6 de Julio de 2020

Trump nomina a nuevo juez para la Corte Suprema

Por el 1 de Febrero de 2017

Por Julie Pace y Mark Sherman

WASHINGTON — El presidente Donald Trump nominó el martes al juez federal de apelaciones Neil Gorsuch a la Corte Suprema, desatando un intenso conflicto con los demócratas por un jurista que podría modelar el panorama legal estadounidense en las próximas décadas.

A los 49 años, Gorsuch es el nominado más joven al máximo tribunal de la nación en un cuarto de siglo. Ha trabajado en la Corte de Apelaciones del 10mo Circuito en Denver desde 2006, tras haber sido designado por el presidente George W. Bush. Alguna vez trabajó en la Corte Suprema como auxiliar de juez.

“El juez Gorsuch tiene capacidades jurídicas sobresalientes, una mente brillante, una disciplina tremenda, y se ha ganado el apoyo de ambos partidos”, destacó Trump (AP Foto/Carolyn Kaster)

“El juez Gorsuch tiene capacidades jurídicas sobresalientes, una mente brillante, una disciplina tremenda, y se ha ganado el apoyo de ambos partidos”, destacó Trump al anunciar la nominación en su primer mensaje televisado desde la Casa Blanca.

La nominación de Gorsuch fue ovacionada por conservadores recelosos de la ideología cambiante de Trump. De ser aprobado por el Senado, Gorsuch tomaría el lugar que quedó vacante tras la muerte el año pasado de Antonin Scalia, quien fue durante mucho tiempo la voz más poderosa de la derecha en la Corte Suprema.

Gorsuch, que sería el juez más joven en la Corte Suprema desde que Clarence Thomas se integró en 1991 a los 43 años, restauraría la tendencia conservadora que tenía con Scalia en la banca. Pero no se espera que ponga en duda dictámenes de alto perfil sobre el aborto, el matrimonio homosexual y otros temas que han dividido a alto tribunal los últimos cuatro o cinco años.

Con la viuda de Scalia, Maureen, sentada entre el público, Trump se encargó de elogiar al fallecido juez. Gorsuch siguió el ejemplo y calificó a Scalia de “león de la ley”.

Gorsuch expresó su gratitud hacia Trump por confiarle “una tarea más solemne”. Destacando su filosofía judicial, añadió: “Es la norma de los jueces aplicar, no alterar, el trabajo de los representantes del pueblo. Un juez al que le gusta cada veredicto que alcanza es muy probablemente un mal juez”, puntualizó.

Algunos demócratas, aún resentidos por la inesperada victoria de Trump en la elección presidencial, han prometido presentar una fuerte oposición contra casi cada nominado para la que consideran “la silla robada” en el tribunal. El presidente Barack Obama nominó al juez federal de distrito Merrick Garland para el lugar vacante después de la muerte de Scalia, pero los senadores republicanos se negaron a considerar su elección y dijeron que el lugar debía ser cubierto sólo después de la elección de noviembre.

El líder demócrata en el Senado, Charles Schumer, dijo que tiene “serias dudas” de que Gorsuch esté dentro de lo que su partido considera la corriente legal mayoritaria, apuntando que practica “un enfoque ideológico de la jurisprudencia que me hace ser escéptico con que pueda ser un magistrado fuerte, independiente en la corte”, señaló.

La designación de Gorsuch es quizás la decisión más significativa de Trump en su tiempo como presidente, una que involucra ramificaciones que podrían durar mucho tiempo después de que deje el cargo.

Para algunos republicanos, la perspectiva de cubrir uno o más asientos de la Corte Suprema en los próximos cuatro años ha ayudado a disminuir sus preocupaciones respecto a la experiencia y temperamento de Trump. Tres jueces están cerca de los 80 años de edad y un retiro ofrecería a Trump la oportunidad de consolidar el dominio conservador en la corte durante muchos años.

image_print

You must be logged in to post a comment Login