Estados árabes expresan molestia por respuesta de Catar a demandas

Por Hamza Hendawi y Mohammed Wagdy

EL CAIRO — Cuatro países árabes que tratan de aislar a Catar debido a su presunto respaldo a grupos extremistas expresaron su molestia el miércoles por lo que dijeron es una respuesta “negativa” de la diminuta nación del Golfo a sus demandas para poner fin a la crisis en la región.

La respuesta de Doha, dijeron, “no es seria” y muestra la incapacidad de Catar para entender la gravedad de la situación.

El anuncio se dio tras una reunión de los cancilleres de las cuatro naciones -Arabia Saudí, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin- en El Cairo, poco después de recibir la respuesta de Doha.

Los cuatro acusan a Catar de apoyar a grupos terroristas y mantener relaciones estrechas con Irán, la potencia chií que es el principal rival de los saudíes en la región.

Estados Unidos exime a Emirates y Turkish Airlines del veto de electrónicos

El canciller egipcio Sameh Shukri les dijo a reporteros que la respuesta catarí a la lista de 13 demandas de los Estados árabes fue “negativa en su totalidad”. No “sentó las bases para el abandono por Catar de las políticas que lleva. Es una posición que no tiene en cuenta la gravedad de la situación”, añadió.

Los ministros no dijeron cuáles serían sus siguientes pasos, algo que, explicaron, sería anunciado tras más consultas. Los cancilleres se reunirán de nuevo en Bahréin, pero no se ha fijado la fecha.

“Esperamos que nuestra sabiduría prevalezca y que Catar eventualmente tome las decisiones apropiadas”, dijo Shukri, quien indicó que los cuatro países actúan contra Irak dentro del marco de las leyes internacionales, y para salvaguardar la paz y la seguridad internacionales.

Pero gran parte de la retórica de los cancilleres fue claramente belicosa.

El ministro de Relaciones Exteriores de EAU, Abdullah bin Zayed Al Nahyan, dijo que Catar solamente estaba interesado en “destrucción, incitación, extremismo y terrorismo” en lugar de en buenas relaciones con sus vecinos.

Shukri dijo que no se podía permitir que continuasen las políticas de Catar y prometió que la sangre egipcia no se derramaría en vano, en referencia a mortíferos ataques extremistas contra las fuerzas de seguridad en Egipto.

Naciones árabes amplían plazo límite en crisis de Catar




Naciones árabes amplían plazo límite en crisis de Catar

Por Maggie Hyde

DOHA, Catar — Una alianza de varios países árabes amplió el lunes de madrugada el plazo para que Catar responda a su lista de exigencias, en medio de una crisis diplomática en el Golfo Pérsico. Los cuatro países señalaron que el emir de Kuwait había pedido la demora como parte de sus esfuerzos para mediar en la disputa.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahrein cortaron sus lazos con Catar el 5 de junio, restringiendo el acceso a su espacio aéreo y sus puertos y sellando la única frontera por tierra del país, que comparte con Arabia Saudí.

Las cuatro naciones cortaron sus lazos con Catar acusando al país de apoyar a extremismo y expresando su preocupación de que mantenga lazos demasiado estrechos con Irán. (AP Foto/Saurabh Das, Archivo)

Las cuatro naciones cortaron sus lazos con Catar acusando al país de apoyar a extremismo y expresando su preocupación de que mantenga lazos demasiado estrechos con Irán. (Saurabh Das/AP, Archivo)

El 22 de junio presentaron una lista de exigencias de 13 puntos para poner fin a la crisis, y dieron al país, rico en gas natural y anfitrión del Mundial de fútbol en 2022, diez días para cumplirlas.

En un comunicado el lunes por la mañana, los cuatro países dijeron esperar que Catar respondiera a sus demandas el lunes. El nuevo plazo expiraría el martes por la noche o el miércoles de madrugada.

“La respuesta de los cuatro estados se enviará entonces tras el análisis de la respuesta del gobierno catarí y la evaluación de su respuesta a todas las reclamaciones”, indicó el comunicado.

