Senador popular advierte sobre proyecto que enmienda el Código de Rentas Internas

El senador popular por acumulación, José Nadal Power, informó el martes que envió una carta a sus homólogos senadores en el que plantea varias preocupaciones relacionadas al Proyecto del Senado 909 que propone enmendar el Código de Rentas Internas de 2011.

“El proyecto propuesto, según nuestro análisis elimina derechos a los contribuyentes de Puerto Rico y añade cargas peligrosas tanto para miles de contribuyentes de clase media como para los pequeños y medianos negocios, especialmente en momentos en que la inmensa mayoría de ellos se encuentra en un proceso de recuperación tras las pérdidas causadas por los Huracanes Irma y María en septiembre de 2017”, dijo el senador en declaraciones escritas.

Asimismo, indicó que la carta establece que, de aprobarse la medida, se le impone a los individuos una sobretasa de 5 por ciento con un límite de $13,273.

Huracanes Irma y María transforman patrones de consumo de los puertorriqueños

“Esta sobretasa provocaría un un aumento en lo que paga todo contribuyente cuyo ingreso bruto ajustado sobrepasa los 200,000 dólares. Esto afectaría severamente a los profesionales en Puerto Rico. A este aumento en la tasa contributiva efectiva que contiene el Artículo 6 se añade que los contribuyentes con ingresos brutos de sobre $100,000 no podrán reclamar el crédito por dependientes, penalizando así a las familias con hijos”, expresó.

El también expresidente de la Comisión de Hacienda del Senado añadió que “el Proyecto 909 además desincentiva el ahorro entre los puertorriqueños en momentos de retos económicos al prácticamente eliminar en su Artículo 23 la exención de 2,000 dólares sobre los intereses que el contribuyente genere mediante una cuenta de ahorros (bajaría a solamente 100 dólares) y al limitar las deducciones sobre las cuentas IRA a aquellas que hayan sido realizadas antes del 31 de diciembre (Artículo 30). Esto impide que ciudadanos de clase media puedan hacer una planificación financiera y contributiva adecuada”.

Mientras, en el caso de los pequeños y medianos negocios, Nadal Power establece que el proyecto crea dos categorías de contribuyentes entre ellos: los pequeños negocios que puedan pagar por un informe de cumplimiento hecho por un Contador Público Autorizado (CPA) y los que no puedan.

“Este proyecto divide los pymes entre los que pueden pagar un informe de cumplimiento realizado por un CPA y con un costo aproximado de cinco mil dólares y los que no pueden pagar el estudio. “Los que no puedan pagar serían penalizados por una contribución tipo patente sobre sus ingresos brutos, la cual fluctuaría de entre un 1 y un 24 por ciento, dependiendo de su volumen de negocios, sin importar si tuvieron o no pérdidas económicas durante el año contributivo, creándose así desigualdad entre los contribuyentes”, sentenció.

Representante del PPD denuncia supuestos esquemas de corrupción en la Guardia Nacional

El legislador PPD añadió que “además las pymes que operan bajo las leyes de incentivos de Puerto Rico se les clasifica como grandes contribuyentes si su volumen excede los 3 millones de dólares, lo cual resulta detrimental para el crecimiento económico mediante la promoción del empresarismo. Al ser considerados como tal, muchas pymes tendrían que formar parte del registro de grandes contribuyentes, con un costo de 1,000 dólares anual y sujetos a una auditoría gubernamental por lo menos cada cinco años sin importar si han cumplido con las leyes contributivas, añadiendo más burocracia y costos innecesarios a este sector lo que redundaría en la desincentivación de la inversión en nuestra economía”.

El también licenciado finalizó que estas preocupaciones antes mencionadas se unen a los otros planteamientos que han sido objeto de discusión pública previamente.




Cámara de Representantes federal aprueba la reforma contributiva

Por David Morgan y Amanda Becker

WASHINGTON – La Cámara de Representantes de Estados Unidos, controlada por los republicanos, aprobó el miércoles la mayor revisión del código tributario de Estados Unidos en 30 años, con lo que el proyecto de $1.5 billones quedó listo para que el presidente Donald Trump lo convierta en ley con su firma.

En la primera gran victoria legislativa de Trump, los republicanos aplastaron la oposición de los demócratas para aprobar un proyecto de ley que recorta los impuestos a las empresas y a los ricos, y que también ofrece una desgravación fiscal mixta y temporal a contribuyentes de clase media.

Millones de estadounidenses dejarán de facturar deducciones bajo los términos de la nueva ley, lo que dejará las exenciones tributarias que incentivan la compra de viviendas y las donaciones para fines benéficos fuera de su alcance. (Pablo Martinez Monsivais/AP)

La Cámara de Representantes aprobó el proyecto con 224 votos a favor y 201 en contra, dándole el visto bueno por segunda vez en dos días, después de un error de procedimiento en otra votación del martes. El Senado lo había aprobado por 51-48 en la madrugada del miércoles.

