19 de Octubre de 2021

Urge salvar la industria de restaurantes en Puerto Rico

Por el 4 de Mayo de 2021

El presidente de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico, José Vázquez. (Suministrada)
El presidente de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico, José Vázquez. (Suministrada)

Un panorama precario e incertidumbre en el futuro fueron solo dos de las preocupaciones expuestas por dueños y operadores de restaurantes en Puerto Rico a través del resultado del estudio, Proyecciones 2021, que arroja luz sobre el estado de esta industria en la isla durante la emergencia de la pandemia de Covid-19. 

Los resultados de la radiografía de la industria de restaurantes, comisionada por la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (Asore) a la firma especializada, Inteligencia Económica, se dio a conocer durante un conversatorio cibernético entre miembros de la industria, portavoces de la organización y los secretarios del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) y del Departamento del Trabajo (DT), Manuel Cidre y Carlos Rivera, respectivamente. 

Según aseguró el presidente de Asore, José Vázquez, el informe se realiza en un momento crítico donde la isla experimenta un repunte en los contagios y las hospitalizaciones relacionadas a la Covid-19, que han obligado al gobierno a retomar medidas más estrictas en cuanto a los horarios de operación de restaurantes con respecto a un posible nuevo horario de toque de queda. 

“Este sector de por sí ha sido uno de los más afectados por la pandemia, reportando una cifra récord de quiebras, cierres y despidos. La situación preocupa, pues los restaurantes son un importante motor de desarrollo económico, empleando a más de 60,000 personas”, indicó Vázquez, quien moderó el conversatorio. 

“Ante esta situación extraordinaria, era imperativo que conociéramos más de cerca el estado actual de la industria de los restaurantes, que tanto ha sufrido los embates de la pandemia. También fue el momento oportuno para medir la perspectiva de futuro que tienen los comerciantes. Mucho se ha dicho sobre el impacto al sector. Con este informe, se ve claramente dónde estamos y cuáles son las expectativas para el futuro”, añadió el presidente de Asore. 

El ejecutivo recalcó además que la industria está en una situación cada vez más precaria, aún con las ayudas anunciadas por el gobierno federal. Según Vázquez, los restaurantes en Puerto Rico aún no han recibido fondos de rescate del Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act (CARES), legislación que contiene una asignación de entre $400 y $500 millones para los sectores comerciales más afectado. 

También, dijo, se anunció un paquete de $28.6 millones del Fondo de Revitalización de Restaurantes de la Administración de Pequeñas Empresas de EE. UU. (RRF y SBA, respectivamente, por sus siglas en inglés), sin embargo, esta asignación preocupa a Asore por entender que podría no aplicar a Puerto Rico ya que en su lenguaje no abarca las necesidades de los restaurantes en todas las jurisdicciones de los Estados Unidos y sus territorios, incluyendo la isla.  

“Todos los sectores han recibido algún tipo de mecanismo de auxilio menos los restaurantes. El gobierno local ha priorizado otras industrias para desembolsar las ayudas. En Asore estamos comprometidos con aterrizar el esfuerzo a nivel local e invitamos al gobierno a también extenderle una mano amiga a los restaurantes”, comentó Vázquez. 

Los participantes coincidieron en que la industria de los restaurantes ha estado enfrentando obstáculos desde mucho antes de la pandemia, a raíz de contracción económica, los altos costos de energía, la permisología inconsistente y altamente burocrática, entre otros factores.  

Hallazgos claves

Para el estudio, Inteligencia Económica encuestó a 88 participantes, incluyendo dueños, operadores, gerenciales y empleados en el sector, un conjunto que abarca 762 establecimientos.  

La muestra es representativa de la industria, ya que toma en consideración comercios de todos los tamaños, desde establecimientos únicos con menos de tres empleados, hasta empresas más maduras con múltiples locales y cientos de empleados. Incluye desde cafeterías y restaurantes de servicio rápido (QSR, por sus siglas en inglés), hasta panaderías y “fine dining”. Con un nivel de confianza de 95% y el margen de error para esta encuesta fue de ±3.2%. 

Entre los hallazgos más notables, el estudio revela que el patrón de ventas en los restaurantes cayó súbitamente entre enero y abril 2020, de $157 millones a $50 millones, una caída de $68.15% durante el periodo.  

Asimismo, el estudio muestra que un 55.1% de los pequeños negocios encuentran la situación “Mal” a diferencia del 38.9% de los comercios grandes, mientras que el 47% de los pequeños negocios reportaron pérdidas de más de 50%, entre otros hallazgos.

image_print

You must be logged in to post a comment Login