Aseguran disponibilidad de suministros en Puerto Rico tras paso de Dorian cerca de Florida

(Suministrada)
(Suministrada)

El director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos (APPR), Anthony Maceira Zayas, junto a su equipo de trabajo, se reunieron con la Asociación de Navieros de Puerto Rico y su presidente, Eduardo Pagán y aseguraron la disponibilidad de comida y mercancía en la isla durante el pico de la temporada de huracanes. 

En la reunión se discutieron acciones concertadas que han tomado los navieros para asegurar la llegada de suministros a la isla, pues el paso del huracán Dorian por la costa este de la Florida ocasionó el cierre el lunes del puerto de Jacksonville por parte de la Guardia Costera de los Estados Unidos, desde donde se embarca el 90 por ciento de la mercancía hacia la isla. 

“Anticipando esta situación, desde la semana pasada las compañías navieras habían adelantado la salida de embarcaciones desde la Florida y New Jersey con mercancía hacia Puerto Rico. En los pasados días hemos estado recibiendo dichas embarcaciones, y el cierre del puerto de Jacksonville se estima solo dure un par de días, lo que representa un retraso mínimo. En adición, hay mercancía en la isla para entre 20 y 30 días, lo que descarta que vaya a haber escasez de alimentos y de otros productos”, indicó Maceira Zayas en declaraciones escritas. 

Señaló que durante la semana del 31 de agosto al 6 de septiembre, la isla estará recibiendo unas 40 embarcaciones de carga diversa.

Por su parte, Pagán aclaró que aquellas embarcaciones de carga que salían de la isla hacia el puerto de Jacksonville solo experimentarán una tardanza mínima en lo que se reabre ese puerto nuevamente, que se espera ocurra este jueves. 

“Cabe destacar que tras la experiencia de María hace dos años, muchos distribuidores de comida han aumentado su inventario de suministros en la isla entre los meses de julio y noviembre. Tenemos acuerdos con otros puertos tanto, dentro y fuera de Estados Unidos, para utilizarlos en caso de que fuese necesario para transportar mercancía a Puerto Rico”, aseguró Pagán. 

Dado a que estamos en el pico de la temporada de huracanes, Maceira Zayas destacó que la Autoridad de los Puertos se mantiene alerta y atenta ante cualquier cambio en las condiciones que pudiesen afectar o interrumpir la llegada de suministros a la isla.

Entretanto, el presidente de la Asociación de Comercio al Detal de Puerto Rico (ACDET), Iván Báez urgió nuevamente al Gobierno y a la Legislatura que ponga fin al impuesto al inventario, por el riesgo a la seguridad alimentaria que representa para Puerto Rico, justo en momentos en que se anunció el cierre del puerto de Jacksonville en el estado de la Florida por la amenaza del huracán Dorian.

“La eliminación del impuesto al inventario es urgente. La crisis que sufrimos tras el azote del huracán María dejó al descubierto la precariedad de nuestros suministros y nuestra vulnerabilidad. Reiteramos que el actual impuesto impide que se mantengan los inventarios necesarios para suplir las necesidades de nuestro pueblo”, sentenció Báez en declaraciones escritas.

Detalló que desde Jacksonville sale gran parte de los alimentos, artículos de primera necesidad y suministros en general que se consumen en la isla, por lo que los recientes sucesos mantienen en alerta a los comercios y sector productivo del país.

“Aunque la Autoridad de Puertos de Puerto Rico asegura que los suministros se retrasarían 48 horas en llegar a nuestras costas lo cierto es que en una emergencia, no existen garantías y hemos tenido suerte que las recientes amenazas no han llegado a ser emergencias complejas. Nosotros dependemos de productos procedentes de otras latitudes y si el puerto que nos suple más del 80 por ciento de las importaciones en la isla se paraliza, quedamos en total desamparo”, explicó.

Asimismo, indicó que en la pasada sesión legislativa, la ACDET, junto a líderes del sector privado, alcaldes, el ejecutivo y legisladores acordaron identificar alternativas para la eliminación del impuesto.

Sin embargo, a pesar de la insistencia a la Legislatura por parte de ACDET y de la coalición de asociaciones que se han unido a esta lucha del sector privado, aún no ha tenido resultados.




Insisten poner fin al impuesto sobre inventario para tener suficientes suministros para huracanes

El presidente de la Asociación de Comercio al Detal de Puerto Rico (ACDET), Iván Báez urgió nuevamente al Gobierno y a la Legislatura que ponga fin al impuesto al inventario, por el riesgo a la seguridad alimentaria que representa para Puerto Rico, justo en momentos en que se anunció el cierre del puerto de Jacksonville en el estado de la Florida por la amenaza del huracán Dorian.

