanza número 10 y 11 para autorizar al municipio a cobrar por el corte y poda de árboles en propiedades privadas y arrendar equipo pesado propiedad del ayuntamiento para esos propósitos.

Yabucoa cuenta con apenas 37,000 habitantes y una tasa de desempleo a diciembre de 2016 que ascendía a 17.2%. En la foto, el alcalde Rafael Surillo Ruiz. (Agustín Criollo/CB)

“Encontramos que la Oficina de Alianzas Comunitarias recibe a diario cientos de  solicitudes por parte de la ciudadanía para que poden o corten árboles en propiedades privadas a través de todo Yabucoa y para el uso de maquinaria pesada, por lo que  resulta necesario establecer una tarifa razonable para al menos recobrar los gastos incurridos por nuestro Municipio en la presentación de estos servicios”,  sostuvo Surillo Ruiz.

Del mismo modo, el alcalde explicó que el municipio estableció desde enero pasado la Ordenanza número 20, que fija una tarifa a las empresas de servicios funerarios por el uso de las facilidades del Cementerio Municipal y otros fines, que fluctúan entre $150 y $225 por sepelio.

No obstante, el primer ejecutivo municipal aclaró que la aportación no se trata de un impuesto de venta y uso, sino que constituye un cargo por servicio a la empresa funeraria por la utilización de las instalaciones, equipo y personal del municipio.

“Históricamente, el cementerio estuvo controlado por contratistas. El municipio le vendía el solar al ciudadano, iba al cementerio y allí le caían encima los contratistas ofreciendo servicios a las personas para hacer panteones y lápidas por $3,000 y hasta $5,000. Poco a poco los fuimos sacando y, como el municipio tenía unos carpinteros que necesitábamos reubicar, los pusimos allí. Ahora yo le vendo el panteón hecho, a la mitad del precio de lo que se lo vendía el contratista. Estoy recibiendo unos chavitos extra, el empleado está conservando su empleo y el ciudadano puede acceder a esos servicios por un precio mucho más cómodo”, aseveró el ejecutivo municipal.

El alcalde reveló además que se encuentra analizando la posibilidad de establecer en Yabucoa un arancel por la escolta de caravanas fúnebres, pues ello constituye un gasto adicional de recursos para el municipio en agentes de la Policía Municipal, vehículos, gasolina y otros dispendios.

Asimismo, anunció que ya comenzaron los trabajos de demolición de la estructura que suponía albergar una égida en el centro urbano, pero que quedó detenida luego que el contratista a cargo del proyecto lo abandonara, dejando al municipio con la carga. El proyecto estará reenfocado para crear el “Parque para la Edad Dorada” que contará con instalaciones rentables para actividades, que también se espera que allegue fondos al erario.

“Estamos también tratando de implementar un arbitrio para las tragamonedas que operan en varios establecimientos en Yabucoa y que son administradas por Hacienda. Estas generan mucho dinero aquí pero sin embargo, no le pagan ni un centavo al municipio mientras que nosotros les damos servicios”, señaló.

Otras medidas incluyen la expansión del Parque del Niño que, según indicó, ya ha comenzado a generar más dividendos de lo esperado en el alquiler de gazebos.

No es suficiente

No obstante, Surillo Ruiz admitió que estas medidas no serán suficientes para atajar la debacle que se prevé arremeterá contra los municipios del país. El alcalde destacó que Yabucoa perderá en apenas dos años unos $7 millones, por lo que comenzó desde enero pasado a revisar las finanzas del ayuntamiento para realizar modificaciones.

“Ahora tengo que empezar a tocar los transitorios, en este año comenzamos con eso. A los que se les acaba el contrato ahora el 30 de junio tengo entonces que evaluar con quiénes nos quedamos. Tengo que quedarme con los que recogen la basura, los que trabajan en el asilo, pudiera contemplar una reducción de horarios en los que son administrativos, pero lo que sí es que este presupuesto lo vamos a evaluar trimestralmente, en vez de una vez al año, porque si las medidas que estoy tomando no me alcanzan para mantener todo operando, pues voy a tener que tomar otras adicionales”, indicó.

Yabucoa cuenta con apenas 37,000 habitantes y una tasa de desempleo a diciembre de 2016 que ascendía a 17.2%.

[SERIE ESPECIAL] Bayamón: modelo de una ciudad inteligente

El alcalde de la llamada Ciudad del Azúcar no solo anticipa una crisis social en toda la isla, sino que le atribuyó la responsabilidad a Elías Sánchez, representante de la administración del gobernador, Ricardo Rosselló Nevares, por continuar con su discurso inflamatorio en contra de la integridad de los municipios y sus residentes.

“Es lamentable y doloroso escuchar al representante del gobierno ante la junta de control fiscal expresarse en el sentido de que llegó la hora de que los municipios se tienen que destornillar del gobierno central, dando a entender que somos una carga. Tú escuchas a Elías Sánchez expresarse en ese sentido, pero hace escasamente dos años atrás defendía a los municipios porque tenía contratos con Toa Baja”, denunció Surillo Ruiz.

“Hay que tener mucho cuidado con ese discurso porque los municipios somos el principal ente para ayudar al indigente, lo que pasa es que eso lo puede decir quien nunca ha tenido una necesidad. Quien no ha perdido un hogar sin tener cómo recuperarlo, quien tiene a su hijo y no puede llevarlo a practicar deportes en un club privado, o quien pueda llevar a su hija a una academia de modelaje paga… Yo tengo aquí una academia de modelaje que de forma totalmente gratuita cualquier niña puede ir y apuntarse, especialmente las de escasos recursos y una liga de béisbol gratuita”, añadió acerca de los programas municipales dirigidos hacia niños y jóvenes que son subsidiados con fondos del propio ayuntamiento.

El alcalde lamentó que su municipio perderá en el nuevo año fiscal que comienza el julio, $3.8 millones y para el año fiscal 2018-2019 $4.3 millones adicionales en subsidios provenientes del gobierno central relacionados al concepto de “propiedad exonerada”.

Este subsidio era recibido a través de una partida separada de los recaudos del Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM) luego que el Estado legislara para que se exonerara del pago de contribuciones impuestas sobre la propiedad inmueble residencial hasta el límite de $15,000 de valoración tasada para fines contributivos. Esta medida afectaba la cantidad de recaudos que los municipios recibían por el impuesto a la propiedad, y para equiparar la pérdida, el gobierno estableció un fondo conocido como “propiedad exonerada”, que devolvía al ayuntamiento la parte no devengada.

Otro subsidio que perderán los municipios, explicó el alcalde, es el creado para equiparar a los más pequeños con los más grandes.

“El Estado dijo en un momento que era una gran desventaja para los municipios pequeños, así que para equiparar esa desventaja, de las contribuciones, se creó un pote que se llama fondo de equiparación, y ese es el que anualmente mediante una  formula, se le empieza a dar a los municipios más desventajados. Esto se eliminó parcialmente pero para 2018 se va a eliminar por completo”, dijo a la vez que dio el ejemplo del vecino pueblo de Maunabo, donde el 90% del presupuesto global proviene de ese fondo.

Surillo Ruiz enfatizó que los municipios son el ente que vela por las personas de escasos recursos en toda la isla. Incluso, estos subsidios gubernamentales permiten la continuación de servicios dirigidos a ancianos, niños, jóvenes y madres solteras, quienes sin estas ayudas, se verían totalmente desprovistos de servicios esenciales ante la ya casi folclórica inacción del gobierno central.

“Al yo tener que quitar eso, ¿dónde esos niños van a ir? ¿Cómo vamos a mantener a la juventud fuera del crimen si cada día son menos los recursos que quedan para los pobres? ¿Cómo vamos a ayudar a nuestros viejos?”, cuestionó el primer ejecutivo municipal.

Truena contra el gobernador

Surillo Ruiz tronó en contra del discurso de Rosselló Nevares sobre su promesa de que no despediría a empleados públicos. El alcalde catalogó el discurso como un “juego político de palabras” ya que, en efecto, el gobierno central no se dispone a despedir empleados públicos, sin embargo, sus acciones obligan a los ayuntamientos a tomar esa medida ante los recortes.

“Mi presupuesto, el que termina ahora, es de $15.4 millones, lo tengo que bajar a $13 millones, el año que viene tengo que bajarlo a $8 millones, porque es escalonado. Ahora mismo la nómina de Yabucoa es de $8 millones porque tengo un presupuesto de $15 millones. Ahora, con $13 millones, ya yo tengo que empezar a bregar con la nómina, empezar a dejar algunos transitorios fuera. El gobierno dice que no va a despedir gente, pero obliga a los municipios a que tengamos que botarlas. Es todo un juego de palabra político”, denunció.

El alcalde aseguró que existe gran incertidumbre en la población ante la posibilidad de quedar desvalidos de servicios esenciales e incluso de sus puestos de trabajo. Sin embargo, aseguró que es momento de que el pueblo se empodere del país ante la crisis y tome las riendas de su destino.

“Es como el famoso discurso de John F. Kennedy, ‘no es lo que tu país pueda hacer por ti, es lo que tú puedas hacer por tu país’. Yo creo que los municipios que van a sobrevivir son aquellos que quieran sobrevivir, porque el poder no emana del gobierno, sino del pueblo”, sentenció.

Datos:

  • Yabucoa tiene 37,000 habitantes y una tasa de desempleo que a diciembre de 2016 ascendía a 17.2%.
  • El municipio perderá $8 millones en el año fiscal 2017-2018 y $4.3 millones adicionales para el año fiscal 2018-2019.
  • Presupuesto actual: $15 millones
  • Presupuesto para próximo año fiscal: $13 millones
  • Presupuesto para año fiscal 2018-2019: $8 millones

image_print

You must be logged in to post a comment Login