Las cuatro naciones cortaron sus lazos con Catar acusando al país de apoyar a extremismo y expresando su preocupación de que mantenga lazos demasiado estrechos con Irán, la potencia chií en la región. Catar niega desde hace años que apoye a milicianos y mantiene sus lazos con Irán, con la que comparte un enorme yacimiento gasífero.

“Catar no es un país sencillo de absorber por nadie. Estamos listos. Estamos preparados para defender nuestro país. Espero que no lleguemos a un escenario en el que se haga una intervención militar”, dijo el ministro catarí de Defensa, Khalid bin Mohammed al-Attiyah a Sky News.

En un primer momento se produjeron escenas de pánico en los supermercados cataríes cuando los cuatro países cortaron sus lazos diplomáticos. Pero la capital, Doha, estaba mayormente tranquila el domingo mientras los vecinos esperaban a ver cómo se desarrollaba la crisis.

Abdelaziz al-Yafaei, un catarí que había salido para dar un paseo por la tarde por la bahía de la ciudad, dijo estar tranquilo de que todo saldría bien.

“Tenemos un gobierno, gracias a Dios, que es sabio y sabe cómo cubrir todas nuestras necesidades, cómo mantener la seguridad”, dijo. “Tenemos suficientes fondos en el país, en el plano económico. Todo va a mejor”.

Los periodistas de Associated Press Adam Schreck y Jon Gambrell en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, contribuyeron a esta nota

Irán firma acuerdo de gas natural con empresa francesa y China




Crece tensión en Siria con amenazas de Rusia a Estados Unidos

Por Bassem Mroue y Nataliya Vasilyeva

BEIRUT — Rusia amenazó el lunes con considerar como blancos potenciales a aviones de la coalición encabezada por Estados Unidos en espacio aéreo sirio, y suspendió una línea telefónica establecida para evitar colisiones, en represalia por el derribo de un avión de combate sirio por fuerzas militares estadounidenses.

Estados Unidos dijo que derribó un jet sirio la víspera después que lanzó bombas cerca de donde las Fuerzas Democráticas Sirias -a las cuales respalda- realizaban operaciones contra el grupo Estado Islámico (EI), y agregó que eso era algo que no toleraría.

El derribo del avión de combate -primera ocasión en los seis años de conflicto que Estados Unidos derriba un jet sirio- sucedió después de otro hecho que también ocurrió por primera vez: Irán disparó varios misiles balísticos la noche del domingo contra posiciones del grupo EI en el este de Siria, en lo que dijo fue un mensaje para su archirrival Arabia Saudí y para Estados Unidos.

Rusia señala posibilidad de atacar aviones de Estados Unidos y aliados en Siria

Los acontecimientos recrudecieron las tensiones regionales y reflejaron la creciente rivalidad entre los principales actores en la guerra civil siria, que se podría salir de control justo en momentos en que el combate contra el grupo Estado Islámico en su bastión de Raqqa está avanzando.

Rusia, un aliado crucial del presidente sirio Bashar Assad, exigió a las fuerzas militares estadounidenses que expliquen por qué decidieron derribar el bombardero sirio Su-22.

Estados Unidos confirmó que uno de sus aviones de combate F-18 Súper Hornet derribó un jet sirio que había arrojado bombas cerca de las asociadas FDS. Esas fuerzas, que están aliadas con Estados Unidos en la campaña contra el grupo Estado islámico, advirtieron a las tropas sirias que pararan sus ataques o enfrentarían represalias.

El Ministerio ruso de Defensa dijo el lunes en un comunicado que todos los aviones y drones de la coalición que vuelen al oeste del río Éufrates serán considerados objetivos potenciales.

Diversas áreas del norte de Siria al oeste del Éufrates eran controladas por el grupo EI antes de que las fuerzas sirias capturaran gran parte de ellas recientemente. Los rusos, quienes han estado proporcionando cobertura aérea a las fuerzas de Assad desde 2015, parecen querer evitar que Estados Unidos tenga como objetivos aviones sirios o tropas en tierra que han sido atacadas recientemente en el este del país.