“La eliminación del impuesto al inventario es urgente. La crisis que sufrimos tras el azote del huracán María dejó al descubierto la precariedad de nuestros suministros y nuestra vulnerabilidad. Reiteramos que el actual impuesto impide que se mantengan los inventarios necesarios para suplir las necesidades de nuestro pueblo”, sentenció Báez en declaraciones escritas.

Detalló que desde Jacksonville sale gran parte de los alimentos, artículos de primera necesidad y suministros en general que se consumen en la isla, por lo que los recientes sucesos mantienen en alerta a los comercios y sector productivo del país.

“Aunque la Autoridad de Puertos de Puerto Rico asegura que los suministros se retrasarían 48 horas en llegar a nuestras costas lo cierto es que en una emergencia, no existen garantías y hemos tenido suerte que las recientes amenazas no han llegado a ser emergencias complejas. Nosotros dependemos de productos procedentes de otras latitudes y si el puerto que nos suple más del 80 por ciento de las importaciones en la isla se paraliza, quedamos en total desamparo”, explicó.

Asimismo, indicó que en la pasada sesión legislativa, la ACDET, junto a líderes del sector privado, alcaldes, el ejecutivo y legisladores acordaron identificar alternativas para la eliminación del impuesto.

Sin embargo, a pesar de la insistencia a la Legislatura por parte de ACDET y de la coalición de asociaciones que se han unido a esta lucha del sector privado, aún no ha tenido resultados.

Entretanto, el director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos (APPR), Anthony Maceira Zayas, junto a su equipo de trabajo, se reunieron con la Asociación de Navieros de Puerto Rico y su presidente, Eduardo Pagán y aseguraron la disponibilidad de comida y mercancía en la isla durante el pico de la temporada de huracanes.

En la reunión se discutieron acciones concertadas que han tomado los navieros para asegurar la llegada de suministros a la isla, pues el paso del huracán Dorian por la costa este de la Florida ocasionó el cierre el lunes del puerto de Jacksonville por parte de la Guardia Costera de los Estados Unidos, desde donde se embarca el 90 por ciento de la mercancía hacia la isla. 

“Anticipando esta situación, desde la semana pasada las compañías navieras habían adelantado la salida de embarcaciones desde la Florida y New Jersey con mercancía hacia Puerto Rico. En los pasados días hemos estado recibiendo dichas embarcaciones, y el cierre del puerto de Jacksonville se estima solo dure un par de días, lo que representa un retraso mínimo. En adición, hay mercancía en la isla para entre 20 y 30 días, lo que descarta que vaya a haber escasez de alimentos y de otros productos”, indicó Maceira Zayas en declaraciones escritas. 

Señaló que durante la semana del 31 de agosto al 6 de septiembre, la isla estará recibiendo unas 40 embarcaciones de carga diversa.

Por su parte, Pagán aclaró que aquellas embarcaciones de carga que salían de la isla hacia el puerto de Jacksonville solo experimentarán una tardanza mínima en lo que se reabre ese puerto nuevamente, que se espera ocurra este jueves. 

“Cabe destacar que tras la experiencia de María hace dos años, muchos distribuidores de comida han aumentado su inventario de suministros en la isla entre los meses de julio y noviembre. Tenemos acuerdos con otros puertos tanto, dentro y fuera de Estados Unidos, para utilizarlos en caso de que fuese necesario para transportar mercancía a Puerto Rico”, aseguró Pagán. 

Dado a que estamos en el pico de la temporada de huracanes, Maceira Zayas destacó que la Autoridad de los Puertos se mantiene alerta y atenta ante cualquier cambio en las condiciones que pudiesen afectar o interrumpir la llegada de suministros a la isla.




Exportan toneladas de cenizas de AES en Guayama a Florida

Por Omar Alfonso | La Perla del Sur y Centro de Periodismo Investigativo

 

El buque de bandera norteamericana Moku Pahu zarpó el pasado viernes del muelle Las Mareas en Guayama repleto de cenizas de la carbonera AES, en ruta al Puerto de Jacksonville, Florida, a donde llegará esta semana.

La embarcación de 685 pies de eslora y capacidad para 20 mil toneladas de carga partió horas antes de lo planificado, tras concluir una operación de tres días con personal y palas mecánicas para excavar una fracción del monumental depósito de cenizas de la planta y trasladar el material al muelle cercano, a través de un túnel aéreo de correas o conveyors.