Trump había defendido una rebaja impositiva para la clase media durante su campaña electoral de 2016.

“Con el recorte de impuesto y arreglando este sistema en bancarrota hemos puesto un combustible espacial al motor de nuestra economía”, dijo Trump tras la votación.

Después de que Trump instó en repetidas ocasiones a los republicanos a que lograran la aprobación para poder estampar su rúbrica antes de fin de año, el asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, afirmó que la ceremonia dependerá de si pueden aplazarse recortes automáticos de gasto incluidos en la legislación. Si es así, será firmada antes de fin de año.

La ley, que será financiada con deuda, reduce el impuesto a las ganancias de las empresas al 21 por ciento, ofrece a dueños de negocios una nueva exención fiscal del 20 por ciento sobre sus utilidades y renueva la forma en que se cobran tributos a las multinacionales para alinearse con las demandas que han hecho las mayores corporaciones durante años.

Millones de estadounidenses dejarán de facturar deducciones bajo los términos de la nueva ley, lo que dejará las exenciones tributarias que incentivan la compra de viviendas y las donaciones para fines benéficos fuera de su alcance, pero al mismo tiempo hará que sus declaraciones de impuestos sean más sencillas y breves.

La normativa mantiene el actual número de tramos fiscales, pero ajusta muchos de los porcentajes y niveles de renta, aunque no todos. El principal impuesto para los más ricos se redujo. El tributo estatal a la herencia cambió para que menos personas tengan que pagarlo.

Una vez sellada, es probable que los contribuyentes vean los primeros cambios en las retenciones de sus nóminas en febrero. La mayoría de los hogares no sentirá en su totalidad el efecto del plan tributario en sus ingresos hasta que completen la declaración de la renta de 2018 a principios de 2019.

Dos cláusulas añadidas por los republicanos para garantizar el respaldo a la reforma revierten partes del sistema de salud Obamacare y permiten la extracción de petróleo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Alaska en el Ártico.

“En esencia hemos rechazado el Obamacare y presentaremos algo que será mucho mejor”, dijo Trump el miércoles.

 

(Reporte adicional de Richard Cowan, Roberta Rampton, Gina Chon y Susan Heavey; editado en español por Marion Giraldo y Carlos Serrano)




[AUDIO] Difícil determinar qué es clase media en Puerto Rico

No es fácil definir lo que es la clase media en Puerto Rico. Esto obedece a que no hay  un parámetro fijo para determinar la misma, siendo algo que está sujeto a criterios particulares de cada investigador.

Existen diferencias entre lo que los Estados Unidos determina que es clase media y la realidad puertorriqueña.  Los números que fija el “Internal Revenue Service” son muy distintos a los que se pueden analizar de acuerdo al censo que se realiza en la isla.

Caribbean Business habló con dos economistas y un profesor de economía para indagar cómo definimos la clase media en Puerto Rico.

Según José Toral, la clase media se subdivide en tres áreas: clase media baja, clase media media, y clase media alta. La clase media baja puede ir desde personas que tienen un ingreso de $35,000 a $60,000 al año, son dueños de residencia y tienen algunos gastos relacionados a su trabajo.  La clase media media puede ir desde $60,000 a $100,000 anuales, y son familias con residencia propia y suelen tener muchos gastos de viajes con los suyos.  Entretanto, la clase media alta ha sido definida por algunos investigadores como familias con un ingreso anual desde $100,000 hasta $250,000.

Escuche aquí las expresiones del economista José Toral:

Por su parte, el economista José Alameda, explicó que en Puerto Rico, la clase media podría constituirla una familia cuyo ingreso anual mínimo sea de $40,000 y un máximo $80,000. La clase media alta podría tener un ingreso un poco mayor a esta última cifra.  Alameda aclaró que esta cifra constituye una interpretación libre de un investigador.

Escuche aquí las expresiones del economista José Alameda:

Caribbean Business habló además con el profesor jubilado de economía del recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico, Alfredo González Martínez, quien indicó que de acuerdo al censo, en Puerto Rico se determinó que el ingreso mediano de todas las clases sociales era de $23,225 al año. Por lo tanto, el límite inferior viene a ser familias que tengan $15,000 de ingreso o más.  También serían clase media, las familias cuyo ingreso sea menor de $46,470.  Según el censo, esto constituiría un total de 355,000 familias o un 40% del total de las mismas.

Escuche aquí las expresiones del profesor Alfredo González Martínez: