Agricultores y agrónomos se capacitan para manejar eventos atmosféricos

A más de cinco meses del impacto millonario que dejó a su paso el huracán María, agricultores y agrónomos se capacitan de la mano del Centro Climático del Caribe del Departamento de Agricultura federal (USDA) y la Oficina del Bosque Modelo de Puerto Rico (OBMPR) para conocer cómo enfrentar los efectos del inminente cambio climático.

“Los huracanes Irma y María nos revelaron que, hoy más que nunca, debemos capacitar con herramientas y técnicas para poder adaptarnos a los impactos del cambio climático que se observan cada vez con mayor fuerza”, destacó la directora ejecutiva del OBMPR, la licenciada Laura B. Arroyo.

(Suministrada)

Estimados indican que los huracanes que impactaron al país en septiembre causaron pérdidas de sobre $245 millones en el sector agrícola. Este golpe se suma a los daños que causó la sequía que se extendió por dos años, así como la competencia que traen al mercado los productos importados.

Tanto Arroyo como el director del Centro Climático del Caribe, William Gould, destacaron la importancia de capacitar al sector agrícola para ajustarse a los cambios climáticos y así propulsar la sostenibilidad alimentaria. Para lograr esto, la serie de talleres Adapta se ofrece gratuitamente.

“En los últimos años se han registrado sequías, inundaciones y huracanes muy potentes. La iniciativa Adapta promueve estrategias de adaptación que incrementan la productividad de las fincas, mientras se conservan los recursos naturales, así creamos sostenibilidad y resiliencia a largo plazo”, compartió el doctor Gould.

Al momento, se han ofrecido dos talleres. En el más reciente, se orientó a 30 personas sobre el uso eficiente del agua para riego a través del método australiano Keyline, el control de plagas y la asociación de cultivos para aumentar la productividad de las fincas.

Índice de manufactura alcanza nivel más alto desde el 2015

La directora ejecutiva de la OBMPR sostuvo que la agricultura sostenible y los sistemas agroforestales juegan un rol crucial en la conservación del Bosque Modelo de la isla, que agrupa cerca de 7,800 fincas agrícolas. Esto representa el 50% de las fincas locales.

“Con la diseminación del conocimiento en estos talleres ayudaremos a la comunidad agrícola a incorporar estrategias sustentables que minimicen los efectos nefastos del cambio climático a nuestro desarrollo económico y social”, puntualizó Arroyo.

El próximo taller Adapta se llevará a cabo durante el mes de abril. Entre los temas que se discutirán en el taller está la silvicultura.




Surge oposición a consolidación del Bosque Modelo

Luego de que la Asamblea Legislativa diera paso al plan de reorganización que consolida la Oficina del Bosque Modelo, la Mesa Multisectorial del Bosque Modelo planteó hoy que la propuesta del Ejecutivo podría representar la pérdida de fondos federales y más costos para el erario, a pesar de que uno de los objetivos de la medida es reducir los gastos del gobierno en medio de la crisis fiscal.

Por estas razones, el grupo solicitó que se deje sin efecto el plan que promete generar un ahorro de $300,000 el primer año. De acuerdo a la portavoz de la Mesa, Martha Quiñones, la fusión del Bosque Modelo con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) no generaría ingresos debido a que el gobierno nunca transfirió por completo los fondos asignados a la Oficina, por lo que el total no alcanza los $300,000.

(Suministrada)

Quiñones expuso además que la ley orgánica del Bosque Modelo dicta que la Oficina expira el próximo 30 de junio, por lo que el gobierno no tendría que desembolsar más fondos, a la vez que el DRNA ahora se vería obligado a asumir los gastos del traspaso de funciones con sus propios recursos.

“Debe tomar nota el gobernador [Ricardo Rosselló Nevares] que se aprobó el plan a pesar de que la Oficina del Bosque Modelo estaba manejando fondos federales asignados y que, si la Ley de Implantación del Plan se aprueba como está, se perderían los fondos”, puntualizó Quiñones.

La ley orgánica del Bosque Modelo expone que esta oficina realizaría una transición de sus deberes hacia la Mesa Multisectorial y el Fideicomiso del Bosque Modelo. Con el nuevo plan, las funciones de la Oficina se externalizarán al DRNA y al Fideicomiso.