Entretanto, la montaña de cenizas permanece en su lugar, aunque reducida en algunas partes. De acuerdo a registros de la empresa, en julio de 2017 el enorme depósito contenía sobre 400 mil toneladas y una altura de 120 pies; lo mismo que una torre de 12 pisos.

“Es bien interesante que estén sacando las cenizas de Puerto Rico a escondidas, sin que nadie se entere”, expresó un representante del Comité Diálogo Ambiental en Salinas. (Florentino Velázquez/La Perla del Sur/CPI)

Según manifiestos en poder de la Autoridad de los Puertos, el Moku Pahu arribó sin carga a la bahía Las Mareas el martes, 3 de abril y se dirigió de vuelta a Florida con “las cenizas creadas por la compañía AES”, certificó por escrito Juan Carlos Hernández Ramos, portavoz de prensa de esa corporación pública.

El operativo fue constatado por La Perla del Sur la semana pasada, tras observar durante dos días el proceso de extracción del material y documentar en ese lapso cómo la embarcación ganó peso, al aumentar su calado de 20 a 26 pies de profundidad.

La visita del buque propiedad de Schuyler Line Navigation a la bahía Las Mareas, sin embargo, no es la primera. Un mes atrás, entre los días 11 y el 16 de marzo, el Moku Pahu permaneció en el mismo terminal para una operación similar, de acuerdo a registros de actividad marítima y trabajadores de la carbonera que accedieron a hablar, a cambio de que no se revele su identidad.

En ambas instancias, vecinos de las comunidades cercanas a la planta observaron mayor número de personas en el perímetro del muelle que opera AES y rondas continuas de vehículos de la empresa St. James, compañía a cargo de la seguridad de AES en Guayama.

En uno de esos vehículos, el pasado 3 de abril una guardia de seguridad persiguió por 20 minutos a personal de La Perla del Sur a lo largo de un camino público. A preguntas del medio, la mujer guardia negó identificarse y dar explicaciones sobre su persecución.

El pasado lunes, La Perla del Sur y el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) también solicitaron a Amy Ackerman, gerente de Comunicaciones Externas de AES en Virginia, datos sobre la cantidad de cenizas enviadas a Jacksonville e información sobre su destino final en los Estados Unidos. Al cierre de edición, sin embargo, la ejecutiva no respondió al pedido.

Realidad inconveniente

“Es bien interesante que estén sacando las cenizas de Puerto Rico a escondidas, sin que nadie se entere, ya que a los ejecutivos y propagandistas de AES les encanta enviar comunicados de prensa, anunciando todo lo que están haciendo”, expresó sobre los hechos Víctor Alvarado Guzmán del Comité Diálogo Ambiental en Salinas.

“En este caso parece que a ellos no les conviene que la gente sepa que las cenizas sí se pueden exportar”, continuó.

“¿Por qué una noticia que es tan importante para Puerto Rico ellos la mantienen en silencio?”, cuestionó. “Sencillo. Porque ellos habían estado diciendo que eso iba a encarecer los costos y era algo imposible, lo que ya es otra falacia en la larga cadena de mentiras de AES. Acaban de demostrar que sí las pueden sacar”.

Según el contrato original entre AES y la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) del 11 de octubre de 1994, la empresa garantizaba al gobierno que sacaría del país todas las cenizas de carbón que no pudiera comercializar. Tras el fracaso de esta gestión, ejecutivos de ambas partes plantearon por separado que resultaba oneroso exportar las 250 mil toneladas que AES produce anualmente en Guayama y que por eso fue necesario enmendar el acuerdo en julio de 2015, con lo cual cambiaron las reglas de juego y se permitió disponer legalmente del desecho en la isla.

“Pero independientemente exporten o empiecen cada cierto tiempo a exportar, la realidad es que tenemos una montaña repleta de cenizas en Guayama”, puntualizó por otra parte Yanina Moreno Febre, miembro portavoz del Campamento contra las Cenizas de Peñuelas.

Sobre esta montaña, la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA, en inglés) advirtió en diciembre de 2016 que se trata de un vertedero abierto que está en incumplimiento y que las cenizas hidratadas que la empresa denomina Agremax no son un producto sino un desperdicio sólido.

Transcurrido un año de la amonestación escrita a AES, el montículo continúa en el lugar, a la intemperie y sin una cubierta que impida que los contaminantes del depósito se filtren a suelo y agua subterránea del área.

Precisamente, La Perla del Sur y el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) revelaron semanas atrás el contenido de un estudio pagado por AES y realizado por orden de la EPA, donde se evidencia que la montaña de cenizas está liberando metales pesados al agua subterránea y que esa contaminación ya se desplaza del lugar.