Es la segunda ocasión en que Rusia suspende una línea directa con la que se busca minimizar incidentes con Estados Unidos en el espacio aéreo sirio. En abril, suspendió brevemente la cooperación después de que Estados Unidos disparó 59 misiles contra una base aérea siria tras un ataque con armas químicas que Washington atribuyó al gobierno de Assad.

Cifra de personas desplazadas de sus hogares asciende a 65.6 millones




Catar inicia ruta alterna de transporte para evitar boicot regional

DOHA, Catar — Catar anunció el inicio de transportes de mercancías a través de Omán para evitar a los países del Golfo Pérsico que han cortado sus rutas marítimas con el pequeño país petrolero.

La autoridad portuaria de Catar publicó un video el lunes de un barco llegando al puerto Hamad de Doha desde Sohar, en Omán.

Las mercancías suelen llegar a Catar a través del enorme puerto de aguas profunda de Jebel Ali, en Dubái, donde se coloca en embarcaciones más pequeñas que navegan hasta Doha. Pero desde el 5 de junio Emiratos Árabes Unidos se ha sumado a Arabia Saudí, Bahrein y Egipto a la hora de cortar el tráfico marítimo a Catar como parte de su ruptura diplomática.

Las mercancías llegarán ahora a través de los puertos de Sohar y Salalah, en Omán, señaló la autoridad portuaria catarí.

Además, dos barcos iraníes recalarán pronto a Omán, indicó la agencia estatal de noticias iraní IRNA.

Kuwait busca mediar en crisis del Golfo Pérsico por Catar




Trump se reúne con líderes del G7 tras reproches a la OTAN

Por JONATHAN LEMIRE y JULIE PACE

TAORMINA, Italia — En Oriente Medio, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue recibido con honores mientras los líderes de Arabia Saudí e Israel parecían competir entre ellos para superar al otro en la calidez de su acogida y en la importancia de sus promesas de cooperación.

Pero en Europa, Trump se encontró con una recepción más fría y se mostró ansioso por pasar al ataque.

Encajonado en temas como el cambio climático y el pacto de defensa de la OTAN, respondió recriminando a algunos de los aliados más firmes de Washington que no pagan una cuota justa por su defensa. Además se negó a respaldar de forma explícita la cláusula de defensa mutua, que la alianza activó solo en una ocasión, tras los atentados del 11-S.

Trump afronta ahora la última etapa de su primera gira internacional como presidente, un agotador maratón de nueve días con cinco paradas. El republicano pasará todavía dos días en suelo europeo, esta vez en un pintoresco pueblo costero de la isla italiana de Sicilia, donde participa en una cumbre del G7.

Una vez más, la cautela podría recibir a un presidente que basó su campaña a la Casa Blanca en el lema “Estados Unidos primero”, con indicios de que Washington podría desmantelar sus pactos internacionales, y que ahora está inmerso en dos días de reuniones de alto perfil con los líderes de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón y Canadá.

Trump arremete contra miembros de la OTAN por gasto en defensa

“No hay duda de que esta será la cumbre del G7 más difícil en años”, declaró el presidente de Consejo de la Unión Europea, Donald Tusk.

Los mandatarios que forman el grupo “a veces tienen opiniones muy diferentes” en asuntos como el cambio climático y el comercio, “pero nuestro papel como la UE es hacer todo lo posible por mantener la unidad del G7 en todos los frentes”, agregó Tusk señalando que lo más necesario es mantener la unidad “cuando se trata de defender un orden internacional basado en normas”.

La Casa Blanca cree que Trump ha hecho avances personales con sus homólogos del G7, con los que ya se ha reunido personalmente.

“Es el momento de que tenga una conversación íntima y que entienda sus problemas y, lo que es más importante, que ellos entiendan nuestros problemas”, dijo el jueves el asesor nacional de economía Gary Cohn a reporteros a bordo del avión presidencial Air Force One.

Trump arrancó la jornada el viernes con un encuentro con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, a quien recibió en la Casa Blanca y en su residencia privada de Mar-a-Lago el pasado febrero.

Abe fue el último líder mundial en alabar públicamente al dirigente estadounidense, elogiando su visita a Oriente Medio y su discurso ante la OTAN el jueves.