De acuerdo a la Ley del Bosque Modelo, la eliminación de la Oficina pretendía delegar sus facultades a la Mesa Multisectorial, espacio que permite a agencias, comercios, municipios y otros formar un diálogo para impulsar el desarrollo económico y social.

Cámara aprueba plan de reorganización de Bosque Modelo

“Conminamos a la Legislatura a que participemos juntos en la confección de una Ley de Implantación del Plan de Reorganización del [Bosque Modelo] donde se plasme el compromiso de esta administración con la autogestión y el emprendimiento comunitario”, expusieron los representantes de la Mesa Multisectorial.

La Ley del Nuevo Gobierno, que viabiliza la implementación de planes de reorganización, establece que la Legislatura tendrá hasta el último día de aprobación de medidas de la sesión ordinaria actual –25 de junio– para dar paso al proyecto que permite la ejecución de las propuestas de reorganización.




Cámara aprueba plan de reorganización de Bosque Modelo

Sin debate y ante la oposición de los representantes de minoría, la Cámara dio paso hoy al Plan de Reorganización para fusionar la Oficina del Bosque Modelo con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

La Resolución Concurrente del Senado 33 que viabiliza la aprobación del plan pasará al Ejecutivo. Según la Ley del Nuevo Gobierno, la Legislatura tendrá ahora hasta el último día de aprobación de medidas de la sesión en la que fue presentado el plan –el próximo 25 de junio– para aprobar el proyecto que sienta las bases para ejecutar la propuesta reorganización.

(Yoel Parrilla/CB)

En el informe asentido junto a la recién aprobada resolución se resalta que el traspaso de las funciones de la Oficina al Fideicomiso del Bosque Modelo representará un ahorro de $300,000 el primer año y otros $1,500 millones durante los próximos cinco años.

El representante de la minoría popular, Luis Vega Ramos, sostuvo que el plan “limita unos espacios de autonomía que se habían adelantado”. Indicó además que el proceso de evaluación de la propuesta fue uno atropellado, pues no se llevó a cabo ninguna vista pública.

“Esta no es la manera de revertir o discutir uno de los proyectos ecológicos más importantes en los pasados años”, sentenció el legislador.

Entretanto, el portavoz del Partido Popular Democrático (PPD) en la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, resaltó que su delegación votaría en contra por entender que fue aprobada “de forma fantasma”. A preguntas en torno a si entiende que los recaudos que promete la medida son sustanciales, declaró que hay temas que no deben enfocarse en el aspecto económico.

La Fortaleza retirará plan de reorganización de Educación

“Hay unas líneas donde uno no debe cruzar y temas como este de preservar recursos naturales, no debe mediar el término económico. No hay manera de cuantificar el valor que tendría esto para el futuro si se preservara de la manera en que se debería preservar”, expuso Hernández a CB en Español.

De acuerdo al aprobado plan, será el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales la agencia encargada de implementar nueva la política pública de la Oficina que –según el Proyecto del Senado 805“existirá hasta el 30 de junio de 2018”. También deberá iniciar un proceso de consolidación de las funciones transferidas “estableciendo parámetros y guías operacionales”.

Se propone además la “externalización de las restantes funciones de la Oficina del Bosque Modelo al Fideicomiso del Bosque Modelo”. Este último fue creado como un cuerpo sin fines de lucro para “fungir como depositario y custodio de los fondos públicos y privados que se asignen o se reciban” para el desarrollo y las operaciones del Bosque Modelo.

Este es el primer plan del Ejecutivo que recibe el visto bueno de la Asamblea Legislativa. Los otros cuatro planes de reorganización sobre la mesa deben ser aprobados o denegados en un periodo de 30 días contados desde la radicación de los mismos a la Legislatura. El gobernador Ricardo Rosselló Nevares sometió los cinco planes el 18 de enero.




Nueva serie de talleres adiestra al sector agrícola para enfrentar el cambio climático

El Centro Climático del Caribe del Departamento de Agricultura federal (USDA) y la Oficina del Bosque Modelo de Puerto Rico (OBMPR) comenzaron la serie de talleres Adapta, dirigido a agricultores, agrónomos y dueños de fincas con el fin de fortalecer la capacidad de adaptación a los retos del cambio climático en el Caribe.

