Rosselló Nevares anuncia desembolso de $16 millones para impulsar la industria agrícola

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares. (Suministrada)
El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares. (Suministrada)

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció el martes junto al secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel A. Laboy Rivera, el desembolso de $16 millones para impulsar el desarrollo y la recuperación de la industria agrícola por medio del Programa de Hidropónico.

Los incentivos —que se otorgaron a 150 agricultores que cultivan mediante el proceso de hidroponía o acuaponía— provienen del Fondo Especial de Desarrollo Económico de la Compañía de Fomento Industrial (CFI).

“Estos agricultores recibirán 75 por ciento de reembolso, hasta un máximo de $300 mil, para proyectos de hidropónicos establecidos, para la recuperación de sus estructuras productivas o para proyectos de mejoramiento de eficiencia mediante la automatización; y 50 por ciento de reembolso, hasta un máximo de $250 mil, a proyectos de agricultores nuevos, para establecer operaciones”, explicó el primer ejecutivo.

El secretario del DDEC, señaló que, además del incentivo que otorga su agencia a los agricultores, harán una inversión privada que ronda los $33.9 millones para completar sus desarrollos.

“El Programa de Hidropónicos del DDEC tuvo una acogida impresionante. Inicialmente, anunciamos que teníamos $7 millones disponibles para ayudar en la recuperación de los hidropónicos afectados por el paso del huracán María, así como para los agricultores interesados incursionar en este estilo de cultivo”, manifestó Laboy Rivera.

El titular del DDEC agregó que “ante la avalancha de solicitudes que recibimos y luego de pasar por un proceso de evaluación, hoy anunciamos este millonario desembolso y la retención de 490 empleos y la creación de 136 plazas en el campo de la agricultura”.

Este incentivo podrá utilizarse como garantía de financiamiento para el proyecto que se desarrollará y puede combinarse con incentivos federales recibidos, pero no con incentivos del Departamento de Agricultura de Puerto Rico o sus afiliadas.

El primer ejecutivo enfatizó que “sabemos la necesidad de aumentar la producción de nuestros alimentos, al igual que su exportación en un ambiente mucho más seguro. Nuestro compromiso como administración es duplicar en un 15 por ciento la producción de alimentos en la Isla en un periodo de ocho años”.

Por esto, siguiendo la política pública de establecer esfuerzos para crear estructuras resilientes en caso de la llegada de otro huracán, la Compañía de Fomento Industrial estableció un precio especial de $2 por pie cuadrado, sin importar la ubicación en las zonas de precios, a los edificios que se encuentran en los Parques Industriales de Fomento.

Esto, con el fin de facilitar la resiliencia de los hidropónicos y a fin de que se cultiven hidropónicos o acuapónicos para consumo humano o animal.

“En el DDEC, estamos trabajando para que este Programa de Hidropónico sea permanente para impulsar el crecimiento de la industria agrícola y la exportación de nuestros productos cosechados por agricultores experimentados, generando inversión y creación de empleos”, concluyó Laboy Rivera.




Agricultura celebra primera reunión sobre Congreso de la Mujer Agroempresaria

El secretario del Departamento de Agricultura (DA), Carlos Flores Ortega, celebró el viernes, la primera reunión del Congreso de la Mujer Agroempresaria, con el propósito de reconocer y organizar un grupo de mujeres empresarias en la industria agrícola para impulsarlas como grupo de avanzada en sus respectivas áreas.

La comisión seleccionada se reunirá próximamente para desarrollar lo que será el primer Congreso de la Mujer Agroempresaria de Puerto Rico, que pretende celebrar la gestión de la mujer en el sector laboral agrícola. (Suministrada)

La comisión seleccionada se reunirá próximamente para desarrollar lo que será el primer Congreso de la Mujer Agroempresaria de Puerto Rico, que pretende celebrar la gestión de la mujer en el sector laboral agrícola. (Suministrada)

“La industria agrícola ha cambiado mucho a través de los años. Hoy día muchas mujeres han salido de las sombras para tomar el control de las empresas agrícolas y son ellas las que manejan las operaciones del negocio. Un ejemplo de ello lo tenemos en el Departamento de Agricultura donde tenemos 4 directoras regionales en varios puntos de la Isla sirviendo de facilitadoras para los agricultores de sus respectivas áreas”, dijo Flores Ortega en declaraciones escritas.

Explicó que esta comisión forma parte de la política pública del gobernador Ricardo Rosselló y buscará identificar barreras que puedan tener en el desarrollo de sus negocios donde la agencia pueda tener ese conocimiento.

En esta primera reunión se reconoció un grupo de cinco empresarias que han tomado las riendas de sus operaciones y han sobresalido en su campo.

Agricultura firma acuerdo para levantar industria del café en Puerto Rico tras María

La actividad reunió a un grupo de más de 30 mujeres destacadas en sus respectivas industrias y las cuales han demostrado un compromiso real por el desarrollo de la agricultura local.

La comisión seleccionada se reunirá próximamente para desarrollar lo que será el primer Congreso de la Mujer Agroempresaria de Puerto Rico que pretende celebrar la gestión de la mujer en el sector laboral agrícola y a su vez identificar obstáculos presentes que impidan el progreso de sus operaciones.




Área de oportunidad para la agricultura de Puerto Rico el huracán María

El secretario del Departamento de Agricultura (DA), Carlos Flores Otero, aseguró hoy que los agricultores de Puerto Rico no están desamparados toda vez que esa dependencia gubernamental ya se encuentra en labores de mitigación para este importante sector industrial, fuertemente impactado por el paso del huracán María.

Flores Otero indicó además que esta catástrofe podría significar por otro lado un área de oportunidad para reavivar las industrias agrícolas a nivel local.

“Yo creo que esta es la oportunidad para crear una industria agrícola como la que tuvimos hace años. Y no solo en la agricultura, sino en todos los sectores económicos. Tenemos una oportunidad de coger esto como una lección, y ahora, en la recuperación de Puerto Rico, hacer una mejor planificación”, aseguró el titular de Agricultura.

Flores Otero admitió, sin embargo, que muy probablemente se verá un descenso en la oferta de productos locales, especialmente en la época navideña, al registrarse grandes pérdidas en las plantaciones de plátano y otros productos locales. (Yoel Parrilla/CB)

“Tenemos que pensar mejor a Puerto Rico. En la agricultura ya tenemos muchas ideas de cómo hacer las cosas mejor para cuando vengan estas situaciones poder trabajarlas más eficientemente ya que Puerto Rico está en la vía de todos esos huracanes. De esa manera, la interrupción de los negocios en la isla sea mínima. En el DA nos vamos a encargar de hacer eso y no solo ayudar al agricultor a que tenga mejor estructura, mejor tecnología, tenga su planta y pueda sobrevivir independientemente lo que suceda a su alrededor”, añadió durante un aparte con CB en Español desde el Centro de Operaciones de Emergencias del Gobierno (COE), en las instalaciones del Centro de Convenciones en Miramar.

Flores Otero admitió, sin embargo, que muy probablemente se verá un descenso en la oferta de productos locales, especialmente en la época navideña, al registrarse grandes pérdidas en las plantaciones de plátano y otros productos locales. No obstante, aseguró que todavía es muy prematuro para cuantificar un número concreto sobre pérdidas en los cultivos locales.

El titular de Agricultura insistió en que esta podría ser la oportunidad de oro para cambiar las estadísticas con respecto al consumo de alimento a nivel local, que coloca las importaciones en un 85% versus solo un 15% de producción local.

“Ahora cambia la balanza de lo que es producción local a lo que es la balanza de producción importada. Siempre se ha presentado que el 85% de nuestros alimentos viene de afuera y que el 15% es el que se produce localmente. Ese 15% cogió un golpe, ha bajado, todavía no hemos determinado cuánto. Una vez comencemos a recuperarnos, entonces vamos eliminando lo que es importación y vamos entonces añadiendo el producto local que es lo que realmente genera empleo, genera valor añadido y esa cadena de economía”, dijo.

Flores Otero explicó que otra área que tiene que contabilizarse son las pérdidas relacionadas a la infraestructura agrícola del país. El secretario señaló que, por ejemplo, en el área de producción de pollos, de los más de 260 ranchos de producción, aproximadamente unos 80 quedaron inhabilitados.

Por ello, aseguró es preciso analizar y repensar la construcción de este tipo de estructuras para asegurar que puedan resistir el embate de un huracán, incluso de categoría 5.

“Hay estructuras que sí resistieron. Pues hay que estudiar esa ingeniería, esas estructuras. Unas tenían naves más bajas, donde el vuelo del techo era más recogido y no le daba oportunidad al viento que las levantara. Las estructuras que se cayeron fueron las más grandes, las de dos pisos, de madera, con otro tipo de materiales, así que tenemos que ver eso y construir para minimizar el impacto de un fenómeno como este”, indicó.

Sin embargo, Flores Otero aseguró que todavía la industria agrícola se encuentra en un periodo de emergencia luego del paso de la tormenta, aunque aseguró que ya este sector está viendo mejorías.

“La etapa de emergencia todavía está activa porque muchos de nuestros productores están teniendo problemas para lograr enterrar animales, como por ejemplo, hay un área específica en Aibonito, que ya enviamos refuerzos, algunos productores pequeños que estaban teniendo problemas con enterrar animales. Esto no debió ocurrir porque ya habíamos reunidos desde antes de [el huracán] Irma, y se les había explicado cuál era el protocolo de seguridad, se le había adelantado la orden de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), que en una forma expedita les permitía hacer hoyos y fosas para enterrar los animales siempre y cuando estuvieran a 150 pies de distancia de un cuerpo de agua”, indicó el secretario de Agricultura a la vez que explicó que el retraso en la asistencia para estos productores se debe al desvío de recursos para atender otras situaciones.

“Lo que ocurre es que cuando pasó el huracán, la mayoría de la maquinaria pesada que ellos tenían disponible se utilizó para limpiar carreteras y caminos, ya que son vidas que se pueden perder, pero esto dejó en un segundo plano a los agricultores y algunos de ellos no tuvieron la maquinaria para enterrarlos. Esto entonces causa un disloque”, dijo.

Flores Otero indicó también que otra área en problemas es la industria lechera, ya que la mayoría de estos ganaderos tiene limitaciones en su producción toda vez esta es automatizada y requiere de servicio de energía eléctrica.

El DA, indicó, se ha mantenido realizando misiones de asistencia con un camión de abastecimiento de combustible diésel para los productores más pequeños ubicados mayormente en los pueblos ganaderos de la zona norte como Hatillo y Arecibo, entre otros.

Otro de los mecanismos de ayuda para los agricultores que indicó el secretario es el establecimiento del programa de emergencia del DA para financiar el 75% del costo de la maquinaria utilizada por los productores para realizar sus trabajos de remoción de escombros, limpieza y preparación del terreno.

“Los agricultores lo que hacen es contratar el maquinista y cuando este le da el recibo, el DA entonces asume el gasto. En la medida que nosotros ayudemos al agricultor, este se estimula a sembrar rápido, así que ya estamos haciendo esos esfuerzos”, aseguró.




Cafuné: Un “coffee shop” con propósito

Con las palabras “el café ayuda a quien duerme poco y sueña mucho” en la entrada del coffee shop Cafuné, su propietario, Ángel Ortega Correa, recibe a sus clientes cada semana desde su apertura el 18 de enero con la promesa de ofrecer una experiencia única a quienes lo visitan.

Son muchos los aspectos que distinguen a Cafuné de otros locales en su categoría, comenzando por su peculiar nombre, una palabra en portugués que significa “acariciar tiernamente el pelo de quien amas”, según explicó el propietario del negocio en entrevista con CB en Español.

Cafuné cuenta con un menú variado y flexible de desayuno y almuerzo, a la vez que ofrece un servicio de cáterin.

Cafuné cuenta con un menú variado y flexible de desayuno y almuerzo, a la vez que ofrece un servicio de cáterin. (Juan J. Rodríguez/CB)

“Cafuné nace en mi mente hace más de dos años, todo el concepto y todo lo que tenía que ver con poder servirle al cliente café puertorriqueño”, comentó Ortega Correa sobre el café 100 % local originario de Utuado y preparado especialmente para su negocio.

El joven empresario busca más que nada apoyar la industria agrícola de Puerto Rico. En su faena diaria, Ortega Correa y sus siete empleados utilizan productos del país en sus platos, en su mayoría de suplidores locales, mientras un huerto con productos frescos da la bienvenida a sus visitantes.

“Aquí le decimos al cliente que este lugar es de ellos, que nos encanta verlos sonreír con nosotros”, destacó el barista sobre el propósito de su local y la pasión que siente por servir a la clientela que acude al lugar en un vaivén constante durante el día, recibiendo así sobre 600 visitas diarias.

En cuanto a la especialidad de la casa, su propietario destacó El Coquito, un café con sabor a coco y “whipped cream” de coquito puertorriqueño preparado en el lugar. Además de esta bebida, Cafuné ofrece frappés de distintos sabores y otros cafés, como cappuccinos y café frozen.

Tuttobene Ristorante eleva la cocina italiana a otro nivel

Entre los sándwiches favoritos por los fieles clientes del local, Ortega Correa destacó El Rancho, con pechuga de pollo, tocineta, queso provolone y salsa ranch; mientras que El Barista es una combinación de salami, pepperoni y jamón con queso provolone, tomates secos y mayo especial.

El propietario de Cafuné destacó el ofrecimiento “muy variado” de su proyecto y la peculiaridad de su menú, enfocado en promover la industria cafetalera de Puerto Rico. Entre los nombres de sus ensaladas se encuentran La Siembra, La Finca, El Molino y La Hacienda.

“Cafuné es mucho más que café”, aseguró el joven administrador sobre su negocio, que además cuenta con un menú variado y flexible de desayuno y almuerzo, a la vez que ofrece un servicio de cáterin que actualmente brindan a otras oficinas en el área de City View Plaza, en Guaynabo, lugar donde se encuentra ubicado el coffee shop.

A pesar de celebrar su apertura hace apenas más de dos meses, Ortega Correa tiene metas aún más ambiciosas al reto de iniciar un negocio en medio de la crisis económica actual, entre las que destacó su deseo de ampliar su oferta a otro edificio comercial del área en un futuro cercano.

Vaca Negra apuesta al desarrollo económico de Puerto Rico

Respecto al café puertorriqueño preparado especialmente para su local y luego de recibir numerosas preguntas sobre su procedencia, se encuentra en el proceso de preparación en el área de mercadeo para vender el producto a los clientes que visitan su negocio.

Al igual que un sinnúmero de puertorriqueños, Ortega Correa sufrió el impacto de la crisis que arropa al país luego de ser cesanteado en varias ocasiones. Esto, sin embargo, no frenó su deseo de superarse y comenzar su propio negocio.

“Buscando una oportunidad de echar pa’ lante a la familia, decidí hacer algo que realmente me encanta y que siempre he disfrutado, y es relacionarme con el mundo del café”, expresó sobre la inspiración detrás de su nueva apuesta empresarial.




Senado evalúa nueva medida que busca proteger el café boricua

El Senado de Puerto Rico anunció que hoy, jueves, se evaluará en sesión una medida que busca proteger el café puertorriqueño con la implantación de aranceles para café extranjero instantáneo y listo para tomar.

El proyecto pretende aplicar los parámetros establecidos por la Organización Internacional del Café (OIC) para calcular los impuestos de una manera justa a todo el café extranjero que se mercadee en Puerto Rico en sus distintas modalidades, arancel que no se revisa hace 25 años.

Durante las vistas públicas, varios grupos agrícolas se expresaron a favor del proyecto que ahora evalúa la Cámara. (Archivo)

Durante las vistas públicas, varios grupos agrícolas se expresaron a favor del proyecto que ahora evalúa el Alto Cuerpo. (Archivo)

“Nuestro proyecto enmienda la Ley 77 del 5 de mayo de 1930, que permite que el gobierno tenga las herramientas para procurar la protección de nuestra industria agrícola, pero los aranceles al café extranjero se limitaban al café en grano, dejando fuera las modalidades de café soluble y el café listo para tomar”, explicó el legislador Ramón Ruiz, autor de la medida.

La OIC es una organización intergubernamental que agrupa a la casi totalidad de los países productores de café, así como a los principales países importadores, y que garantiza la información mutua y la coordinación de las políticas de sus miembros.

“Realizamos vistas públicas con los departamentos de Agricultura, Justicia y Estado, con la Estación Experimental Agrícola de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el Colegio de Agrónomos y empresas como Panamerican Grain y, en términos generales, el consenso es que la protección de nuestra industria cafetalera, sus empleos y desarrollo, deben tener prioridad”, abundó el político.

Durante las vistas también se expresaron a favor del Proyecto 781 varios grupos de la industria agrícola, como la Asociación de Compradores Beneficiadores de Café de la Montaña, Inc., así como Acción y Reforma Agrícola, Inc.

“Debemos tomar en consideración la importancia que tiene la industria del café. De los 78 municipios de la isla, se siembra café en 22, donde hay 34 mil cuerdas de café sembradas que generan trabajo para un estimado de 10 mil personas anualmente, según datos del Colegio de Ciencias Agrícolas del Recinto Universitario de Mayagüez de la UPR”, finiquitó Ruiz.