“Por desgracia, esta vez no podemos jugar al golf juntos”, dijo Abe a reporteros.

Trump dijo que trataría varios asuntos con Abe, incluyendo Corea del Norte, que según dijo “está muy presente en nuestras mentes”.

La política exterior será el centro de la cumbre del G7 el viernes, con reuniones sobre Siria, Libia, Corea del Norte, Afganistán y Pakistán. En la agenda del encuentro de dos días se incluyen discusiones sobre economía global y clima, un encuentro con pequeños países africanos en el que Trump se sentará junto a los líderes de Níger y Túnez, y otras sobre asuntos migratorios y comercio.

Decreto migratorio de Donald Trump recibe nuevo golpe




Trump: Lucha contra terrorismo es “entre el bien y el mal”

Por Jonathan Lemire y Julie Pace 

RIAD — El presidente Donald Trump pidió hoy, domingo, a los líderes de Medio Oriente que combatan la “crisis del extremismo islámico” que ha emanado de la región y caracterizó la lucha contra el terrorismo como una “batalla entre el bien y el mal”, no como un enfrentamiento entre Occidente y el islam.

El discurso de Trump fue la pieza central de su visita de dos días a Arabia Saudí, su primera parada en el extranjero como presidente.

Durante una reunión de más de 50 líderes árabes y musulmanes, el presidente estadounidense buscó trazar un nuevo rumbo para el papel de Estados Unidos en la región enfocado directamente en erradicar el terrorismo, con menos énfasis en la promoción de los derechos humanos y las reformas democráticas.

“No estamos aquí para dar un sermón. No estamos aquí para decirle a otras personas cómo vivir, qué hacer, a quién o cómo adorar”, dijo Trump en su discurso ante la llamada Cumbre Árabe Islámica y Estadounidense en Riad.

El presidente Donald Trump pronunció un discurso durante la cumbre Cumbre Árabe Islámica y Estadounidense en el Centro de Conferencias Rey Abdulaziz en Riad, Arabia Saudí. (Evan Vucci/AP Foto)

“En vez de eso, estamos aquí para ofrecer una asociación basada en intereses y valores compartidos para buscar un futuro mejor para todos nosotros”, agregó. En su mensaje, el presidente también instó a los mandatarios árabes a “expulsar a los terroristas de sus lugares de culto. Sáquenlos de sus comunidades”.

El presidente norteamericano fue recibido con entusiasmo en Riad, donde la familia real ha acogido con satisfacción la postura más dura de Trump hacia Irán, el enemigo regional de los saudíes.

Trump criticó a Irán por propagar la “destrucción y caos” en toda la región. Sus comentarios fueron repetidos por el rey Salman de Arabia Saudí, quien declaró que “el régimen iraní ha sido la punta de lanza del terrorismo global”.

Para Trump, la visita fue un respiro de la avalancha de controversias que han consumido su gobierno en las últimas semanas. Ha sido asediado por una serie de revelaciones sobre la investigación federal en curso sobre los posibles vínculos de su equipo de campaña con Rusia y su decisión de despedir al director del FBI, James Comey, que había estado supervisando la investigación de Rusia.

Se esperaba que Trump, quien durante su campaña ofreció frecuentes episodios de retórica antiislámica, moderara sus palabras sobre el islam. Aunque durante su campaña empleó la expresión “terrorismo islámico radical” y criticó a su rival, Hillary Clinton, por no hacerlo, esa frase no apareció en sus palabras del domingo.

Corea del Norte lanza misil balístico de medio alcance

El discurso coincide con un momento de acercamiento a los aliados árabes de Estados Unidos, y Trump se reunió con mandatarios de varios países, como Egipto y Catar, antes de una mesa redonda con el Consejo de Cooperación del Golfo y de acompañar al rey saudí, Salman, a la inauguración de un nuevo centro antiterrorista en Riad.

Ese mensaje de alianza se reforzó en una reunión con el presidente de Egipto, Abdul Fatá el Sisi, en la que Trump celebró la decisión de su homólogo de liberar el pasado mes de abril a la trabajadora humanitaria egipcio-estadounidense Aya Hijazi, que llevaba casi tres años detenida en el país.