La serie de cinco talleres comenzó el pasado miércoles en Toa Alta, donde treinta participantes se dieron cita para aprender técnicas de conservación y de manejo sostenible de suelos agrícolas.

Durante el primer taller, el agrónomo Ian Pagán Roig, del proyecto agroecológico “El Josco Bravo”, compartió técnicas para lidiar con los retos que trae el cambio climático, que incluyen: temperaturas más altas de lo usual, sequías prolongadas, inundaciones y tormentas más severas.

Agricultores de todas las edades, agrónomos del Servicio de Extensión Agrícola y varios agentes del Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NRCS, en inglés) aprendieron y compartieron conocimientos sobre estrategias para evitar la erosión del suelo, el buen manejo de la composta, el uso de biofertilizantes y de abonos verdes, y de cómo hacer terrazas y siembras al contorno para manejar el flujo de agua en la finca.

Según un reciente análisis de la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), en Puerto Rico la temperatura del aire ha aumentado 2.5 grados Fahrenheit (°F) desde la década de 1950 y se espera que aumente entre dos a cuatro grados adicionales para el 2050. (iStock)

“A través del proyecto Adapta desarrollamos talleres y vídeos educativos sobre técnicas, herramientas y tecnologías que ayudan a reducir los efectos negativos de eventos climáticos extremos en el sector agrícola”, explicó Isabel Parés Ramos, coordinadora del Centro Climático del Caribe.

“Adapta promueve estrategias de adaptación que incrementan la productividad de las fincas mientras se conservan los recursos naturales, así creamos sostenibilidad y resiliencia a largo plazo”, expresó.

Según un reciente análisis de la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), en Puerto Rico la temperatura del aire ha aumentado 2.5 grados Fahrenheit (°F) desde la década de 1950 y se espera que aumente entre dos a cuatro grados adicionales para el 2050.

Estos cambios en temperatura, efectos de sequías y lluvias extremas afectan el rendimiento de los cultivos, al tiempo que afecta la salud del ganado. Esto provoca cuantiosas pérdidas para los agricultores, mientras pone en peligro la seguridad alimentaria del país.

La iniciativa Adapta es parte de una subvención federal manejada por la OBMPR en coordinación con el Centro Climático del Caribe.

“La agricultura sostenible y los sistemas agroforestales juegan un papel crucial dentro de la huella del Bosque Modelo de Puerto Rico, donde hay alrededor de 7,800 fincas agrícolas dentro de dicha huella, lo cual representa el 50% de las fincas en Puerto Rico. La promoción de estas mejores prácticas en la agricultura ayudará a enfrentar los impactos negativos que estamos y que seguiremos experimentando por el cambio climático. Con la diseminación del conocimiento en estos talleres, ayudaremos a la comunidad agrícola a incorporar estrategias sustentables que minimicen los efectos nefastos del cambio climático a nuestro desarrollo económico y social”, señaló la licenciada Laura Arroyo Lugo, directora ejecutiva de la OBMPR.

“La misión del Centro Climático del Caribe es ayudar a mejorar la viabilidad de la producción agrícola y forestal, así como la disponibilidad y la salud de los recursos necesarios para la agricultura como el suelo y el agua, con el fin de mejorar la seguridad alimentaria y la calidad de vida en las comunidades rurales frente al cambio climático”, indicó el doctor William Gould, director del Centro Climático del Caribe del USDA.

“Una de las mejores maneras de hacerlo es mostrar cómo los agricultores, por iniciativa propia y trabajando con programas estatales, federales o en conjunto con la universidad, están desarrollando prácticas que mejoran la productividad de sus fincas y reducen su vulnerabilidad a eventos climáticos extremos, puntualizó.

El próximo taller Adapta se llevará a cabo en el mes de octubre sobre el uso eficiente del agua para riego y el método Keyline, control de plagas y asociación de cultivos.

La convocatoria abrirá en septiembre y la solicitud estará disponible en el sitio web del Centro de Climático del Caribe: caribbeanclimatehub.org.

Los temas de los demás talleres de la serie incluyen: técnicas para la reducción de la huella de carbono en la producción lechera, la silvicultura en los nuevos bosques de Puerto Rico y el uso de plantas cobertoras en sistemas de producción para mejorar la salud del suelo.