Otras dos millones de toneladas de cenizas de carbón han sido descartadas por AES desde el año 2004 sobre el suelo de 12 municipios de la isla, sin material protectivo que impida que los elementos tóxicos de las cenizas se transfieran a tierra y agua, mediante la lluvia o las escorrentías.

El desecho gris fue utilizado como relleno en proyectos residenciales y comerciales, además de carreteras y estanques de retención de agua en ciudades como San Juan, Caguas y Toa Alta. De igual modo, en Juncos, Ponce y Mayagüez.




Más barcazas para promover recuperación de Puerto Rico

El operador de navegación doméstica en Estados Unidos, TOTE Maritime, agregó dos barcazas a su flota para satisfacer la creciente demanda de servicios como parte de los esfuerzos de recuperación y reconstrucción que se están llevando a cabo en Puerto Rico.

La primera barcaza partió de Jacksonville el martes con 375 FEUs de carga. La segunda barcaza saldrá a principios de la próxima semana y también transportará 350 FEUs de carga.

“La incorporación de estas barcazas a nuestra oferta de servicios nos permitirá respaldar mejor las necesidades crecientes y cambiantes de Puerto Rico a medida que productos de ayuda, recuperación y reconstrucción son transportados a la isla”, señaló Tim Nolan, presidente de TOTE Maritime Puerto Rico en un comunicado.

http://cb.pr/40-dias-despues-aee-pide-ayuda-a-appa/

Indicó que han asegurado más de 2,000 piezas de equipos adicionales para su uso en el comercio. Esto es para asegurar que la carga pueda continuar moviéndose rápida y eficientemente a pesar de los desafíos actuales con la disponibilidad de equipo. El equipo adicional incluye contenedores refrigerados, contenedores de cuarenta pies y plataformas para mover artículos como camiones de utilidad.

Agregó que TOTE Maritime ha estado extendiendo su horario en San Juan y Jacksonville para brindarle apoyo a la carga adicional que se traslada y permitirles a los clientes tiempo adicional para entregar productos de primera necesidad. TOTE se ha asociado con una variedad de otras compañías para facilitar el transporte de agua y otros productos de primera necesidad a la isla desde su terminal en Jacksonville. Este horario extendido permitirá más flexibilidad y acceso para todas las partes.

Precisó que Perla del Caribe” de TOTE Maritime llegó el sábado con más de 1,090 contenedores de productos y el buque “Isla Bella” llegó el miércoles por la mañana con cerca de 1,100 contenedores de productos de primera necesidad y carga comercial.




Se cuatriplica la demanda por agua embotellada tras el huracán María

Los abastos disponibles localmente tienen que dividirse entre los comercios y las ayudas que se entregan a los damnificados. (Jaime Rivera/CB)

Don Manuel se levantó temprano en la mañana. Usualmente lo hacía para comenzar las gestiones típicas de su día, ir a una cita médica, visitar a su hija o simplemente tomarse un café con los viejos amigos en la panadería.

Hoy su misión era otra, conseguir agua embotellada para su casa, y si es posible, llevarle una cajita a su hija para que sus nietos tengan qué tomar. En otro momento eso no sería problema pero en estos días post-María conseguir agua embotellada es toda una aventura.

“Fui a Costco y después de hacer una fila de una hora, anunciaron que se acabó”, nos contó resignado como muchos en que no hay que darse por vencidos porque en algún lado, algo encontrará. Esta situación se repite en la mayoría de comercios y supermercados de la isla desde, que hace un mes, el huracán María trastocara la cotidianidad boricua.

Para Isamarie Castrodad, portavoz de Supermercados Pueblo, no es que haya escasez del producto es que la demanda es tan extraordinaria que tan pronto colocan la mercancía en las góndolas los clientes se las llevan como telegrama.

Negocios en el área de Ciudadela se las ingenian para seguir operando

“En este momento es el producto más buscado”, asegura Castrodad puntualizando que la empresa ha aumentado la compra de agua embotellada en un 376% en comparación con la cantidad que vendieron en las primeras semanas de octubre el año pasado.

Las razones para esa demanda son varias, según explica.

“Primero hay mucha gente que antes no compraba el producto y ahora por la situación lo están buscando pero además ante la percepción de escasez algunos acaparan los abastos existentes y eso crea una escasez artificial. Es lo mismo que paso con la gasolina hace unas semanas”, apuntó.

Además, los abastos disponibles localmente tienen que dividirse entre los comercios y las ayudas que se entregan a los damnificados. Por ello, muchos comercios han optado por importar el agua embotellada. La alternativa sin embargo, tiene sus problemas también.