El Sisi invitó a Trump a visitar Egipto, señalando que “Usted tiene una personalidad única capaz de hacer lo imposible”. Mientras los asistentes reían, Trump respondió: “Estoy de acuerdo”.

En un encuentro anterior con el rey de Bahrein, Trump expresó que los dos países “tienen una relación maravillosa” pero que “ha habido un poco de tensión” y prometió una mejora de cara al futuro. El mandatario no especificó qué tensiones debían resolverse. Los dos países tienen una antigua alianza militar, aunque Estados Unidos criticó la gestión bahreiní de las protestas en su territorio durante la Primavera Árabe.

También fue llamativa la ausencia de las referencias a la democracia y los derechos humanos en las palabras de Trump. Se trata de dos temas que los mandatarios árabes a menudo perciben como reproches de Estados Unidos, y en su lugar se mencionan los objetivos más limitados de paz y estabilidad.




Corea del Norte lanza misil balístico de medio alcance

Por Kim Tong-Hyung

SEÚL — Las autoridades estadounidenses y surcoreanas informaron que Corea del Norte lanzó hoy, domingo, un misil de medio alcance en lo que constituyó la prueba balística más reciente realizada por un país que ha estado acelerando el desarrollo de armas y misiles nucleares.

El cohete fue disparado desde una zona en torno a Puckhang, en la provincia sureña de Phyongan, y voló hacia el este unos 500 kilómetros (310 millas), precisó el Estado Mayor surcoreano. El Comando de Estados Unidos en el Pacífico dijo que rastreó el misil antes de que cayera al mar.

Funcionarios de la Casa Blanca que acompañan al presidente Donald Trump en una visita a Arabia Saudí dijeron que el cohete, que fue lanzado por última vez en febrero, tuvo un alcance más corto que los misiles disparados en las pruebas más recientes de Corea del Norte.

Un funcionario del Estado Mayor de Corea del Sur añadió que el misil parecía ser similar al cohete de rango medio que Corea del Norte disparó en febrero. El misil lanzado el domingo alcanzó una altitud máxima de 560 kilómetros (347 millas), agregó el funcionario, quien habló bajo condición de no ser identificado, de acuerdo con las normas de su oficina.

En una entrevista con el programa dominical de televisión Fox News Sunday, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, dijo que era demasiado pronto para saber si las presiones diplomáticas y económicas que Occidente está ejerciendo sobre el gobierno de Corea del Norte están teniendo efecto, luego de la última prueba de misiles.

Trump se reúne con mandatarios árabes en Riad

“Estamos en las primeras etapas de la aplicación de la presión económica, así como de la presión diplomática al régimen en Corea del Norte”, afirmó Tillerson. “Esperemos que reciban el mensaje de que seguir su programa de armas nucleares no es un camino hacia la seguridad ni a la prosperidad. Las pruebas en curso son decepcionantes e inquietantes. Pedimos que cesen porque en vista de que no han terminado con esas pruebas, no han cambiado su punto de vista”.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, presidió una reunión del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Azul, sede oficial de la presidencia, sobre el lanzamiento, según su oficina. El lanzamiento se produjo una semana después de que Corea del Norte probara con éxito un nuevo misil de medio alcance que según Pyongyang podría llevar una cabeza nuclear pesada.

Los expertos informaron que ese cohete voló más alto y durante más tiempo que cualquier otro probado por Corea del Norte, y que en un futuro podría alcanzar lugares tan distantes como Alaska o Hawai.

Corea del Norte hizo dos pruebas nucleares el año pasado, lo que podría haber mejorado sus conocimientos para fabricar armas nucleares lo bastante pequeñas como para transportarlas en misiles de largo alcance. El país también ha probado varios cohetes y sigue aumentando su arsenal de armas balísticas, que también incluyen misiles de medio alcance con combustible sólido que podrían salir de lanzacohetes portátiles en tierra o desde submarinos.

Estos ensayos suponen un difícil desafío para el nuevo presidente de Corea del Sur, un progresista que asumió el cargo el 10 de mayo y que ha expresado su deseo de un acercamiento con Corea del Norte.

