15 de Octubre de 2019

Tras-Patio apuesta a lo fresco y local

Por el 18 de Agosto de 2017

Su oferta de bebidas se centra en vinos, cervezas artesanales y tragos straight up. Próximamente esperan tener Noches de Coctelería los viernes, en las que se inspirarán en tragos tradicionales puertorriqueños poco conocidos. (Suministrada)

Hay restaurantes en Hato Rey que se esconden detrás de los imponentes edificios de la Milla de Oro. Son recovecos conocidos y transcurridos por los trabajadores y residentes de esta zona, que no suenan mucho y tampoco se vacían. Durante siete años, el bistró puertorriqueño Tras-Patio ha sido uno de esos lugares.

El exterior parece sacado del campo y trasladado a la ciudad, con letreros de madera pintados a mano y detalles decorativos que recuerdan a las casas antiguas, estética que continúa en su interior, aunque con toques modernos y coloridos.

Es evidente que esto una vez fue una casa y los salones se acomodan a esa arquitectura original. El sobrio salón principal, con su diminuta barra, tiene umbrales que llevan al cuarto de vinos y cervezas ($12 por descorche) y a un pasillo con mesas altas que termina en la barra trasera, ubicada en lo que una vez fue un patio.

Los salones también cuentan con menús diferentes. Al frente, ofrecen el menú farm-to-table, una innovación que el chef y propietario Javier Nassar asegura ha hecho una diferencia notable en los sabores y hasta el diseño de los platos que saca. Cada dos semanas cambia la selección de tapas y platos fuertes según los productos de temporada y a raíz de la disponibilidad de pescados y carnes como cochinillo, conejo, cachetes de cerdo o pato. Indica que un 90% de los productos que utiliza son de agricultores del patio y la mayoría de sus frutas y vegetales vienen de la Plaza del Mercado de Santurce.

El chef y propietario, Javier Nassar. (Suministrada)

“Lo empezamos a hacer hace par de meses. Fue algo que nos propusimos para este año, apoyar lo local. Es una cosa que se debe fomentar bastante porque uno le sigue comprando al extranjero y aquí hay tantas cosas. Los cochinillos yo los traía de Francia antes, lo que me está llegando ahora los opaca. Es local [de Hatillo], es fresco, los crían como yo quiero que los críen”, explica el chef, que se formó en cocinas profesionales en Austria, España, Italia y Alemania.

Los aperitivos pueden ser un fresco semicrudo de peto con una adictiva y levemente picante ensalada de maíz dulce y garbanzos acompañados de vinagreta de aguacate con toques cítricos o crocantes de bacalao, crujientes en su exterior y cremosos en el interior con un alioli picante de achiote. Puede ser algo más exótico como almejas navaja o dumplings cargados de churrasco y calabaza complementados con salsa de soya, naranja y cilantro.

Quienes vienen por los platos principales optan a menudo por el pescado, revela el chef. Piden mucho también cacerolas como el “Puerto Rico Pot Pie”, con pato confitado, garbanzos y calabaza o los tiernos cachetes de cerdo de la Ceba con crujientes y gomosas bolitas de arroz pegao. Sin embargo, siempre tiene un sustancial corte de carne como un dry-aged striploin que sale con sazón mínima, dejando que el sabor de la carne sea el protagonista.

“Fresco es fresco. A veces veo que la gente disfraza tanto el sabor de la comida y no entiendo por qué. Si estás pagando por un producto tan bueno y disfrazando el sabor, pues compra un producto barato y disfrázalo, qué rayos. Pero si sacas todo el tiempo algo bueno, algo fresco, algo de calidad, deja que el cliente lo pruebe. No lo escondas. Ese no es el punto”, asevera.

Por otro lado, la barra-patio, el Burger Deck, cuenta con un menú fijo un poco más económico con hamburguesas creativas, como el Hamburger Tras-Patio con aguacate, tocineta y queso del país, o el Dirty Burger, con cebolla caramelizada, blue cheese, amarillos y salsa barbecue de guayaba y oporto. Ambas se sirven en pan local. Si vienen en busca de opciones más ligeras, tienen wraps y ensaladas, y por orden especial sacan platos vegetarianos y veganos también.

Su oferta de bebidas se centra en vinos, cervezas artesanales y tragos straight up. Próximamente esperan tener Noches de Coctelería los viernes, en las que se inspirarán en tragos tradicionales puertorriqueños poco conocidos.

El último aspecto en el que Tras-Patio se distingue es que tiene un café y heladería. Nassar se deja llevar por los sabores de temporada, sacando delicias como mantecado de panal de abeja y lavanda, aguacate, dulce de lechosa y sorbete de toronja y champán. Su madre recientemente hizo un dulce de leche y este también fue incorporado en un mantecado, y una liviana tarta coronada con mangó caramelizado.

Aunque siempre se habían destacado por trabajar con productos de alta calidad, el enfoque en lo local fue un paso natural y bienvenido que ahora coloca a Tras-Patio dentro de la creciente escena de restaurantes del huerto a la mesa en San Juan. Y para Nassar ya no hay vuelta atrás.

Dirección:

Tras-Patio
Calle Uruguay #116, San Juan
 (787) 754-6969

image_print

You must be logged in to post a comment Login