Ataponado el puerto de Jacksonville

“En Jacksonville se ha trastocado la logística también. Los carreros han subido las tarifas para llevar la mercancía hasta el muelle y las líneas marítimas no dan abasto porque tienen que dar prioridad a las ayudas además de hacer espacio para la carga ordinaria de los supermercados”, comentó por su parte Eduardo Marxuach, presidente de Supermercados Econo.

“En estos momentos la gente no está comprando agua para beber sino para otros usos que lleva a que aumente la demanda cuatro veces más de lo usual”, agregó.

Mayreg Rodríguez, portavoz de Supermercados Selectos explicó que hay que tomar en consideración que los abastos se habían afectado primero tras el paso del huracán Irma y luego con María, las empresas de abastecimientos locales sufrieron daños en su infraestructura que provocó que se atrasara el suplido a los comercios.

La carga desde Jacksonville está más lenta porque están usando los mismos contenedores y barcos que antes se usaban para la carga local pero no es que haya escasez, es que los productos se tardan un poco más en llegar”, dijo Rodríguez. No obstante afirmó que están trabajando para que al consumidor no le falta nada de lo que necesita.

Producción local no da a bastos

Mientras, el presidente de Club Caribe Distillers (CCD) –productores de agua embotellada Dasani y Nikini-, Alberto de La Cruz, explicó que su planta continúa operando las 24 horas al día utilizando generación de electricidad a base de plantas de diésel.

Durante una visita a la planta de CCD en Cidra, CB en Español pudo constatar que las instalaciones de la planta están en buen estado y se mantienen operacionales a pesar de los retos que continúan enfrentando a diario.

Al ser la única planta de este tipo funcionando en estos momentos en Puerto Rico gracias a su capacidad de producir su propio dióxido de carbono (CO2), CCD asumió la responsabilidad de suplir de agua a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

FEMA otorga contrato a empresa boricua para preparar alimentos tras María

“Hicimos un contrato con FEMA donde nosotros les suplimos, ellos vienen y la recogen acá. Se suplen alrededor de 17 vagones al día”, explicó el empresario a la vez que explicó cómo fue el proceso de selección de la agencia federal para utilizarlos como suplidores en sus trabajos de impacto a las comunidades afectadas por el huracán.

“Estamos dando abasto para las necesidades normales, pero se nos está haciendo difícil suplir con una emergencia como esta. Hemos visto que la gente está utilizando el agua embotellada para todo, y por esa razón crece la demanda y se reduce la disponibilidad. Antiguamente la gente iba a los oasis, pero ahora no los están utilizando”, denunció De La Cruz.

El empresario aseguró que la venta de agua embotellada para su empresa constituye un 20% de sus ventas en una situación normal. Sin embargo, la emergencia ha incrementado este número a un 60%. No obstante, esta alza ha probado ser un reto para la empresa, que trabaja a todo vapor para suplir la gran demanda de agua en el país.

Buscan ayuda gubernamental

Marxuach indicó que esta última semana han logrado que se cree un grupo de representantes de la industria, navieros  y el Gobierno para  buscar alternativas a los escollos que enfrentan. Sostuvo que esta experiencia debe llevar a las organizaciones y al Gobierno a repasar los problemas que han surgido para evitar que se repita en caso de una nueva emergencia.

“Usualmente aquí siempre hay suficiente inventario pero como existe un impuesto por el inventario existente, la mayoría de los comercios mantienen sus abastos en el mínimo posible. En casos como este, eso ha probado ser un problema para mantener la cadena de suministros saludable”, destacó.

De igual forma, dijo que se debe comenzar en las formas de mantener unos inventarios mayores a los normales, sobre todo de productos que se conocen son de primera necesidad, de manera que cuando surgan emergencias como esta, no se dependa de que abran los puertos o lleguen los aviones para poder proveer suministros esenciales a la gente.

El periodista Agustín Criollo Oquero contribuyó con esta historia.




Arbitrio sobre mercancía atenta contra la seguridad alimentaria en la Isla

La Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) y la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR), coincidieron en que el gravamen que el gobierno le impone a la mercancía almacenada no solo no hace sentido desde el punto de vista comercial, sino que pone en riesgo la seguridad alimentaria del país al no fomentar que las empresas mantengan un inventario saludable en una Isla que depende en más de un 80% de la importación de mercancía.

Así lo aseguraron esta semana Manuel Reyes, director ejecutivo de MIDA, y Rodrigo Masses, presidente de la AIPR, durante una rueda de prensa donde se ofreció un informe sobre el estado de situación de la industria luego del paso del huracán Irma por las costa norte y este de Puerto Rico.

El director ejecutivo de MIDA, Manuel Reyes (centro) expresó: "Puerto Rico quisiera tener más inventario, de manera que no tengamos tanta dependencia en ese flujo en caso de una emergencia." (Agustín Criollo/CB)

El director ejecutivo de MIDA, Manuel Reyes (centro) expresó: “Puerto Rico quisiera tener más inventario, de manera que no tengamos tanta dependencia en ese flujo en caso de una emergencia.” (Agustín Criollo/CB)

Para Reyes, la política contributiva actual disuade al comercio local de tener inventarios en la Isla y eso provoca que Puerto Rico sea dependiente de un sistema de transportación continuo para abastecerse, no solo de alimentos, sino de todo tipo de mercancía.

“Básicamente, en algunas industrias funciona como se dice en inglés, “time to market”, que es que lo que llega en barco el lunes, se baja y es lo que está en góndola al final de la semana y lo que llega a final de semana, se baja y es lo que está a principio de semana y así sucesivamente. Así funcionan algunos productos aquí en la isla”, indicó el director ejecutivo de MIDA.

“Puerto Rico quisiera tener más inventario, de manera que no tengamos tanta dependencia en ese flujo en caso de una emergencia. A nosotros sí nos preocupa que tenemos una concentración en Jacksonville y miren lo que pasó ahora, así que la realidad es que lo que deberíamos es fomentar tener más el inventario aquí a nivel local para evitar ese riesgo”, añadió en referencia al cierre del puerto de la ciudad de Jacksonville en el estado de la Florida, desde donde es fletada la mayor parte de la mercancía que se consume en Puerto Rico.

Aunque Reyes aseguró que actualmente existen suficientes abastos de alimento y otros productos en los comercios locales tras el paso de Irma, sí mostró preocupación por el riesgo que correría la Isla en el caso de que un evento atmosférico deje incomunicada a la población por espacio de varios meses.

Reyes argumentó además que a través de la experiencia vivida tras el paso del huracán Irma por el Caribe, Puerto Rico ha demostrado ser un punto de origen y de trasbordo de mercancía para los damnificados por el huracán en las Islas Vírgenes británicas y estadounidenses, por ello, aseguró que Puerto Rico debe convertirse en el almacén del este de la región caribeña. El director ejecutivo de MIDA insistió en que el cobro de impuestos por mercancía almacenada es nefasto para la economía del país.

“Es negativo, es una mala política pública por donde quiera que la mires. En términos generales los gobiernos nos han dicho que coinciden con nosotros, que se va a atender pero administración tras administración no se atiende. Ahora viene una reforma contributiva y por eso entendemos que se debe aprovechar esta circunstancia para resaltar la necesidad de que se atienda ese tema”, aseguró.

Industriales se unen a labores de ayuda a damnificados por Irma

Por su parte, Masses explicó que a medida que el costo del producto sea más alto para el empresario, este se ve en la obligación de manejarlo con mucha más cautela.

El presidente de la AIPR aseguró que su organización, en conjunto con otros sectores relacionados, ya han comenzado gestiones con la Asamblea Legislativa para promover una enmienda a la ley.

“Hace ya varios meses nos reunimos con la senadora Zoé Laboy, quien preside la Comisión de Desarrollo Económico del Senado y precisamente le planteamos la necesidad de que se atiendan y se enmienden las leyes para lograr que en efecto, el empresariado se estimula y se atreva a tener inventarios más altos, sobre todo en la época de huracanes y sobre todo en aquellos productos que sabemos que se importan y por tanto, el no tener inventario, pudiese ser un problema en la eventualidad de que el flete terrestre, marítimo o que simplemente el suplidor no pudiera responder”, indicó Masses.

“El gobierno evidentemente necesita un total de ingresos para cumplir con unas proyecciones, y los distribuye a través de distintas medidas impositivas. Lo que presentamos es que, por lo menos en los meses de verano, que son los meses de urgencia debido a los huracanes, existan medidas que de alguna forma alivien el peso que representa para el comercio pagar arbitrios por esta mercancía almacenada. Algún tipo de equivalencia para que se provoque que estos inventarios aumenten por lo menos en estos meses”, sostuvo.

De otra parte, la senadora Laboy indicó que coincidía con la alternativa propuesta por el sector comercial de la Isla de crear un periodo de gracia durante la época de huracanes para levantar el arbitrio sobre mercancía almacenada.

“Estamos trabajando para identificar alternativas para que, al menos en tiempo de huracanes, el régimen de impuestos sobre el inventario sea diferente al del resto del año”, explicó Laboy en comunicación escrita.

“Ya hemos tenido conversaciones con el secretario del Departamento de Hacienda para evaluar el asunto. Sabemos que una de las preocupaciones es el impacto negativo que esto pudiera tener en la ya frágil economía de los municipios”, añadió a la vez que aseguró que continuará trabajando con la AIPR para buscar alternativas factibles a este problema.

Asimismo, Antonio “Tony” Soto, presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Representantes, dijo estar totalmente de acuerdo con una enmienda a este impuesto.

Industriales y MIDA rechazan venta de activos de la AEE




Suficientes abastos en Puerto Rico garantizan disponibilidad de alimentos

La incertidumbre sobre la posible insuficiencia en los abastos de alimentos de Puerto Rico para suplir a la población de una isla donde más del 80% de los productos que se consumen son importados, continúa preocupando a una gran parte de la ciudadanía luego que el poderoso huracán Irma impactara el estado de la Florida, desde donde la mayoría de las importaciones llega a Puerto Rico.

Sin embargo, la Asociación de Industriales de Puerto Rico (AIPR) y la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) aseguró que, aunque el fenómeno atmosférico azotó fuertemente varios de los puertos desde donde se suple a la isla, existen suficientes abastos de alimentos, gas y diésel para al menos dos meses.

El presidente de la AIPR, Rodrigo Masses, acompañado del director ejecutivo de MIDA, Manuel Reyes, así como representantes de la industria naviera y de gas, aseguraron a la ciudadanía que no existe razón para temer por una escases severa en los suministros locales.

La Asociación de Industriales de Puerto Rico garantizó a la ciudadanía la existencia de suficientes abastos de alimentos en Puerto Rico para más de un mes en el caso de una eventualidad en que los fletes de Florida se vieran interrumpidos. (Agustin Criollo / CB)

“Hay inventario, no parece que vaya a ocurrir una interrupción mayor en Jacksonville. Todavía eso está fluido y esperamos el reporte, pero sé que hasta ayer por la mañana estaban sintiéndose los efectos del embate de la tormenta en esa parte de la Florida, pero no parece que fuera de gravedad así que no estamos en riesgo de escases enorme”, indicó Reyes en referencia al puerto de Jacksonville, en la costa oriental del estado de la Florida, desde donde se importa la mayor cantidad de productos hacia la isla.

“Siempre va a haber falta de algunos productos, especialmente esos frescos y perecederos que ya se interrumpieron por el cierre, tanto del puerto aquí como el de Jacksonville […] En términos generales, usualmente en Puerto Rico hay entre tres semanas a un mes de alimentos enlatados y no perecederos. Ese inventario bajó por el evento que ocurrió en Puerto Rico, pero lo que nos llega de información es que en términos generales hay abastos y, si no se ha interrumpido el suplido como parece, no debería haber mayores problemas”, añadió.

Forman centros de acopio en Puerto Rico para apoyar a afectados por Irma

No obstante, Reyes admitió que es muy difícil ofrecer un número específico sobre cuáles productos podrían escasear en circunstancias como las de la llegada de un fenómeno atmosférico de esta magnitud. Actualmente, no existe, a nivel gubernamental ni privado, un desglose minucioso de los inventarios de las diferentes variedades de alimentos perecederos y no perecederos que permita evaluar con mayor efectividad qué abastos deben tener prioridad.

“Desgraciadamente, Puerto Rico no tiene un desglose de artículo por artículo y cuánto inventario hay de cada uno. Ese ha sido uno de los reclamos que hemos hecho consistentemente con el tema de seguridad alimentaria. Ahora, según nuestros datos, por encuestas de nuestros socios, en un momento normal en Puerto Rico hay entre 13 semanas y un mes, quizás un poco más, de abastos de alimentos”, indicó Reyes a la vez que resaltó el hecho de que el huracán Irma afortunadamente no provocó una interrupción que justifique una preocupación.

Sobre la disponibilidad de gas propano y combustible diésel en la isla, Ramón González, presidente de Empire Gas, aseguró que los abastos de estos productos actualmente son “saludables” y no se prevé una interrupción en el suministro.

“Estamos muy abastecidos de inventario suficiente en gas propano, tenemos todavía tres millones de galones, que eso se traduce a 20 o 30 días de abastos. Está llegando un barco la semana que viene, así que estamos muy bien en esa área. En el diésel, igual, hay suficiente inventario por parte de las terminales que están en Puerto Rico, que son nuestros suplidores”, indicó González.

“Tenemos un terminal de más de 14 millones de galones, además de una reserva de esta misma cantidad que no tocamos precisamente para cuestiones de emergencia. Para llegar a esa reserva tendríamos que llegar a más de 60 días de consumo, lo cual no va a pasar porque viene un barco en breve. No obstante, exhortamos a la paciencia y a rendir el producto lo mejor posible. Apague los generadores cuando pueda, dele servicio durante el día”, añadió.

González indicó que Empire Gas tiene 40 camiones sirviendo a toda la isla, dando prioridad a la zona norte del país, que fue la más afectada por el paso de Irma.

Por otra parte, José Ayala, portavoz de la compañía naviera Crowley, confirmó que la interrupción de fletes desde Florida a Puerto Rico fue mínima y se espera que esta semana las operaciones regresen a la normalidad.

Ayala explicó cómo funciona el plan de contingencia de su empresa en casos de emergencia como lo es el paso de un huracán.

“Una vez se identifica que la tormenta viene, nosotros adelantamos dos viajes en lo que se llama itinerario acelerado. Antes que llegara la tormenta se descargaron 1,000 contenedores entre el lunes, 4 de agosto y el martes, 5. Una vez pasó el fenómeno, se descargaron dos embarcaciones más que las teníamos en un puerto en el área sur de La Española por motivos de seguridad. Entre esas embarcaciones habían 2,000 contenedores”, informó el portavoz de Crowley.

Fundación Banco Popular abre cuenta especial para afectados por Irma en el Caribe

“Al día de hoy en nuestro terminal hay 2,003 contenedores llenos de alimentos y de productos de primera necesidad y 200 contenedores refrigerados. Nos consta que compañías domésticas como TOTE y National Shipping ya están corriendo de manera normal así que también deben tener sus inventarios bien altos”, añadió.

Ayala aseguró que durante la mañana de hoy se realizan trabajos de inspección en el puerto de Jacksonville pero aseguró que no esperan mayores inconvenientes al este puerto no haber sido impactado significativamente por el huracán. Hoy en la tarde, indicó, se espera que una embarcación zarpe desde ese puerto con destino a Puerto Rico cargando 2,000 contenedores adicionales que se espera arriben a la isla este fin de semana.




Mercancía proveniente de Florida continuará llegando a Puerto Rico

El director ejecutivo de la Autoridad de Puertos de Puerto Rico (APPR), Omar Marrero Díaz, aseguró que, a pesar del paso del huracán Irma por el estado de Florida, Puerto Rico no quedará desprovisto de la mercancía que proviene del puerto marítimo ubicado en Jacksonville, el cual incluye artículos de primera necesidad como comida y productos enlatados.

Se espera que lleguen más furgones provenientes de Jacksonville durante los primeros días de la semana entrante con mercancía de todo tipo, en embarcaciones que actualmente se encuentran bordeando el huracán Irma, tomando las medidas de precaución necesarias o las vías alternas.

Además, se advirtió que aunque se podría atrasar unos días la llegada de ciertos vagones, esto no representaría una interrupción de los servicios.

Durante el día de ayer se recibió mercancía de la compañía Tote y el sábado se recibió de la compañía Crowley, donde ambas compañías tienen base en el puerto de Jacksonville.

Asimismo, se informó que se abrieron los muelles en el Viejo San Juan, lo que permitió la llegada, el sábado, del crucero Adventure of the Seas de Royal Caribbean, así como del Fascination, de la línea Carnival Cruise, el domingo en la mañana.

Quedan 62,000 clientes de la AAA sin agua 

Una vez Irma termine su paso, se hará una evaluación de las condiciones estructurales de los muelles de Jacksonville, que se encuentra al lado este del estado, y tanto Crowley como Tote tomarán las medidas necesarias para asegurar los servicios para la Isla.

“En la Autoridad de los Puertos trabajamos arduamente para tener los puertos funcionales, operacionales y listos para recibir todo tipo de mercancía dentro de esta emergencia. Estos esfuerzos permitieron hoy la llegada de bienes provenientes de Florida y permitirán que continuemos con los trabajos regulares durante los próximos días”, sostuvo Marrero en declaraciones escritas.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Navieros, Hernán Ayala Rubio, expresó que “gracias al esfuerzo en conjunto con el licenciado Marrero, la bahía de San Juan está lista para recibir toda la mercancía que llegue, no solamente de Florida, sino de Centro y Suramérica, China y el Pacífico”.

De igual forma, el directivo expresó que si el puerto de Jacksonville confrontara problemas, Florida cuenta con otros puertos adyacentes que igualmente pueden ser utilizados. “Estimamos que no deben haber tropiezos en el sistema de transporte marítimo. Los comerciantes, consumidores y supermercados están preparados; en Puerto Rico no tenemos escasez de productos”, señaló Ayala Rubio.

Rosselló detalla daños en Puerto Rico asociados al paso del huracán Irma