La agresiva campaña de Pyongyang por avanzar en su programa de armas también la convierte en una de las principales preocupaciones de política exterior para el gobierno de Trump. Sin embargo, Washington no ha logrado establecer una política al respecto.




Trump se reúne con mandatarios árabes en Riad

Por Jonathan Lemire y Julie Pace

RIAD, Arabia Saudí —Mientras su gobierno defiende las restricciones a viajeros de varios países de mayoría musulmana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, empleó al país donde se encuentra el lugar más sagrado del islam para pedir unidad a los musulmanes en la lucha contra el terrorismo.

La pieza central de la visita de Trump de dos días a Arabia Saudí se debe a que tenía previsto ofrecer un discurso hoy ante los líderes de 50 países de mayoría musulmana. En su mensaje, el presidente presentará el desafío del extremismo como una “batalla entre el bien y el mal” e instará a los mandatarios árabes a “expulsar a los terroristas de sus lugares de culto”, según un borrador del texto al que tuvo acceso The Associated Press.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la derecha, durante una reunión bilateral con el rey de Bahrein, Hamad bin Isa Al Khalifa. (Evan Vucci/AP Foto)

Se esperaba que el mandatario, que durante su campaña ofreció frecuentes episodios de retórica antiislámica, modere parte de sus palabras sobre el islam. Aunque durante su campaña reiteró la necesidad de emplear la expresión “terrorismo islámico radical” y criticó a su rival, Hillary Clinton, por no hacerlo, esa frase no aparecía en el borrador.

El discurso coincide con un momento de acercamiento a los aliados árabes de Estados Unidos, y Trump se reunió con mandatarios de varios países, como Egipto y Catar, antes de una mesa redonda con el Consejo de Cooperación del Golfo y de acompañar al rey saudí, Salman, a la inauguración de un nuevo centro antiterrorista en Riad.

Ese mensaje de alianza se reforzó en una reunión con el presidente de Egipto, Abdul Fatá el Sisi, en la que Trump celebró la decisión de su homólogo de liberar el pasado mes de abril a la trabajadora humanitaria egipcio-estadounidense Aya Hijazi, que llevaba casi tres años detenida en el país.

El Sisi invitó a Trump a visitar Egipto, señalando que “usted tiene una personalidad única capaz de hacer lo imposible”. Mientras los asistentes reían, Trump respondió: “Estoy de acuerdo”.

Irán impone más sanciones contra firmas e individuos de Estados Unidos

En un encuentro anterior con el rey de Bahrein, Trump dijo que los dos países “tienen una relación maravillosa” pero que “ha habido un poco de tensión” y prometió una mejora de cara al futuro. El mandatario no especificó qué tensiones debían resolverse. Los dos países tienen una antigua alianza militar, aunque Estados Unidos criticó la gestión bahreiní de las protestas en su territorio durante la primavera árabe.

También resultaba llamativa la ausencia de las referencias a la democracia y los derechos humanos en la declaración preparada de Trump. Se trata de dos temas que los mandatarios árabes a menudo perciben como reproches de Estados Unidos, y en su lugar se mencionan los objetivos más limitados de paz y estabilidad.

“No estamos aquí para dar lecciones, para decir a otros pueblos cómo vivir, qué hacer o cómo ser. En cambio, estamos aquí para ofrecer colaboración en la construcción de un futuro mejor para todos nosotros”, indicó el texto.

Dos fuentes diferentes proporcionaron a AP copias del borrador del discurso, descrito como una pieza clave del viaje. La Casa Blanca confirmó que el borrador era auténtico, pero advirtió que el presidente aún no había confirmado el texto final y podría haber cambios.

 

La periodista de Associated Press Vivian Salama en Washington contribuyó a esta nota.




Trump busca formar alianzas para combatir el terrorismo

Por JULIE PACE y JONATHAN LEMIRE

RIAD, Arabia Saudí — En la primera escala de su primer viaje al extranjero, el presidente Donald Trump aterrizó el sábado en Arabia Saudí en busca de alianzas fuertes para combatir el terrorismo mientras trata de dejar atrás las múltiples controversias que asedian a su joven gobierno.

Trump llegó a Riad después de un vuelo nocturno y fue recibido con una ceremonia real en el aeropuerto, que incluyó una exhibición de la aviación militar saudí y un apretón de manos del rey Salman.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegan a la terminal real del aeropuerto internacional Rey Khalid el sábado 20 de mayo de 2017, en Riad. (Evan Vucci/AP)

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegan a la terminal real del aeropuerto internacional Rey Khalid el sábado 20 de mayo de 2017, en Riad. (Evan Vucci/AP)

Es el único presidente estadounidense que ha elegido a Arabia Saudí, o a cualquier país mayoritariamente musulmán, como su primera parada en un viaje al extranjero, una opción pensada en parte para mostrar respeto a la región después de más de un año en la que Trump lanzó una dura retórica antimusulmana durante la campaña presidencial.

La visita inicia un ambicioso debut internacional para Trump. Después de dos días de reuniones aquí, Trump viajará a Israel, tendrá una audiencia con el Papa Francisco en el Vaticano y se reunirá con sus aliados en una cumbre de la OTAN en Bruselas y el Grupo de las 7 potencias en Sicilia.

Trump salió de la puerta después de que Air Force One bajara y bajara la escalera con la primera dama Melania Trump. El rey Salman de 81 años, que usó un bastón para el apoyo, fue llevado a las escaleras del avión en un carrito de golf. Los líderes intercambiaron bromas y Trump dijo que era “un gran honor” estar allí.

La visita a Arabia Saudí es el inicio de un ambicioso debut internacional para Trump. Luego de dos días de reuniones en Riad, el mandatario estadounidense viajará a Israel, tendrá una audiencia con el papa Francisco en el Vaticano y se reunirá con sus aliados en una cumbre de la OTAN en Bruselas, además de participar en una reunión del Grupo de los Siete países más industrializados del mundo, el G7, en Sicilia, Italia.

A su llegada a suelo saudí, Trump saludó desde la puerta del avión presidencial Air Force One y bajó por la escalerilla acompañado por Melania Trump. El rey Salman, de 81 años y que utiliza un bastón para apoyarse, llegó al pie del avión a bordo de un carro de golf. Los dos líderes intercambiaron bromas y Trump declaró que era “un gran honor” estar allí.

Varios jets los sobrevolaron, dejando una espera roja, blanca y azul, los colores de la bandera estadounidense.

Momentos después, Trump tuiteó por primera vez desde suelo internacional como presidente: “Genial estar en Riad, Arabia Saudí. Deseoso de lo que viene por la tarde y la noche”.

En una ceremonia posterior en la Gran Corte Real Saudí, el rey colocó a Trump la medalla de Abdulaziz Al Saud, el honor civil más alto de la nación. La medalla, entregada a Trump por sus esfuerzos para fortalecer los lazos en la región, también ha sido otorgada al presidente ruso, Vladimir Putin, a la primera ministra británica, Theresa May, y al predecesor de Trump, Barack Obama.

Estados Unidos ayudará resolver crisis humanitaria en Venezuela

Funcionarios de la Casa Blanca esperan que esta gira de a Trump la oportunidad para recomponerse tras uno de los periodos más complicados de su joven gobierno. La Casa Blanca no gestionó bien el inesperado cese del director del FBI James Comey, que supervisaba una investigación federal sobre los posibles vínculos entre la campaña del republicano y Rusia. El miércoles, el Departamento de Justicia cedió a los llamados de los demócratas para nombrar un fiscal especial y se decantó por el exdirector del FBI Robert Mueller para encabezar la pesquisa.

Momentos después de que Trump partiera hacia Arabia Saudí, se publicaron nuevas informaciones sobre la investigación de Rusia que amenazaron con restar protagonismo a la primera gira internacional del mandatario. The New York Times reportó que el republicano calificó a Comey de “verdadero loco” mientras discutía la pesquisa en curso con dos altos funcionarios rusos que visitaron la Oficina Oval antes este mes. Además, les dijo que despedir a Comey “acabó” con la “gran presión” que estaba sintiendo por el proceso, agregó.

The Washington Post, por su parte, publicó que un asesor de Trump, que no fue identificado, estaba siendo considerado “persona de interés” en la investigación de las autoridades. Además, Comey habría accedido a prestar declaración en una audiencia pública del comité de Inteligencia del Senado en un futuro cercano, agregó.

A pesar de sus problemas a nivel nacional, se espera que Trump reciba una cálida acogida en Arabia Saudí. La familia gobernante estaba molesta con la distensión con Irán impulsada por su antecesor Barack Obama y por sus reservas a la hora de abordar la guerra civil en Siria.

Carteles con la imagen de Trump y el monarca salpican las carreteras de Riad con el lema “Juntos venceremos” y el lujoso hotel del presidente estaba bañado con luces rojas, blancas y azules y, en ocasiones, con una imagen de la cara del mandatario.

Trump y el monarca se reunieron brevemente en la terminal de aeródromo para tomar café. Después, Trump se dirigió a su hotel antes de las demás reuniones de la jornada. Durante el vuelo, el presidente se reunió con su equipo, trabajó en discurso que ofrecerá en el país y aprovechó para descansar un poco, dijo el secretario general de la Casa Blanca, Reince Priebus.

A su llegada a Arabia Saudí, Melania Trump vestía un overol negro con un cinturón dorado y no se cubrió la cabeza, como suelen hacer los cargos extranjeros que visitan el país. En 2015, su esposo criticó en Twitter a Michelle Obama por no vestir velo durante su visita al reino.

Para un presidente que basó su campaña en el lema “Estados Unidos primero”, el viaje es un momento crucial para que sus socios aumenten su compromiso con alianzas con décadas de antigüedad.

“El presidente Trump entiende que ‘Estados Unidos primero’ no supone solo Estados Unidos”, dijo H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional del republicano. “Priorizar los intereses de Estados Unidos supone fortalecer las alianzas y asociaciones que nos ayudan a extender nuestra influencia y a mejorar la seguridad del pueblo estadounidense”.

Estados Unidos inicia consultas para renegociar pacto con México y Canadá




Jefe del pentágono cataloga conducta norcoreana de irresponsable

Por Robert Burns

Arabia Saudí — El reciente lanzamiento de un misil por parte de Corea del Norte fue un intento irresponsable de provocación, declaró, hoy, martes el secretario estadounidense de Defensa Jim Mattis.

“El líder de Corea del Norte nuevamente trató irresponsablemente de provocar algo con el lanzamiento de un misil”, expresó un funcionario ante reporteros que viajaban con él a Arabia Saudí, donde iniciará una gira por Medio Oriente.

(Carolyn Kaster/ AP Foto)

El secretario de Defensa, Jim Mattis, catalogó como un intento irresponsable de provocación el lanzamiento de un misil por parte de Corea del Norte. (Carolyn Kaster/ AP Foto)

Mattis no identificó el tipo de misil pero dijo que no se trataba del tipo intercontinental, es decir, no era de los que pueden alcanzar territorio continental estadounidense. No hizo comentario sobre cuál sería la posible causa del fracaso del lanzamiento.

También agradeció a China por tratar de llevar la situación norcoreana “bajo control” con el fin de eliminar todas las armas nucleares de la península coreana.

Al preguntársele sobre su viaje a Arabia Saudí, Mattis dijo que esa monarquía “es uno de los pilares de nuestros planes de seguridad regional”.

Las fuerzas estadounidenses están apoyando a la coalición encabezada por los saudíes que lucha contra los rebeldes huti en Yemen, pero Mattis aseguró que la prioridad de Estados Unidos es organizar negociaciones patrocinadas por la ONU para resolver la guerra civil yemení por la vía diplomática.

China apoyará a Estados Unidos en solución pacífica sobre Norcorea

“Eso es algo que, dada la gran cantidad de gente inocente que está muriendo en Yemen, simplemente tiene que concluir”, dijo el funcionario.

La alianza militar con Arabia Saudí, que data desde 1944 y que depende en gran medida de la riqueza petrolera de la monarquía, ha convertido a Washington en el surtidor de armas más importante de la monarquía.